El juez interroga por blanqueo a Oriol, el último Pujol imputado por la fortuna que ocultó la familia

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata completará esta semana sus interrogatorios a toda la familia Pujol Ferrusola, a quienes investiga por el origen sospechoso de la fortuna que ocultaron en Andorra durante más de treinta años. El único hijo que se había librado de estar imputado en esta causa, Oriol, que llegó a ser el secretario general de Convergència, comparece este lunes como investigado por blanqueo de capitales. Todos imputados: el matrimonio Jordi Pujol y Marta Ferrusola, y los siete hijos. La tardanza de Oriol por verse implicado en esta causa (fue imputado el pasado 28 de febrero por primera vez) se debe a que él ya había sacado todo su dinero de Andorra cuando se descubrieron los primeros indicios sobre las cuentas de la familia en tal país. A diferencia de sus hermanos, Oriol sacó en efectivo en 2012 todos los fondos que guardaba en cuentas andorranas. El origen de su dinero viaja hasta el año 1992 en el banco Andbank, en el que el hijo de Jordi Pujol y su esposa ingresaron 955.254 euros. En 2010, Oriol movió los fondos al banco BPA, como todo el clan, pero sus hermanos los ocultaron después en sociedades panameñas. Él lo sacó en efectivo y se desconoce dónde está. «Lo reintegró en efectivo metálico, desconociéndose su destino final», asegura el juez en el auto en el que citó a Oriol a declarar. Oriol Pujol, que deberá explicar el origen y los flujos de su dinero, espera para ser juzgado por la trama de las ITV, en la que se enfrenta a cinco años de cárcel. La Fiscalía Anticorrupción considera que el hijo de Jordi Pujol aprovechó su cargo e influencias políticas para que fuera contratada la empresa de su amigo Sergi Alsina, también acusado. Aún no se conoce la fecha de la vista oral. Además de Oriol, este lunes también declarará Marta Pujol, y mañana lo hará otra hermana, Mireia. Los tres son los únicos que aún no habían comparecido como imputados ante el magistrado. El magistrado relató, en el auto de las imputaciones, que Marta abrió su cuenta correspondiente en Andabank en 1991 e ingresó 518.796 euros, un dinero que luego movió a BPA y ocultó en una fundación. No lo regularizó con Hacienda hasta que Jordi Pujol padre confesó, un acto que les colocó a todos en el punto de mira judicial. Mireia abrió su cuenta en 1992 e ingresó 757.708 euros, un dinero que siguió el mismo viaje que el de sus hermanos: de Andbank al BPA, y de ahí a una fundación panameña. El juez no se cree la explicación familiar: que el dinero procede de un legado del abuelo Florenci, que luego multiplicó el hijo primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, alias «Junior», con inversiones legales, porque no existen pruebas. Según la tesis de De la Mata, «Junior» amasó la fortuna al recaudar comisiones ilegales de empresarios dedicados a la adjudicación pública en Cataluña, unos fondos que repartió entre sus hermanos. Otros hermanos (Josep, Pere y Oleguer) también movieron el dinero entre las cuentas. Así se nutrieron supuestamente las cuentas de todos en Andorra.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco