El infierno de André Gomes tras los pitos del Camp Nou: «A veces no quiero salir de casa»

Seguramente son los peores momentos que está viviendo André Gomes. Centrocampista de éxito con la selección portuguesa y con el Valencia, todo cambió cuando fichó por el Barcelona en verano de 2016. Los 35 millones de euros fijos más otros 20 en variables que pagó el Barcelona y su falta de adaptación al juego azulgrana le provocó numerosas críticas desde el primer momento. El último episodio se vivió durante el último partido disputado en el Camp Nou ante el Atlético de Madrid, cuando fue silbado por una parte de la grada al entrar en el terreno de juego sustituyendo al lesionado Andrés Iniesta. La reacción de Valverde y de algunos jugadores no se hizo esperar y recriminaron al público su actitud. El portugués aún no había entrado en el campo y el equipo iba ganando. Esta situación repercutió en su confianza y en su juego. André Gomes ha concedido una entrevista a la revista Panenka en la que reconoce lo mal que lo está pasando. En sus respuestas comparte la difícil adaptación y la reacción del público, lo que le está haciendo pasar por un auténtico tormento que afecta a su vida cotidiana. «Entrenando estoy muy tranquilo. Obviamente que hay algún día que estoy un poco mal de confianza, porque hasta en los entrenamientos se nota. Sabes que has sufrido. Quizá he jugado el día antes o dos días antes y aun estoy con la imagen del partido, que no me permite seguir adelante. Pero en los entrenamientos me siento cómodo con mis compañeros», empieza explicando. Gomes empieza a soltarse y reconoce que no disfruta en el campo: «Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salgan». Y explica que su día a día es complicado por las sensaciones que le embargan: «Me encierro. No me permito sacar la frustración que tengo. Entonces, lo que hago es no hablar con nadie, no molestar a nadie. Es como si me sintiera avergonzado». Esta frustración y malestar le ha llevado a vivir una especie de agorafobia que no le permite salir a la calle con tranquilidad y se encierra en casa: «Me ha pasado en más de una ocasión eso de no querer salir de casa. Eso de que la gente te pueda mirar, tener miedo de salir a la calle por vergüenza». Y concluye: «Me dicen que voy con el freno de mano. Y lo que más cuesta es tener consciencia de todo. Me molesta que me digan que puedo hacer muchas cosas buenas. Yo me pregunto a mí mismo: ¿y por qué no las hago?».
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco