Monday , 24 April 2017

Animales «fuera de lugar»

El pasado mes de enero una nutria fue tiroteada en el río Duero a su paso por Soria. La noticia causó conmoción entre los vecinos acostumbrados a verla, pero fuera de la ciudad evocó dos dudas: ¿Quién fue el desalmado que atacó a un animal indefenso? y ¿Qué hacía una nutria en Soria? A la primera pregunta no se ha conseguido dar respuesta y para la segunda habría que echar la vista atrás. Y es que aunque parezca que el ejemplar estaba «fuera de lugar» la realidad es que ese hábitat fue suyo en el siglo pasado. Distintos factores como el incremento de la contaminación o la disminución de sus presas le hicieron entrar en declive y desaparecer del mapa, al que ahora regresa. Aunque su presencia sea «impropia», es por «falta de recuerdo», explican desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Como la nutria, existen en la actualidad en Castilla y León distintas especies que han tomado como hogar áreas «impropias». Ya sea por la recolonización de hábitats que en algún momento de la historia se convirtieron en ajenos o por la recuperación de poblaciones que habían desaparecido, la conquista de zonas urbanas por parte de especies oportunistas o el acomodamiento en el medio natural de animales domésticos. El abatimiento de una nutria en el río Duero, a su paso por Soria, causó conmoción entre sus vecinosEl supuesto en el que se enmarca la ya famosa nutria soriana coincide con otras especies. El regreso a áreas de las que habían emigrado hace décadas puede dejar una sensación de presencia impropia. En este contexto se enmarcaría el lobo, que está recuperando población en zonas en las que es especie protegida y recolonizando parte de la meseta norte e, incluso, de las provincias de Madrid y Guadalajara. Existen casos en los que los de animales están completamente «fuera de lugar», ya que el hogar que eligen ni les corresponde ni nunca lo ha hecho. Se trata, por ejemplo, de especies que deciden visitar la ciudad. Un grupo en el que se enmarcarían los jabalíes que se adentran en entornos urbanos. En Castilla y León han sido capturados en la ribera del río Pisuerga en Valladolid, explican los expertos de Medio Ambiente. Su caso se podría asemejar a los zorros urbanos en Inglaterra o los coyotes en barrios de localidades de los Estados Unidos. «Esta presencia se corresponde a crecimientos poblacionales de especies por lo general muy oportunistas», también ligada a la ausencia o disminución sensible de las poblaciones de sus predadores. Urracas y palomas torcaces En este grupo de animales silvestres que se lanzan a conquistar la ciudad también tendrían cabida determinadas aves como urracas o palomas torcaces que en sus nuevos territorios encuentran una «oferta importante de comida, muchas veces, ligada a la actividad humana». Tanto su presencia como la de los jabalíes puede provocar «efectos perjudiciales sobre otras especies» por la presión de los «recién llegados» por áreas de nidificación, alimento o molestias, y, en algunos, casos por convertirse incluso en sus presas. Y si los animales silvestres se mudan a la ciudad, los domésticos a veces también se van al medio natural y «pueden tener un efecto muy perjudicial sobre la biodiversidad, tanto por posible contaminación genética, como por competencia o por predación». Desde la Consejería de Medio Ambiente ponen de ejemplo a los gatos, que «son verdaderos depredadores, en especial sobre aves, pequeños mamíferos y reptiles». En otros casos los animales domésticos que se mudan al medio rural son especies exóticas, muchas con carácter invasor, como por ejemplo el plumero de la pampa, el ailanto o el pinzón diamantino. Por último, un «caso intermedio» es el del oso, en el que la mejora de sus poblaciones «ha permitido una expansión de ejemplares de la especie a zonas en las que mucho tiempo atrás había desaparecido» y se ha constatado su presencia en lugares próximos a cascos urbanos de localidades de la montaña rodeadas de terreno forestal en busca de alimento «fácil».
Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco