Cuándo puede ocurrir una parálisis facial

Cuando alguien se ve afectado por una parálisis facial, usualmente lo primero que nos viene a la mente es que está sufriendo un derrame cerebral. Tal y como pasó con la presentadora mexicana Alejandra Espinoza, quien según trascendió hace una semana, fue hospitalizada tras perder un poco la visibilidad de un ojo y paralizársele la parte derecha de su cara, entre otros síntomas.

En el caso de la presentadora de Nuestra Belleza Latina, que transmite Teleonce, el diagnóstico final tras practicarle varios estudios clínicos, se debió a causa de una migraña compleja, que muchas veces se presenta con síntomas que se confunden con un accidente cerebrovascular.

Al ocurrir una situación de parálisis facial, que es cuando una persona ya no es capaz de mover algunos o ninguno de los músculos en uno o ambos lados de la cara, acudir a una sala de emergencias suele ser lo más recomendable. De acuerdo con el neurólogo Christian Schenk, de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas, lo más común es pensar que a la persona no le está llegando sangre a una parte del cerebro, posiblemente, por taparse una arteria, lo que suele alarmar mucho.

Según explica, ha habido una campaña para reconocer los derrames tempranos ante la importancia de llegar rápidamente a una sala de emergencias y poder identificar la verdadera causa, para cuanto antes ofrecer el tratamiento correspondiente.

Por otra parte, el especialista detalló que la parálisis facial conocida como parálisis de Bell ocurre cuando hay un trastorno del nervio facial, que controla el movimiento de los músculos de la cara, uno de los nervios craneales.

“Cuando la parálisis facial surge por un accidente cerebrovascular, por lo general, se paraliza un solo lado de la cara y específicamente en el área que rodea la boca. A diferencia de la parálisis de Bell, esta usualmente es más abarcadora, ya que no solamente afecta la parte alrededor de la boca, sino que envuelve lo que es el ojo y la frente. Esos músculos se vuelven débiles”, distingue.

El doctor Schenk destaca que la parálisis de Bell -desorden neurológico común caracterizado por la parálisis periférica del séptimo nervio craneal-, casi nunca es causada por un derrame y que, incluso, en muchos casos se desconoce qué provocó la inflamación del nervio facial.

“El nervio facial, cuando tiene inflamación o sufre algún daño, puede ser por un virus, por una cosa tan sencilla como un catarro, un virus que inflame el nervio. En casos bien raros una masa u otra lesión que no sea inflamatoria puede estar afectando la base del cráneo o uno los nervios cuando sale a la parte de la cara”, agrega.

De igual modo, añade que a través de los años han habido muchísimos mitos en cuanto qué puede causar la parálisis de Bell, algunos de ellos incluyen que te puede dar por exposición al frío o por tomar bebidas frías.

“Por estrés no se ha probado, aunque en muchas condiciones sí se pudiera identificar, pues muchas veces el estrés baja el sistema inmune y ahí es que vienen algunos virus y nos atacan. Si hay mucho estrés, también ocurren ciertos derrames, que pudieran ocasionar parálisis facial”, dice el especialista a la vez que plantea que la parálisis de Bell puede ocurrir a personas de cualquier edad.

En general, si a una persona joven le ocurre una parálisis facial agudamente, en la mayoría de los casos no hay que correr a ningún lado, sino ir directamente a evaluarse con un médico primario y, de no tener, entonces acudir a una sala de emergencias.

No obstante, manifiesta que como en muchos casos es difícil diferenciar entre una parálisis Bell y una parálisis provocada por un derrame cerebral, lo más recomendable es llegar a una sala de urgencias, considerando lo catastrófico que resultaría si no se llega a tiempo si se trata de un accidente cerebrovascular.

Expectativas de mejoría

La gran mayoría de las personas que han sufrido parálisis facial les da temor que algunos de los músculos de su rostro se queden inmovilizados, pero el doctor Schenk puntualiza que más de la mitad sí mejoran con el tiempo, y el nervio facial se recupera con normalidad.

“Un tercio mejora bastante rápido, el otro tercio tarda un poco más y tiene recuperación facial, y hay un tercio que no mejora y se quedan con mucho déficit en la cara. Eso significa que no solo afecta la parte estética sino la parte funcional de aguantar comida dentro de la boca o lacrimación”, abunda.

“Se han hecho estudios de que si se toma esteroides se mejora. Lo que hace es que se mejora más rápido, pero al final uno recupera igual con o sin esteroides. También se ha tratado con antivirales y el resultado es el mismo en comparación cuando no se dan estos medicamentos”, explica el experto.

Para las personas que no recuperan luego del daño ocasionado por una parálisis de Bell, existen técnicas de cirugía plástica en donde se trasplantan nervios en la cara y al menos se recupera bastante función, como por ejemplo la simetría de la sonrisa.

Cuando ocurre una parálisis de Bell de manera aguda, el doctor Schenk aclara que la mayoría de los médicos saben manejarlo y que el resto del tratamiento usualmente lo ofrece un fisiatra para trabajar con la recuperación de esos músculos, a través de terapia física.

Algunos otorrinolaringólogos especializados en cirugía microvascular también manejan la parte crónica si la persona se queda con mucho déficit de movimiento.

La parálisis facial casi siempre es causada por:

  • Daño o hinchazón del nervio facial, el cual lleva señales del cerebro a los músculos de la cara.
  • Daño al área del cerebro que envía señales a los músculos de la cara.
  • En personas sanas, la parálisis facial suele deberse a la parálisis de Bell, una afección en la cual el nervio facial resulta inflamado.
  • Un accidente cerebrovascular puede causar parálisis facial. Con un accidente cerebrovascular, otros músculos en un lado del cuerpo también pueden resultar comprometidos.

Source link

About Rossana Marquez

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco