Artistas celebrarán una subasta silente en apoyo a Guatíbiri


En Río Piedras hay una galería que ha sido la cuna de muchos artistas plásticos, que hoy día gozan de fama internacional. Se trata de la galería Guatíbiri (nombre taíno para el pitirre), localizada en la calle González #1003.

Fue fundada en 1973, por Rubén Malavé, oriundo de Yauco.

De eso hace 45 años. Para ese tiempo todas las galerías de arte estaban en el Viejo San Juan y decidí abrir una en Río Piedras, cerca de la Universidad de Puerto Rico, a la que todo el mundo tuviera acceso”, cuenta Malavé.

Según confiesa, él había trabajado en bancos y hasta en Wall Street, en Nueva York, pero de galerías no sabía.

Al frente de mi local estaba una editorial donde Antonio Martorell ilustraba libros. Yo estaba montando la galería, cuando Martorell tocó a mi puerta y se presentó. Me empezó a dar consejos sobre detalles importantes en una galería”, recuerda.

Cuando estaba todo listo, Malavé no sabía cómo empezar. Fue el mismo Martorell quien le aconsejó que fuera a la Escuela de Artes Plásticas y hablara con los profesores Lorenzo Homar y José Alicea. Le recomendaron a cinco estudiantes sobresalientes para la primera exhibición, entre ellos al ilustrador Juan Álvarez O’Neill. También participaron cinco artistas ya establecidos, como Martorell y Carlos Raquel Rivera.

De ahí en adelante, han sido muchos los pintores que comenzaron exhibiendo sus obras en Guatíbiri y que hoy tienen gran renombre, como Nelson Sambolín, Rafael Rivera Rosa, Rafael Trelles y Andy Buezo (QEPD), entre otros.

“Esto es algo único”

Cada dos semanas hay una exposición nueva, ya sea de un artista con trayectoria o emergente.

Lo que diferencia a Guatíbiri de otras galerías, es que Malavé no les cobra a los artistas comisión de las ventas, cuando estos exhiben allí. “Yo no creo en lucrarme con el trabajo de otro. La gente se asombra, dice que esto es algo único”, asegura.

Rubén Malavé trata de cubrir los gastos de la galería con su trabajo de enmarcado, el cual realiza en este local junto a su hijo Rubén. Con eso paga la renta, el agua, la luz y otras cuentas.

“Para mí Guatíbiri, más que una galería es un proyecto, que me permite realizar una misión de vida. Desde aquí he podido ayudar a muchos artistas, no solo con las exhibiciones sino a buscar otros lugares donde puedan vender sus obras. También ayudo a los jóvenes a buscar becas para que completen sus carreras de arte”, dice.

Subasta silente

Como a muchos puertorriqueños, el huracán María afectó las instituciones culturales, incluyendo a la galería Guatíbiri.

Coqui Santiago, cuya exhibición estuvo las últimas dos semanas en Guatíbiri, al ver la situación difícil que atravesaba Malavé, quiso ayudarlo. “Llamé a Martín García Rivera y a Roberto Silva, dos artistas jóvenes pintores que empezaron su carrera apadrinados por Rubén, y les hablé para ver de qué manera podíamos ayudar a quien tanto nos había ayudado. Pensamos en hacer una subasta y llamamos a otros artistas apadrinados por Rubén y todos dijeron que querían participar”, afirma.

Enseguida comenzaron a llegar obras de arte a la galería para ser subastas en la actividad, que se celebra hoy, de 10:00 a.m. a 8:00 p.m. Por la noche habrá música y refrigerios.

Será una subasta silente. Las obras estarán expuestas en la galería y bajo cada una habrá una lista donde las personas anoten su oferta. Al final de la noche se seleccionarán las mejores ofertas.

El objetivo es darle nuestro apoyo a quien ha apadrinado nuestra carrera. El 100% de lo que se recaude será donado a la galería”, comenta Santiago.

Malavé se siente agradecido por el apoyo incondicional que está recibiendo. “Elegí este camino que es un poco arduo, pero lleno de satisfacciones. Cuando uno va sembrando lo hace sin esperar nada, pero al final sí se ven frutos. Aunque no cobro comisiones, soy millonario en amistades. El tener el respeto y admiración de la gente, es mi mayor tesoro. Eso no tiene precio”, concluye.


Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco