Cabrera se da la oportunidad de seguir soñando en los links

En los grandes torneos como el Open Británico las noticias surgen por doquier. En la jornada de ayer, que suele llamarse la del movimiento, se produjeron distintos focos de atención. Por un lado, el drástico cambio de clima con respecto a los dos primeros días, que hizo que los jugadores disfrutasen del sol durante casi toda la jornada. Si a esto se le añade una preparación del campo mucho más amable que la de las otras dos vueltas, se entiende la mejora abismal en los resultados. Y la nueva plusmarca de 62 golpes que estableció Branden Grace en Royal Birkdale como la más baja registrada nunca antes en un «major» lo demuestra. Con esa facilidad para ir bajo par era de esperar que los españoles remontaran posiciones, pero ni Jon Rahm (70) ni Sergio García (68) consiguieron moverse mucho en la tabla. Solo Rafa Cabrera (67), con un nuevo ejercicio de paciencia y de tranquilidad, supo esperar hasta el final para arañar esos golpes que le permiten mantener la esperanza. «Esto es golf y nunca se sabe lo que puede pasar -comentó el canario-. A veces se plantea un mano a mano entre dos líderes, se lían a mitad de la vuelta y los que aparentemente luchaban por el tercer puesto pasan a tener opciones. Estoy muy satisfecho porque mantengo la forma que me llevó a ganar en Escocia la semana pasada y aquí puedo seguir soñando». Para llevarse el premio gordo, Rafa necesitaría que Jordan Spieth, que tiene tres golpes de ventaja sobre Matt Kuchar, sufriera un colapso total. Y en vista de su forma de patear, no parece probable. Está de nuevo en «modo Masters» y, con su tercer grand slam a la vista, va a ser casi imbatible.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco