Monday , 24 April 2017

El Barça se lanza a la reconquista del mundo

Suceder al Real Madrid en el palmarés y convertirse en el nuevo campeón del Mundial de Clubes es el reto del Barcelona y del River Plate en la final matinal (11.30 horas, Telecinco) que disputan este domingo en la ciudad japonesa de Yokohama. Un atractivo duelo entre los mejores equipos de Europa y de Sudamérica al que Luis Enrique llega con la duda de la titularidad de Messi y Neymar. El técnico no desvelaba este sábado sus cartas, pero lanzaba un mensaje de optimismo a la afición azulgrana: «Les veo bien». Cuatro años después de un vergonzoso descenso a la serie B que las hinchadas argentinas aún le recuerdan, el River Plate tiene a su alcance proclamarse campeón del mundo por primera vez en su historia. En su extenso y brillante palmarés ya figura una Copa Intercontinental, pero no el Mundial de Clubes con el que sueña ahora. Aquel 26 de junio de 2011, el día que perdía su sitio entre los grandes del fútbol de su país tras un empate contra Belgrano, ni el más optimista de los aficionados franjirrojos se habría imaginado que sus jugadores tendrían hoy la oportunidad de medirse al campeón de Europa en busca de la corona mundial. El favorito en las casas de apuestas, sin embargo, es un Barcelona que puede volver a hacer historia y que lucha por inscribir su nombre en el palmarés de una competición que ya celebró en 2009 y 2011. En verano, en la final de la Supercopa de España, el Athletic frustraba la posibilidad del sextete y la opción de que Luis Enrique igualara desde el banquillo la gesta de Guardiola, pero el técnico y sus jugadores tienen ante sí la posibilidad de sumar su quinto gran título en 2015 para poner el colofón a otro curso casi perfecto. «No hay favoritos» «Nos ponen de favoritos en cada partido, es una vitola que ya conocemos. Ya hemos visto que ese favoritismo no siempre lleva a buen puerto y en el fútbol las sorpresas están a la orden del día», advertía ayer el entrenador en su rueda de prensa. El Barça de Rijkaard y Ronaldinho ya perdió en 2006, también en Yokohama como escenario, ante el Internacional de Porto Alegre, y el técnico asturiano no quiere repetir el error. Messi y Neymar, bajas en la semifinal por un cólico nefrítico y una rotura fibrilar, respectivamente, participaban en el último entrenamiento del Barça con aparente normalidad, aunque su entrenador no quiso desvelar la incógnita de su titularidad y se limitó a afirmar que «se están recuperando». El de hoy es un partido muy especial para ambas estrellas. En el caso del argentino porque solo se ha enfrentado en partido oficial a un rival de su país y fue precisamente en la final ganada al Estudiantes de la Plata en 2009. Para el brasileño, porque perdió la final de 2011 cuando vestía la camiseta del Santos y quiere sacarse aquella espina. El River llega a la histórica cita con el apoyo de casi 20.000 hinchas. Su entrenador, Marcelo Gallardo, explicaba ayer la fórmula para poder salir campeón: «Jugar un partido casi perfecto para poder contrarrestar el grandísimo potencial que tiene el Barcelona a nivel individual y colectivo». Frente a la calidad azulgrana, el técnico destacaba el corazón de sus futbolistas.


Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco