Tuesday , 25 September 2018

El Barcelona prolonga su racha y bate al líder de la Euroliga

El Barcelona Lassa sumó hoy su cuarta victoria consecutiva y confirmó que su mejoría ya no es fruto de la casualidad ante el poderoso CSKA de Moscú (85-72), que no supo dar respuesta a la intensidad defensiva del conjunto local, que controló el encuentro de principio a fin. La victoria del conjunto azulgrana se resume en los puntos que el líder de la Euroliga consiguió en el Palau Blaugrana: 72, un registro alejado de la media de 89 por partido que el equipo ruso había conseguido hasta la fecha. Con un Nando De Colo (23 puntos) demasiado solo en ataque, el resultado se explica por la telaraña defensiva planteada por Sito Alonso, en la que, por encima de la aportación de Koponen (13 puntos), Navarro (10 puntos) y Heurtel (10 puntos) y la fiabilidad de Oriola (11 puntos) y Tomic (7 rebotes) en la pintura, volvió a brillar el juego colectivo. Impulsados por el Palau Blaugrana de las grandes ocasiones, el Barça se contagió del ambiente y completó unos primeros dieciséis minutos casi impolutos, que sorprendieron a un CSKA algo contemplativo. En frente tenía a un Barcelona muy intenso en defensa, vigilando de cerca la magia de Sergio Rodríguez y De Colo, y resolutivo en ataque, con un notable acierto desde la línea de 6,75 metros y un Ante Tomic aprovechándose de sus centímetros ante Hines. En éstas, el conjunto azulgrana cerró el primer cuarto soñado, controlando el ritmo del partido y gozando de una cómoda ventaja de doce puntos (25-17). La dinámica positiva duró seis minutos más. Y eso que entró la segunda unidad azulgrana y el nivel defensivo y ofensivo no bajó. Heurtel asumió los galones en ataque y castigó a los rusos con sus bandejas efectivas, mientras que un renacido Sasha Vezenkov aportaba su grano de arena con un triple y un jugada de 2+1. Tras un triple de Koponen, el Barça consiguió una máxima ventaja de dieciséis puntos (40-24, min.16), a pesar de los chispazos mostrados por De Colo y Sergio Rodríguez. Con sus dos estrellas más discretas de lo normal, Itoudis apostó por aumentar la intensidad defensiva. Su equipo lo agradeció. Así, el CSKA, liderado por Fridzon desde el perímetro y Hines en la pintura, completó un parcial de 16-7 que le permitió entrar de lleno en el partido antes del descanso (47-42). El nivel de intensidad por parte de ambos equipos se mantuvo tras la reanudación. Ayudó, en parte, la permisividad arbitral en ambos lados de la pista. El Barça, algo obsesionado con los lanzamientos exteriores, suplía su falta de acierto con los rebotes ofensivos y la defensa, a pesar del desequilibrio de De Colo, que con un triple situaba a su equipo a tres puntos (53-50, min.25). Cuando parecía que los locales entraban en un bache de juego, apareció la veteranía de Navarro que, con dos triples consecutivos, daba aire a los suyos. Apretó todavía más las tuercas en defensa el Barcelona, obligando al CSKA a precipitarse desde el perímetro. En éstas, Heurtel y Koponen cogieron el relevo anotador de Navarro y su equipo afrontó el último cuarto con una cómoda renta de 11 puntos (66-55). El último cuarto empezó de la mejor manera para los locales con un parcial de 6-0 gracias a un extramotivado Oriola, que dejaba el encuentro visto por sentencia a falta de 7 minutos y 49 segundos (72-55). Pedía tiempo muerto Itoudis, pero de poco sirvió. En la siguiente jugada, Koponen anotaba un triple (75-55) que acababa con las pocas esperanzas del CSKA, que sumó la cuarta derrota en la Euroliga ante un rival que sueña en completar una segunda vuelta casi perfecta para estar entre los ocho primeros de Europa.
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco