El ejercicio como predictor de la salud cardiovascular



Recientemente, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard publicó un artículo sobre una investigación en la que se relaciona la capacidad hacer push ups con una menor incidencia de futuros eventos de enfermedad cardiovascular. No obstante, expertos señalan que cualquier ejercicio puede ser predictor de la salud.

Parte de los resultados del estudio —publicado el 15 de febrero de 2019 en el JAMA Network Open— arrojó que los hombres activos de mediana edad, que eran capaces de completar más de 40 push ups tuvieron un riesgo significativamente menor de enfermedad cardiovascular, incluyendo los diagnósticos de enfermedad de las arterias coronarias e insuficiencia cardíaca, en comparación con aquellos que pudieron hacer menos de 10 push ups durante la prueba.  

Nos obstante, sobre ese estudio, el cardiólogo Luis Molinary Fernández solo ve como positivo el que se siga confirmando la importancia de hacer ejercicios como medida de prevención cardiovascular. Y esto se debe porque los investigadores solo analizaron los datos de salud de 1,104 bomberos activos y varones, durante 10 años, y solo con una edad promedio. La capacidad de flexión de los participantes y la tolerancia al ejercicio en la máquina de correr submáxima se midieron al comienzo del estudio, y cada hombre posteriormente completó exámenes físicos anuales y cuestionarios médicos y de salud.

“Primero, el estudio fue limitado a una población de varones cerca de 39.6 años, por lo que no podemos extrapolar eso ni en poblaciones más jóvenes ni más viejas ni a mujeres porque todos eran hombres. Además, los bomberos en Estados Unidos tienen que estar en una condición física adecuada. Habría que presumir que el bombero que no pudo hacer más de 10 push ups posiblemente no está en condición física”, manifestó el galeno a la vez que aclaró que, de entrada, el estudio lo está comparando con una prueba que no tiene ninguna significancia clínica, desde el punto de vista cardiovascular, porque es submáxima.

De acuerdo con Molinary Fernández, una prueba submáxima quiere decir que el paciente no llegó a la capacidad de ejercicio que necesita para que el resultado de la prueba sea confiable.

“Todo el que ha tratado de hacer ejercicios sabe que para hacer push ups hay que tener una condición física que va más allá de caminar, que incluye una fortaleza muscular para poder llegar a 40 flexiones. Eso no lo puede hacer todo el mundo. En cambio, cualquier persona puede comenzar a caminar suave y vamos acelerando el paso. A menos que tengas una condición en la rodilla, las caderas o algún tobillo, que nos los impida caminar rápido, gran por ciento de la población puede caminar rápido. La cantidad puede variar según la capacidad física”, explica el cardiólogo.

La prueba de estrés (esfuerzo) cardíaco, que también es conocida como ergometría, consiste en un examen de la resistencia física a través de diversos ejercicios (caminando en trotadora) que sirven para verificar cómo la sangre fluye al músculo cardíaco. El corazón se someterá a esfuerzo con medicación o con ejercicio. Esta prueba valora el pronóstico de una enfermedad cardiaca en estudio o ya diagnosticada.

“El estudio está comparando dos pruebas, una de estrés submáxima (que al ser submáxima disminuye la sensitividad y especifidad de la prueba) —que es la famosa prueba de la polea— y la prueba de los push ups. La comparativa como que no es buena. Ellos dicen que la prueba de estrés es costosa y consume tiempo, pero estamos hablando de una prueba submáxima. Están tratando de buscar opciones más baratas económicas que puedan predecir problemas cardiacos. Sin embargo, el standard of care para diagnóstico de enfermedad coronaria es correr en la polea. El estudio tendría que hacerse con algo que pueda compararlo y un tipo de ejercicio que la gran mayoría de la población lo pueda hacer. No es lo mismo ese tipo de ejercicio isométrico o estático, que un ejercicio dinámico o aeróbico que todo el mundo lo pueda hacer, incluyendo aquellos que tienen algún tipo de problemas en las articulaciones”, manifiesta Molinary Fernández.

“La gente puede pensar que porque hagas 40 push ups ya está protegido. Hay mucha gente que no hace ejercicio ninguno y puede entender o creer que eso les va a bajar el riesgo cardiovascular. Van a tirarse al piso a tratar de hacer push ups, cuando quizás hay otros tipos de ejercicios que de acuerdo con su constitución y capacidad física que puede ser hasta más efectivo que hacer push ups”, añadió el especialista, quien además forma parte del staff médico del Equipo Nacional de Baloncesto de Puerto Rico y fue el pasado presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología.

Enfatizó que además de saber cómo está la presión arterial y seguir las guías de ejercicios —de 30 minutos diarios o al menos cinco días a la semana— es importante estar al tanto sobre cómo están los niveles de colesterol así como los niveles de azúcar en sangre.

¿Por qué se realiza una prueba de estrés cardíaco?

– Determinar la causa de síntomas, tales como el dolor de pecho o la falta de aire.

– Monitorear o diagnosticar la enfermedad de las arterias coronarias y el ritmo cardíaco anormal.

– Averiguar cuánto ejercicio es seguro para tu corazón.

– Comprobar que tu corazón esté suficientemente fuerte para una cirugía.


Source link

About Rossana Marquez

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco