Carmelo Anthony no era el problema en Houston


Cuando los Rockets de Houston anunciaron a mediados de noviembre que Carmelo Anthony no regresaba al equipo, la gerencia pensaba que se había liberado de una de las principales razones para el terrible inicio de temporada.

Sin embargo, nada ha cambiado para los Rockets, un equipo que ganó 65 juegos en la pasada temporada y llevó a los campeones defensores Warriors de Golden State a un máximo de siete juegos en la final de la Conferencia del Oeste.

Houston llega a su partido de esta noche ante los Trail Blazers de Portland con marca de 11-14 y una racha de tres derrotas al hilo. Solamente los Suns de Phoenix, con un pésimo 4-22, tienen peor marca que los Rockets en el Oeste.

Anthony jugó su último partido con los Rockets el 8 de noviembre, una visita al Thunder de Oklahoma City que Houston perdió por 98-80. Tras ese revés, los Rockets tenían marca de 4-6 y muchos dedos apuntaban a Anthony, quien había llegado al equipo tejano tras firmar un contrato de un año por $2.4 millones.

Tras ese juego ante Oklahoma City, Houston dio indicios de recuperación y ganó cinco de sus próximos seis. Pero luego volvieron a sus malas andanzas, y han perdido siete de sus últimos nueve de cara al juego de esta noche.

Desde que Anthony jugó su último partido en uniforme de los Rockets, la franquicia ostenta récord de 7-8, evidencia que el problema va más allá.

“Obviamente, nadie está feliz y todo el mundo está buscando respuestas, hablando con nosotros mismos, corriendo contra paredes, y todo lo demás”, dijo el dirigente de los Rockets, Mike D’Antoni, tras la primera dos derrotas ante los Mavericks de Dallas en las pasadas dos semanas. “Sí tuvimos un vistazo de cuando podemos ser realmente buenos, y tenemos que regresar ahí”.

Falla la defensa

En comparación con la pasada temporada, los Rockets no perdieron grandes estrellas en la plantilla. Sí se despidieron de Trevor Ariza y Luc Mbah a Moute, dos canasteros que no caen en la descripción de ‘estelares’, pero que sí aportaban minutos importantes todas las noches, especialmente Ariza en el lado defensivo.

James Harden, el Más Valioso de la pasada campaña, está poniendo sus números. Entró a la acción de anoche como el líder en puntos por juego, con un promedio de 30.0. Incluso, hasta figura cuarto en robos de balón con 2.09.

Mientras, el armador Chris Paul ha estado lidiando con una lesión de hamstring que le ha hecho perder cinco partidos. Paul promedia 16.7 puntos y 7.9 asistencias por juego, números parecidos a las medias de 18.6 y 7.9 de la pasada campaña.

Pero son los números colectivos de Houston los que arrojan las diferencias con la pasada temporada. Los Rockets evidencian una peor puntería en canastos de tres, una parte esencial de su éxito en la pasada temporada.

Actualmente, Houston marcha 24 en la liga en efectividad en tripletes (33.7%), mientras que el año pasado figuraban 13 (36.2%). Además, defensivamente, los Rockets son de los peores equipos de la liga. Houston permite 109.7 puntos por juego, una media mayor a los unidades que anotan, 108.3, para una diferencia de -1.4

La pasada temporada, Houston permitió 103.9 puntos a sus rivales contra 112.4 anotados, lo que dejó un notable diferencia de +8.5, la mejor de la NBA.

Los rebotes también están siendo un problema para Houston, que es último en toda la NBA en rebotes defensivos capturados con 750. En la pasada temporada, los Rockets fueron décimos en en ese renglón.

Para muestra, un botón basta: según reseñó Bleacher Report, el jueves pasado en la derrota ante el Jazz (118-91) los Rockets permitieron 70 puntos en la pintura, evidencia del pésimo trabajo realizado al lado del canasto.

Aún hay tiempo

Si algo trabaja a favor de los Rockets es lo nivelada que luce la Conferencia del Oeste. Pese a su pésimo inicio de campaña, Houston está solo a 3.5 juegos de la octava y última posición clasificatoria a los playoffs, aunque hay cinco equipos por encima en la caza por esa plaza.

Pero el calendario no será simpático esta semana, con los próximos tres partidos ante rivales que están jugando por encima de .500. Tras el partido de esta noche ante Portland (15-11), los Rockets reciben a los Lakers de Los Ángeles (16-10) el jueves por televisión nacional en TNT, y el sábado visitan a los Grizzlies de Memphis (15-10).

Los Rockets aún tienen tiempo para enderezar, pero no deben seguir cavando un hoyo muy profundo del cual después no puedan salir.


Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco