El 11 de septiembre se cierne sobre las conversaciones talibanes y asegura que el grupo militante ha cambiado

A pesar de los años de lucha, solo alrededor del 65 por ciento de la población afgana vive en áreas bajo el control del gobierno.

Reflejando la sensación de que tienen la ventaja en el campo de batalla, o al menos alcanzaron un punto muerto, el Talibán está dispuesto a demostrar que ya no está en deuda con los grupos terroristas internacionales. También está tratando de mostrarse como listo para volver a entrar en las salas oficiales del poder.

Por lo tanto, el grupo militante cuenta con el cansancio de la guerra que supera los temores estadounidenses de los aproximadamente 20 grupos terroristas “transregionales” que se cree operan en y alrededor de Afganistán.

Un comandante talibán afgano que también es miembro del consejo de liderazgo del grupo dijo a NBC News que había entre 2,000 y 3,000 combatientes no afganos entre ellos, principalmente de China, Tayikistán, Uzbekistán, Chechenia, Túnez , Yemen, Arabia Saudita e Irak.

“Somos musulmanes y de acuerdo con nuestra religión … no podemos negar refugio a alguien si él o ella se meten en problemas”, dijo el comandante, quien recientemente asistió a tres días de conversaciones con Khalilzad en Qatar. “A ninguno de los militantes extranjeros se les permitiría tomar las armas y usar esta tierra contra cualquier país del mundo”.

También se cree que miles de paquistaníes están luchando como miembros de los talibanes.

Bin Laden también atrajo a combatientes extranjeros a Afganistán después de reubicarse allí cuando el país era gobernado por los talibanes, por lo que la cuestión de cómo trataría el grupo el problema aún resuena en Washington.

Osama bin Laden se refugió en Afganistán antes de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Archivo de AFP

Ahmed Rashid, quien es considerado una de las principales autoridades mundiales sobre los talibanes y Afganistán, estimó que entre 2,000 y 3,000 árabes bajo Bin Laden lucharon con los talibanes antes del 11 de septiembre, al igual que decenas de miles de militantes pakistaníes y un número menor de radicales uzbekos. El número de combatientes extranjeros en Afganistán en la década de 1980 fue de alrededor de 35,000, según Rashid.

A pesar de los 17 años de lucha contra el terrorismo de los Estados Unidos en Afganistán, un Al Qaeda muy debilitado todavía opera en los bolsillos del país. En agosto, los funcionarios de defensa afganos dijeron que sus militantes habían sido parte del asalto de un talibán en el este del país. Y en noviembre, un soldado estadounidense murió en combate con militantes de Al Qaeda en el suroeste.

“Incluso después del 9/11, los talibanes no estaban dispuestos a renunciar a Al Qaeda”, dijo Vanda Felbab-Brown, experta en terrorismo internacional y miembro principal de la Brookings Institution, una mentalidad con sede en Washington. tanque. “Aunque desde mediados de la década de 2000, los talibanes le decían periódicamente a los EE. UU. Que no apoyarían a Al Qaeda, nunca han estado dispuestos a decirlo públicamente en el expediente”.

Sería políticamente costoso ” simplemente rechazar a sus hermanos “, dijo ella.

Esto se debe en parte a que después de que la Unión Soviética invadió Afganistán en 1979, el país se convirtió en un imán para el efectivo y un campo de entrenamiento para miles de yihadistas. Bin Laden recaudó fondos para ayudar a expulsar a las tropas rusas “infieles” en una causa que galvanizó a una generación de mujahedines, o guerreros sagrados, y aún resuena en todo el mundo musulmán.

“No creo que los talibanes amen a Al Qaeda”, dijo Felbab-Brown. “Pero no significa necesariamente que puedan controlarlos fácilmente”.

Mujahedeen se sienta en un tanque soviético capturado en Afganistán en 1987. Archivo AP

Incluso si quisieran, es poco probable que los talibanes puedan cumplir la promesa de controlar a los combatientes y grupos extranjeros. Por un lado, el gobierno central en Kabul siempre ha luchado por controlar el país.

Y luego está ISIS Khorasan, el afiliado local del Estado Islámico que incluye a muchos combatientes talibanes descontentos. Aunque pequeño en número, el grupo ha sido especialmente descarado y letal.

Otros grupos con ambiciones regionales, como Lashkar-e-Taiba y Jaish-e-Mohammed, ambos luchan para que Cachemira, controlada por los indios, se separe y se convierta en parte de Pakistán, han operado “independientemente, o incluso en contradicción con los talibanes “, agregó Felbab-Brown.

Los talibanes responden que en los 17 años que ha estado combatiendo a las fuerzas estadounidenses y afganas, no ha emanado un solo ataque fuera del país desde Afganistán.

Los talibanes de hoy son mucho más autosuficientes, según Seth Jones, un ex oficial de operaciones especiales en Afganistán y director del programa de amenazas transnacionales en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos de Washington.


Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco