El campeonato perfecto

El cuestionado Ernesto Valverde ha ganado una de las Ligas más meritorias de la historia del Barcelona, poniendo la guinda a una temporada únicamente empañada por una eliminación difícil de digerir en los cuartos de final de la Champions League. Aunque ha dejado de ser una referencia en Europa, el Barcelona mantiene su hegemonía en España, como demuestra su séptima Liga en los últimos diez años. Desde que Pep Guardiola tomara las riendas del equipo en la temporada 2008-09, solo el Real Madrid (2011-12 y 2016-17) y Atlético de Madrid (2013-14) han sido capaces de privar al club catalán de abrillantar la copa liguera en sus vitrinas. El resultado ante el Deportivo permite que los hombre de Valverde se proclamen campeones a falta de cuatro jornadas para que concluya el campeonato, un hecho poco habitual y muy meritorio. El doblete conseguido por los azulgranas no alivia el batacazo europeo, pero confirma una campaña exitosa que corre el riesgo de difuminarse ante una afición acostumbrada a conquistar títulos en esta última década. Un doblete para la historia «Si hay doblete será una temporada excelente, solo ha ocurrido ocho veces en la historia de nuestro club. La eliminación de Champions a manos de la Roma fue muy dura, pero el equipo se ha repuesto», ha explicado Josep Maria Bartomeu, que, aunque acusó la remontada de los italianos en la competición europea, ha reconocido el trabajo del equipo y del cuerpo técnico. Ahora todo es vino y rosas, pero el inicio de la competición no pintaba nada bien. El equipo azulgrana arrancaba con la confirmación de uno de los peores presagios: la marcha de Neymar al PSG. El brasileño, sobre el que se había depositado la ilusión y esperanza del Barça del futuro, decidía hacer uso de su cláusula de rescisión para abandonar el club de forma unilateral. Primer varapalo para la afición y para Valverde, que acababa de aterrizar en el Camp Nou. Trató de reaccionar el club catalán, aunque se encontró con un mercado inflacionado y la inexistencia de cláusulas de rescisión que le permitiera hacerse con los servicios de jugadores que militaba en la Premier, en la League 1 o la Serie A, como fue el caso de Verratti o de Di Maria. Se pagó una fortuna para poder incorporar a Dembélé, Paulinho y Semedo, pero la distancia con el gran rival era abismal. La derrota ante el Real Madrid en los dos partidos de la Supercopa de España encendieron todas las alarmas y el futuro se vislumbraba oscuro. Todo eran problemas. Pero Valverde dio la razón a los que confiaron en su fichaje. La gestión del extremeño ha sido impecable. Sin alzar la voz ni lamentar todas las trabas con las que se ha ido encontrando halló su hoja de ruta y la del equipo azulgrana, que fue capaz de encadenar siete victorias consecutivas que le mantuvieron en un liderato balsámico. Una primera posición que nunca abandonó y que perpetuó gracias a un once base y a la aportación puntual del fondo de armario, que respondió cuando le dio entrada. Valverde, además, tiene en su mano lograr un registro con sabor a título. El gran reto que se ha marcado ahora el Barcelona es acabar esta Liga sin perder ningún partido, algo que no ha conseguido nadie en la historia de la competición. Con solo ocho empates en los 34 encuentros disputados, el Barça tiene la oportunidad de acabar el torneo con el casillero de derrotas a cero. Y por si fuera poco, tanto Messi como Ter Stegen optan a lograr los trofeos individuales más importantes. El argentino, que prácticamente tiene asegurado el Pichichi, luchará por desbancar a Salah en la pelea por la Bota de Oro, mientras que el portero alemán pugnará con Oblak por el Zamora, siendo el menos goleado. La temporada del Madrid Atendiendo a la teoría de los vasos comunicantes, el valor de la temporada del Barcelona, campeón de Liga y Copa, puede quedar empañado por los éxitos que logre el Real Madrid en Europa. Campeón de la Champions League en las dos últimas temporadas, los de Zidane tienen muchos números para diputar la final de Kiev al haber ganado en Múnich ante el Bayern (1-2). Tras la eliminación en Roma, la afición culé celebraría como un tercer título la derrota blanca, aunque Bartomeu prefiere obviar al Madrid en su evaluación. «El doblete conseguido es excelente. No se consigue todos los años. No tiene nada que ver lo que haga el Madrid. Para nosotros es una hazaña, un logro, y como tal hay que valorarlo. Somos el equipo de Europa que más títulos ha ganado desde 2004», ha explicado el presidente azulgrana.
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco