Carola Ausbury lidera nueva agrupación boricua dedicada al latin jazz


Tradicionalmente, el rol de la mujer en el jazz se ha limitado al de cantante. De hecho, son muchas las féminas que se han destacado en esa área. Entre ellas, Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Sarah Vaughan y Diana Krall, entre muchas otras.

Pero esa costumbre ha ido cambiando en los últimos años. Hoy día, las mujeres han comenzado a tener más protagonismo en el escenario musical del jazz, aceptando retos y demostrando su talento para destacarse en otros roles que, hasta hace poco, eran dominados por hombres.

Una cantante de jazz que está marcando esa tendencia en la isla es la puertorriqueña Carola Ausbury, quien creó la “Carola Ausbury Big Band” y es la líder de 18 músicos, junto a Luis Marín como director musical.

“Hace un tiempo no me hubiese atrevido a soñar con que iba a dirigir una banda, sobre todo de esta magnitud, donde todos son músicos estrellas. Por ejemplo, tengo a Julito Alvarado, Frankie Pérez, Luis Marín, Pedro Pérez, los hermanos Vázquez, Ruben Ríos… Todos son maestros que cualquier conocedor de la música los va a reconocer”, afirma Ausbury.

De hecho, la banda de jazz tendrá su estreno el próximo domingo, 25 de noviembre, en el evento “Ventana al Jazz”, en Paseo Caribe, a las 7:00 p. m.

“Ser mujer y dirigir una banda como esta es muy emocionante. Me encanta cantar y tengo mucha experiencia con este formato y parecería lo más normal seguir en este camino. Pero, ciertamente, para mí lo que le da ese valor y una gran responsabilidad, es continuar el camino que muchas mujeres estamos labrando en el mundo de la música y del jazz específicamente, para realmente tener una voz”, expresa la cantante, quien destaca que en la banda también tiene dos mujeres, Yarimar Colón en saxofón y Rebecca Zambrana en la trompeta.

“Es un honor poder contar con el talento de ellas y que me ayuden a llevar ese mensaje de la fuerza de la mujer en el mundo del jazz”, resalta. Precisamente, dice que también escoge su repertorio pensando en eso.

“Por ejemplo, me gusta cantar ‘Lorelei’, de los hermanos Gershwin, una canción que conocí a través de Ella Fitzgerald. Es amena, graciosa y atrevida a la vez, en la que también se resalta nuestro feminismo y femineidad”, afirma la cantante, tras mencionar otra de sus favoritas “Love For Sale”, compuesta por Cole Porter, que considera una canción muy poderosa. Sobre todo, por el mensaje que transmite sobre el amor. Pero tampoco se olvida de los boleros, otro género que le apasiona. Por eso menciona que también están en su repertorio, como la canción “No te importe saber”, del renombrado compositor y pianista cubano René Touzet, donde se habla del amor y de tener un pasado.

“Nuestro repertorio incluye los clásicos o lo que llamamos ‘estándar’ del jazz, latin jazz, varios boleros hermosos que es divino cantarlos, así como bossa nova. Todo con la figura de una voz femenina”, agrega la cantante, tras resaltar que actualmente hay mucho interés por las bandas de jazz.

“Hay una clientela puertorriqueña y del exterior que hacen actividades aquí y que solicitan ese sonido poderoso e impactante, tanto con temas de antaño como actuales”, afirma Ausbury.

Se trata de una orquesta que sigue el formato tradicional de Big Band, o banda grande, que tiene cinco saxofones, cuatro trombones, cuatro trompetas y la sección rítmica, con piano, bajo, batería y percusión latina.

Alegría para el alma

Después de los estragos y la devastación que dejó el huracán María, muchos podrían pensar que la escena musical en la isla decayó.

Sin embargo, Carola Ausbury asegura que es todo lo contrario. “Me ha sorprendido mucho, ha habido un auge enorme en la escena musical del país. Lo que pasa es que cuando hay crisis, la gente recurre a las artes para dar paz y alegría al alma. Por eso celebro a todos los que nos apoyan”, reflexiona la cantante, mientras comenta que la idea de formar una banda surgió en mayo pasado.

“Me llamaron para cantar en una actividad y querían un Big Band. Llamé al pianista Luis Marín con el que había trabajado en varias ocasiones para que me ayudara a formarla, aunque en ese momento él no podía ser el director musical porque ya tenía un compromiso. Pero me dio los ‘pointers’ necesarios y la actividad quedó maravillosa, los clientes estaban súper contentos”, recuerda.

Fue en ese momento en que se dio cuenta que le gustaba ser la líder de una banda. Aunque asegura que “jamás y nunca me hubiese imaginado hacer algo así por mi cuenta, pero son oportunidades que surgen y me dije, ‘por aquí es que me voy’”.

“Soy la cantante y la líder del grupo. Es algo muy especial, uno se siente muy honrado al sentir que la banda te apoya, pero es un trabajo colaborativo”, dice Ausbury, tras resaltar el trabajo que hace el director musical, Luis Marín. “Yo escojo el repertorio, pero hablamos de cómo lo queremos presentar y vamos trabajando”.

Precisamente, el pianista, arreglista y profesor señala que se trata de una gran oportunidad para desarrollar un proyecto musical “con las visiones que mi carrera me ha brindado a través de los años”.

“Estoy muy contento de que ella me haya dado ese privilegio de estar al timón de la orquesta. En ese sentido, tengo el espacio conceptual y artístico para dirigir la música que hace Carola. Somos un equipo, ella es la líder y la voz de la banda, y en ese sentido, allanándome a sus ideas de lo que es su orquesta, le doy forma dentro de mis mejores habilidades”, expresa Marín, quien cree que es novedoso tener una voz femenina que sea la líder de su propia orquesta.

“Hay cantantes femeninas de salsa y de baladas, pero en términos de un Big Band puertorriqueño, es algo novedoso que ella sea la líder y la propulsora de un proyecto como este”, afirma el reconocido músico.

Explica que el Big Band es un formato musical que se identifica más con el jazz, pero aclara que existe una tradición latinoamericana dehace dos siglos y que hay que recordar que se derivan de las bandas militares.

“En el Caribe han existido desde el siglo XIX. Pero el formato contemporáneo existe en Puerto Rico desde principios del siglo pasado en que se destacaron mucho las bandas de Rafael Muñoz y José Luis Moneró, y más tarde, la de César Concepción. El Big Band en Puerto Rico también tiene su historia, lo que es chévere porque en ese sentido, nosotros tratamos de cubrir un repertorio bastante extenso en términos del abanico de estilos, que va desde el bolero tradicional hasta el jazz contemporáneo y el jazz latino”, explica Marín.

Según explica Ausbury, para la presentación del domingo tiene un repertorio amplio con boleros como “No te importe saber” y clásicos del jazz como “Cry Me a River”, temas de Frank Sinatra, bossa nova, como “Dindi” y “una sorpresita pop, de una canción que está sonando mucho en estos días y le hicimos un arreglo de Big Band fantástico”.


Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco