Thursday , 23 November 2017

Decepción, silencio y tensión en la noche más triste para Le Pen

Decepción y pocas palabras. Más que una fiesta electoral, el FN se bunkerizó ayer en el tranquilo y señorial complejo de Chalet du Lac, al este de París, para seguir lo que parecía una tragedia cantada. Desde que abrió sus puertas a las tres de la tarde para la instalación de las cámaras de televisión, el ambiente bucólico de los jardines y el lago del bosque de Vincennes se perturbó más por los flashes y las peticiones de los periodistas que por la emoción de los votantes frentistas, que en la entrada recogieron su rosa y pulsera azules para demostrar filiación y apoyo a Marine Le Pen; poco que ver con la fiesta electoral de la primera vuelta en su feudo de Hénin-Beaumont. A primera hora de la tarde, reporteros de varios digitales como «Rue89», «Médiapart», «Buzzfeed», así como otros medios nacionales y extranjeros, denunciaron que la seguridad del FN no les acreditó para la noche electoral. Luego Le Monde se solidarizó renunciando a la cobertura del Chalet du Lac. En torno a las siete, a una hora de saberse las primeras estimaciones, otro periodista de la revista francesa «Society» fue expulsado entre empujones del interior del recinto. «Estaba tomando fotos de lo que pasaba en una zona no autorizada para periodistas cerca de donde iba a hablar Marine Le Pen. La seguridad me ha echado fuera por hacer fotos a una rosa azul, el símbolo de su campaña», se queja a ABC. «Gracias Marine» Los guardias realizaron un meticuloso control de seguridad a la entrada del complejo, especialmente, con la entrada conjunta de periodistas y simpatizantes. Pocos lograron entremezclarse: los primeros con muchas preguntas y los segundos con muy pocas ganas de hablar antes y después de conocerse los resultados. «No, esta noche no, lo siento», dijeron varias personas a este periódico a la puerta donde los guardias aprobaban quiénes debían entrar y quiénes no para escuchar a la líder ultraderechista. «Los franceses han elegido un nuevo presidente y han votado por la continuidad», expresó Le Pen ante sus seguidores de Chalet du Lac. La candidata ultraderechista agradeció a los «11 millones de franceses» que la han apoyado o a Nicolas Dupont-Aignan, de Debout La France (Francia en pie). «Este resultado histórico y masivo nos convierte en la primera fuerza de oposición», continuó para terminar presumiendo del fin de los partidos tradicionales. Tras los vivas a la República de Marine Le Pen, sus discípulos gritaron «Merci Marine» y entonaron desilusionados La Marsellesa, como hicieron en el Louvre los simpatizantes del nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron. Este himno todavía une a las dos Francias.
Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco