Así se gestan las inversiones de Juan Roig en líderes emprendedores

Jaime Esteban dirige Angels, la sociedad de inversión creada por Juan Roig, cuya misión es «invertir en líderes emprendedores para desarrollar empresas sostenibles aplicando el Modelo de Calidad Total» que ha convertido a Mercadona en referente mundial de la distibución comercial. Esteban, licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, postgrado por la Escuela de Business Angels de ESADE y alumno del 15×15 de EDEM, trabaja en un pequeño despacho en la Marina de Empresas de Valencia desde donde se gestan las inversiones de Juan Roig en empresas emergentes. Allí, a orillas del Mar Mediterráneo, atiende a ABC para desgranar las claves de cómo se gestan las decisiones de inversión del empresario valenciano. ¿En la cartera de participadas de Angels hay desde empresas que desarrollan tecnologías para vídeos, hasta un hotel rural, una bodega o una firma dedicada a la podología. La clave está en la diversificación? Es cierto que nuestra cartera está diversificada, pero por encima de todo nosotros invertimos en personas que emprenden con proyectos sostenibles y les ofrecemos un modelo de gestión basado en el Modelo de Calidad Total, financiación y nuestra red de contactos. ¿Cuáles son las empresas del futuro? Me encantaría saberlo, pero hay una cosa que funciona siempre: encontrar al cliente al que satisfaces una necesidad. Para eso, el cliente ha de existir y esté dispuesto a pagar por tu trabajo. Además, las empresas con futuro son las que hacen lo que hasta ahora nadie hacía, como el caso de Play Film, una de nuestra participadas dedicada a la tecnología interactiva para vídeos que logra que sus clientes obtengan mayor retorno publicitario. En un caso como este hay que crear un mercado. ¿Los emprendedores asumen la filosofía de Angels de que el beneficio debe ser la última prioridad de una empresa? La Marina de Empresas de Valencia aplica el modelo de gestión de Juan Roig. Es cierto que ha todo el mundo le rechina y al principio cuesta asumirlo, ya que es disrruptivo en si mismo, pero tenemos enfrente un grandísimo ejemplo que ha funcionado en Mercadona y lo ponemos en práctica en nuestras participadas. En el grupo Sothis, que ya cuenta con 360 trabajadores, el año pasado contratamos a sesenta consultores nuevos porque lo necesitaba el cliente. Perdimos dinero, pero este año nos va a dar beneficio. Se trata de tomar decisiones arriesgadas para invertir en lo que el cliente necesita y nosotros los demostramos con hechos. ¿Esta es la principal lección de Juan Roig en Angels? La principal lección es que la empresa está formada por cinco componentes y su orden secuencial de aplicación. Es lo que nos hce distintos. En Angels ponemos euros en empresas y un modelo de gestión, ya que estamos totalmente implicados en las participadas. ¿Las cinco empresas en las que desinvirtió Angels suponen un fracaso? El fracaso es inherente en la inversión y el emprendimiento, pero aprendes de los fallos. En nuestro caso, nuestro principal error fue entrar en Eslife, una industria de economía colaborativa dedicada a la limpieza. Fue líder de su sector y yo mismo tuve que parar una ronda de inversión de dos millones de euros porque nos dimos cuenta de que la empresa no estaba cumpliendo la ley en materia laboral. La Inspección de Trabajo la crujió. En otros casos hemos aprendido a que hay que ir poco a poco y luego crecer. Es el caso de Vivood. Vamos a ampliar este año el hotel porque ha demostrado que funciona. Además, recelamos del efecto papá rico y somos muy exigentes con la optimización del capital, porque cuando hay hambre se agudiza el ingenio. ¿Cuáles son los resultados de Angeles? Nosotros solo ganamos dinero cuando desinvertimos. El año pasado hicimos dos operaciones por importe de medio millón de euros y en la actualidad mantenemos una inversión viva de ocho millones y medio. ¿Ya se está gestando el Juan Roig del futuro? Hay gente muy brillante. Todo el que decide nadar contra corriente me merece toda la admiración. Hoy en día ya es un logro arriesgar. Vemos a mucha gente que mañana podría ser un Juan Roig pero tienen que explotar. Mientras, nosotros les ayudamos a crear empresas sostenibles y que generen riqueza bajo el espíritu de crear algo de cero. En España tenemos grandísimos modelos, como por ejemplo Amancio Ortega. Miramos mucho hacia países como Estados Unidos cuando aquí tenemos a grandes empresarios. ¿Cuáles son los sectores con futuro para invertir? Nosotros invertimos en proyectos que se encuentran en fases iniciales. La clave es entender el negocio y, si se puede tocar, mejor. Los sectores con futuro son aquellos con impacto en la población, como la sanidad, la educación, el turismo, las energías limpias y la movilidad. En todos ellos queda mucho por hacer. Además, sería interesante que la inversión en I+D de las grandes corporaciones se dedicara en parte a proyectos para crear nuevas empresas. ¿Está Valencia preparada para convertirse en un polo de nuevos emprendedores? La economía digital y la analógica es global, pero nosotros entendemos que hay que comenzar por lo regional. Los negocios siempre se empiezan por lo local. Lo que funciona es de Valencia al mundo. No se puede empezar a vender en China si antes no los has hecho en Ontinyent.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco