Doce diputados faltan de media a cada sesión en la Cámara

La imagen del Salón de Plenos del Congreso con todos los diputados ocupando sus escaños va camino de convertirse en una singularidad. Desde la investidura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un total de doce señorías faltan de media en cada sesión a uno de los momentos más trascendentes de su labor parlamentaria: las votaciones plenarias. Tal es así que el hemiciclo no ha contado con aforo completo en ninguna de las sesiones en las que se ha decidido la aprobación o el rechazo de las iniciativas parlamentarias. Ni en el caso de los proyectos más importantes remitidos por el Gobierno a la Cámara como la adecuación del objetivo de estabilidad presupuestaria y de deuda pública, ni en los grandes éxitos de la oposición como el primer paso para la derogación de la reforma laboral. Tampoco en las votaciones de pactos alcanzados entre el Ejecutivo y varios grupos parlamentarios como los Reales Decretos contra la pobreza energética o las cláusulas suelo o de iniciativas acordadas previamente de manera unánime como la conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Hasta 20 faltas El mayor número de ausencias ha tenido lugar en la votación para la creación de la comisión de investigación sobre la crisis financiera y las cajas de ahorro, con 20 diputados no presentes, casi el doble de lo habitual. Por el contrario, la decisión plenaria que se ha adoptado con el mayor número de diputados ha sido la reforma para el ejercicio del indulto. Ése día se registraron solo seis faltas. Se da la circunstancia, además, de que la presencia de los diputados es variable a lo largo de las votaciones prácticamente en todas las sesiones. Es decir, que las primeras votaciones de una misma sesión cuentan, con menos o más señorías presentes que las últimas, según el caso. En la mitad de las ocasiones se registra un crecimiento de los votos presentes y en la otra mitad una reducción. La variación final no es muy elevada, de tres votos de media, pero de ello se deduce que hay d iputados que llegan tarde y se pierden las primeras votaciones, pero que también hay parlamentarios que abandonan el hemiciclo antes de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, haya levantado la sesión. Obligación de asistencia En porcentaje sobre el total de diputados las faltas alcanzan al 3,5 por ciento del total en cada votación pese a la importancia que la Constitución otorga al sufragio parlamentario. No en vano, el artículo 79.3 de la Carta Magna establece que «el voto de senadores de diputados es personal e indelegable» y su presencia, por tanto, insustituible. A pesar de ello, y de que el Reglamento de la Cámara Baja en su artículo 15 recoge que «los diputados tendrán el deber de asistir a las sesiones del Pleno del Congreso y de las comisiones de que formen parte», las ausencias de sus señorías se disparan hasta el cincuenta por ciento de manera habitual durante los debates parlamentarios. La imagen del hemiciclo medio vacío mientras un orador pronuncia su alocución es completamente habitual. Los grupos políticos alegan que los parlamentarios que no asisten a una sesión es porque se encuentran trabajando en el despacho. Tanto el PSOE como Ciudadanos han establecido reglamentos internos muy estrictos con la presencia de los diputados en el momento de las votaciones. Las ausencias, en ningún caso, pueden ser injustificadas y tienen que ser informadas al secretario general del grupo con antelación.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco