El 1-O dispara la producción de banderas de España: «Vienen de Cataluña porque allí no las encuentran»

Durante años se repitió que los españoles solo sacábamos nuestra bandera por los éxitos del fútbol. Era falso. A solo un día del referéndum ilegal, los balcones de media España muestran lo que los fabricantes y vendedores confirman sin ambages: el desafío secesionista ha despertado el orgullo español. La venta de enseñas nacionales se ha cuadruplicado en las últimas semanas, contándose por miles e igualando y superando cotas reservadas al deporte. «Apenas damos abasto, es una locura», aseguran. Los profesionales del sector coinciden en que el 1 de octubre ya está al nivel de las finales del Mundial y las dos Eurocopas, creando una suerte de analogía con Viena, Johannesburgo y Kiev. Menos de media hora en Fieltros Olleros, una tienda centenaria del centro de la capital, bastan para hacerse una idea del sentir general. Los clientes se suceden con un solo deseo: llevarse una bandera de España; «cuanto más grande mejor». Ángel Paniagua, responsable del local, explica que las dos últimas semanas han sido «impresionantes». «Hemos cuadruplicado la venta de banderas con y sin escudo y por metros. Incluso he dejado de despachar porque ya no me quedaban más; nos hemos quedado cuatro veces sin stock», asegura. Hasta ayer el saldo era de 200 unidades y un kilómetro en banderas por metros. Si bien los clientes habituales son instituciones públicas y ayuntamientos, la unidad ante el independentismo ha espoleado a los particulares, que en las últimas horas acaparan las compras. Turistas catalanes en la capital aprovechan para llevarse un emblema que se les niega en su territorio. «Es curioso, porque vienen muchos catalanes a comprar banderas españolas. Nos dicen que allí no las encuentran fácilmente», explican desde Olleros. Sin duda, revelador. Ángel Paniagua posa con una bandera en su tienda (Fieltros Olleros)- ERNESTO AGUDO La respuesta espontánea de los españoles se reconoce en todas las regiones, de punta a punta. Uno de los fabricantes más importantes, Sosa Días, ha elaborado una remesa de cerca de 24.000 unidades para cubrir con la ingente demanda en todo el país. Si en un mes corriente vende entre 400 y 600 enseñas roja y gualda, en el último mes y medio la cifra alcanza las 30.000, de las cuales 10.000 se han ido a Cataluña. «Fabricamos más porque preveíamos que podía pasar», explica el gerente de la empresa, José Luis Sosa. La producción, explican, se ajusta a las necesidades de los clientes. De las 24.000 nuevas banderas, 10.000 son de un metro de alto por metro y medio de largo –ya agotadas–; 7.000, de un metro por setenta centímetros; y otras 7.000, de dos metros y diez centímetros por un metro y diez centímetros. «Las grandes se piden más, pero en los últimos días se llevan de todo, también pulseras y cintas con los colores de España», apunta Paniagua.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco