El busca del nuevo centro digital

La industria de la tecnología de consumo se mueve por varios vectores de crecimiento, pero se catapulta al ritmo marcado por el teléfono móvil inteligente, el producto estrella y el que centraliza la vida digital. No es de extrañar que sea el dispositivo que más ventas dispone, aunque ya da muestras de un ligero agotamiento. Salvo Apple, que se mantiene en sus trece ofreciendo su iPhone con un sistema operativo cerrado, los principales fabricantes pierden ventas en detrimento a los productos surgidos del gigante chino e intentan, a su vez, superar una era post-PC que se resiste a capitular. La hibridación del portátil Portátiles convertibles, muchos de ellos con la etiqueta de híbridos, prometen nuevas experiencias por el mero hecho de unir dos conceptos, productividad y movilidad. Queda patente el esfuerzo de los fabricantes por conseguir distanciarse de los usos tradicionales que encorsetan a los ordenadores. Durante la feria de electrónica Consumer Electronic Show, conocida por sus siglas en inglés CES, celebrada en Las Vegas, se han desvelado los nuevos catálogos de las principales marcas. Lenovo, por ejemplo, en su búsqueda por convertirse en la empresa líder en este sector ha querido tocar todos los palos posibles. La firma china sorprendió con una nueva tableta modular, el primer ordenador convertible con pantalla tecnología OLED llamada ThinkPad X1 Yoga, un ultrabook cuya ligereza es su razón de ser, además de una máquina «Todo en uno», que promete un alto rendimiento. Todos ellos dominados por Windows como sistema operativo, que esta temporada ha renovado sus versión. Haier, por su parte, exhibió potencial. La también china, que se abre camino en España, cubre muchos aspectos de los electrodomésticos, entre ellos, apostando por el formato Cloudbook, un concepto de informática para trabajar en la «nube» y que, a diferencia de los Chromebook, incorporan la plataforma de Microsoft. Se buscan alternativas a Android Precisamente, Windows ha estado (muy) presente en el primer gran escaparate del año. Esta industria cuyos movimientos son tan rápidos pretende dar un nuevo paso para distanciarse de la tiranía de Android como principal sistema operativo para dispositivos móviles. Su mayor impulsor en los últimos años, Samsung, quiere hacer crecer Tizen como su apuesta. Pero también con Windows. Ejemplo de ello fue la tableta TabS Pro, de pantalla de 12 pulgadas, y que se mueve por el carril previamente inaugurado por Microsoft con Surface. De gran potencia y ligereza, se convierte en un caballo de batalla a tener en cuenta, mientras que la taiwanesa Acer, otros los grandes productores mundiales, se acerca a la gama alta con un «smartphone», Liquid Jade Primo, gobernado por Windows 10, que ofrece altas prestaciones desde una pantalla de 5.5 pulgadas pensada, en parte, para sacarle partido en el entorno laboral. La televisión como puerta al hogar inteligente Tras unos años en los que los fabricantes experimentaron con nuevos materiales y ampliando resoluciones, toca el turno en adecuarse a los nuevos sistemas de reproducción y en, como reclamo, mejorar la calidad de imagen proporcionando mejores niveles de contraste entre las imágenes oscuras y las más luminosas. Puestos a destacar, LG presentó un panel tipo OLED de tan solo 2.77 milímetros de grosor. Un hito en el sector de la imagen que, pese a no suscitar el interés como otras temporadas, consigue plasmar algunas de las tendencias. La estandarización del HDR -Alto Rango Dinámico- para ajustarse a los nuevos sistemas de reproducción surgidos por plataformas de vídeo online como YouTube o Netflix o cadenas, así como la apuesta definitiva de la llamada Ultra Alta Resolución (es decir, el 4K) han dibujado un panorama en el que la televisión se convierte, ahora, en el centro del hogar inteligente. Samsung abarcó el concepto de «Internet de las Cosas» con el anuncio de un sistema para controlar todos los aparatos domésticos desde la pantalla. Desafiando al petróleo Por hacerse una idea, esta feria ha incrementado el espacio dedicado a las últimas novedades en motor en un 20%. Muchas han sido las ideas, canalizadas en su mayoría por desarrollos muy incipientes como Faraday Future con un concepto de superdeportivo impulsados por motores eléctricos capaz de alcanzar velocidades de 320 kilómetros por hora o el Volkswagen BUDD-e capaz de recorrer completar la ruta Madrid-Málaga con las baterías cargadas. Lo que es evidente es que los fabricantes de coches se alían, cada vez más, con gigantes surgidos de la esfera de la tecnología para ofrecer nuevas capacidades a sus próximos vehículos con la experimentación en coches autónomos como Ford o Toyota o la confirmación de los habitáculos conectados a los dispositivos móviles.


Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco