Así funciona el verdadero lifting que no te hará pasar por el quirófano

No hay bisturí, pero sí agujas. En el caso de Facetite (ojo, no confundirla con unos dispositivos caseros para el rejuvenecimiento cutáneo que se venden en internet, con los que comparte nombre) es una cánula la que debe introducirse bajo la piel. El objetivo es tratar el descolgamiento y la flacidez desde el interior de la piel. El procedimiento consiste en introducir esa cánula de 1,30 mm bajo la piel para contraer los tejidos dérmicos y subdérmicos, tensando la piel. «Se descarga una energía que retrae el colágeno de la dermis, el subdérmico y la fascia muscular y deshace la grasa (si hace falta), coagulándola», explica el doctor Federico Pérez de la Romana, director el Instituto que lleva su nombre en Alicante, y uno de los pioneros en la técnica. «Es como si tuvieramos una “varita” con la que podemos diseñar lo que queremos encoger o levantar del rostro», explica. Y la gran novedad es que, si hasta ahora la radiofrecuencia se aplicaba a través de la piel, con este sistema se aplica por dentro. «Consigue resultados que se acercan mucho a un mini-lifting, sin necesidad de utilizar anestesia general, sin incisiones y, por tanto, sin cicatrices», indica. «El procedimiento tiene una duración de una hora y no es apenas doloroso porque se efectúa con anestesia local. No se produce sangrado, y por tanto hay pocos moratones. En cuanto a la recuperación, es muy rápida e indolora». ¿Para quién? «Pacientes jóvenes cuya piel no esté demasiado deteriorada o, en personas más mayores, que no puedan tolerar la anestesia o las técnicas de cirugía que son más largas. En todos estos casos, el resultado es magnífico y esta técnica está llamada a revolucionar el presente y futuro de la cirugía estética del rejuvenecimiento de la cara», asegura este especialista. Los pacientes pueden marcharse a casa tan sólo dos horas después del procedimiento y tendrán que llevar una venda compresiva durante dos días enteros, y por las noches durante otros cinco más. «También serán necesarias algunas sesiones de drenaje linfático», avisa. Y asegura que con una sesión basta para obtener resultados satisfactorios. «Inmediatamente después del tratamiento se ven resultados, pero la mejoría es total a los 6 meses. ¿Se puede realizar en el cuerpo? «Se puede tratar el cuello y algunas zonas del cuerpo como cara interna de brazos y muslos, y rodillas», cuenta Perez de la Romana. Y además la versión corporal, conocida como Bodytite, también puede aspirar la grasa y realizar un tipo de liposucción con radiofrecuencia, pero aquí ya estamos hablando de un proceso quirúrgico. ¿Precio? «Depende de las zonas que se traten, pero para que se hagan una idea sería la mitad que un lifting», apunta el doctor. ¿Dónde? Insitituto Pérez de la Romana (Alicante) y Dr. Salvatore Pagano, Clínica Golden (Sevilla) Contra arrugas y cicatrices Fractora es una tecnología aprobada por la FDA, con la indicación de «sistema de rejuvenecimiento facial no quirúrgico, mínimamente invasiva y científicamente probada con numerosos estudios clínicos publicados en prestigiosas revistas internacionales, que proporciona resultados excepcionales con un tiempo mínimo de recuperación», cuenta Leticia Carrera, directora del centro médico Felicidad Carrera. «Fractora está a mitad de camino entre los láseres fraccionados/CO2 y otros procedimientos invasivos o quirúrgicos porque realiza un resurfacing cutáneo fraccional más efectivo que los primeros y con menos tiempo de recuperación, riesgo de hiperpigmentación, ni daño térmico. ¿Cómo funciona? La radiofrecuencia penetra en la piel a través de un «roller» provisto de diferentes microagujas que generan un calor localizado en el tejido subdérmico, y esta energía produce la coagulación y ablación del tejido profundo. ¿En qué se traduce esto? «En una mejora inmediata de la calidad de la piel para el paciente», asegura Leticia Carrera. Tiene tres aplicadores con diferente grosor que alcanzan diferentes profundidades de la piel (entre 3 y 5 mm). Cuando se quiere mejorar el aspecto de los poros y afinar pequeñas arrugas se llega de forma superficial, cuando el objetivo es el acné activo o unas estrías se trabaja en la dermis, y para cicicatrices de acné y arrugas muy profundase se trata de forma subdérmica. «La gran diferencia de Fractora con otros sistemas es que permite regular la impedancia y el sistema de control de temperatura para adaptar los tratamientos a cada indicación y tipo de paciente. ¿Las zonas que se pueden tratar? Párpado inferior y contorno de ojos, labio superior y arruga nasogeniana, mentón, nariz, mejillas, frente y cuello. Y en el cuerpo, cara interna de brazos o de muslos, abdomen, escote, senos y rodillas. «Y también axilas para combatir la hiperhidrosis», apunta Leticia. «En 3 sesiones se elimina el sudor», asegura. Los resultados son visibles después de la primera sesión, siendo más perceptibles después de dos semanas del tratamiento, y las mejoras continúan hasta tres meses después del tratamiento. Se recomiendan entre 1 y 5 sesiones, y se deben realizar cada 4 o 5 semanas. «Duele, por lo que es necesario anestesia local o crema anestésica reforzada», apunta. «Y durante 24/48 horas puede haber microlesiones, sensación de quemazón, eritema e inflamación». ¿Precio? Depende de las zonas tratadas, pero labio superior junto a surcos nasogenianos y mentón, son unos 400€ por sesión. ¿Dónde? Dra. Díaz Ley, en Felicidad Carrera (Madrid); Dr. Salvatore Pagano, Clínica Golden (Sevilla)
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco