Thursday , 27 July 2017

Bogdan Bogdanovic, el «líder de la horda» que tiene una estrella en el cielo con su nombre

Pablo Laso y el Real Madrid tendrán esta noche (20.30 horas, #0) muchos frentes abiertos en su anhelo por alcanzar la final de la Euroliga. Aunque resulta imposible acotar el peligro del Fenerbahçe en un solo jugador, si hubiera que elegir uno ese sería Bogdan Bogdanovic. El serbio, líder del conjunto turco, jugará en la NBA la próxima temporada y quiere irse allí con el título que le falta en sus vitrinas. Desde que era un niño, Bogdan Bogdanovic (Belgrado, 1992) se acostumbró a quemar etapas de manera precoz. Siempre un paso por delante, incapaz de contener su talento, el serbio aprendió a lidiar con jugadores más grandes y más veloces gracias a su técnica y su certera puntería. Lo conocen bien en Málaga, víctima de la muñeca del serbio durante el Nike International Junior Tournament de 2010 en el que el Unicaja cedió con una canasta increíble sobre la bocina. Fue ahí cuando el nombre de Bogdanovic encendió las alarmas de los ojeadores de media Europa, aunque fue el Partizan, el equipo de su ciudad, el que se hizo con sus derechos nada más cumplir los 18 años. Allí, aunque le costó dar el paso a profesionales, la llegada de Dusko Vujosevic al banquillo marcó su carrera. El maestro serbio le dio la responsabilidad que le hacía falta y le aportó confianza para liderar a un equipo que brilló como antaño en Europa de la mano de Bogdanovic. Dos temporadas mágicas que le abrieron las puertas de los grandes del continente. Real Madrid, Barcelona, Olympiacos, CSKA… todos preguntaron por él, aunque a la hora de elegir él no tuvo dudas y se fue al nuevo proyecto de Obradovic en Turquía. «Sabía que el siguiente paso en mi carrera tenía que ser jugar para Obradovic. Esa fue una de las razones por las que vine al Fenerbahçe», reconocía el jugador en una entrevista a la Euroliga nada más firmar por el club turco. Eso fue en 2014 y desde entonces el Fenerbahçe no ha hecho más que crecer al igual que él. Elegido en el draft de la NBA por los Suns, Bogdanovic optó por quedarse y seguir mejorando antes de dar el salto a la liga estadounidense, algo que hará, seguramente, el próximo verano (jugará en los Kings, que se hicieron con sus derechos en un traspaso). Mientras llega ese momento, el «líder de la horda» -como se denomina en Twitter por su afición al «War of Warcraft», confía en hacer realidad su sueño de ganar la Euroliga y llevarla por primera vez a Turquía. «Antes de ir a la NBA, quiero ganar la Copa de Europa», afirma. Si lo hace, los aficionados del Fenerbahçe estarán para siempre en deuda con él. Un cariño que le profesan desde que llegó y que cristalizó hace unos meses con uno de los regalos más especiales que le han hecho nunca. Un día, un grupo de seguidores le llevó un paquete al entrenamiento. Cuando lo abrió, no daba crédito. Un mapa estelar señalaba con su nombre a una estrella. Una de las de verdad, que desde entonces se llama Bogdan Bogdanovic. Un vínculo especial que será una motivación más para el serbio en el encuentro de esta noche ante el Real Madrid.
Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco