Thursday , 24 May 2018

El Manchester City asusta a Europa

Para alimentar las sospechas, el Manchester City confirmó en Basilea que tiene una pinta estupenda (0-4), candidato de los serios en esta Champions que vuelve a funcionar con los octavos de final. En otra entrega fantástica de fútbol, el equipo de Pep Guardiola se gustó hasta empacharse y ya tiene completamente resuelta esta serie, puede que la más desigual de las que deparó el sorteo. Europa queda avisada. Teniendo en cuenta cómo se desarrolla la temporada, fue una noche de tantas para el City, que ya ha interiorizado la idea que le llega desde el banquillo. Guardiola, más allá de disfrutar de una fortuna escandalosa para formar esta plantilla tremenda, se empeñó en cambiar la manera de ver el fútbol en Inglaterra y trasladó el rondo a la Premier, sentenciada ya desde hace varias semanas. De este modo, y con los deberes hechos en el torneo doméstico, al City le enciende la música de la Copa de Europa y va directo a por ella, comprensibles las dudas que despierta también porque le falta dar un golpe sobre la mesa en la máxima competición continental. En Basilea dio el primer paso, firme y contundente para resolver un cruce sin mayor historia. Antes del descanso, se sucedieron los goles y en ocho minutos de efervescencia, del 14 al 22, llegaron los tantos de Gundogan, Bernardo Silva y Agüero. El primero, a la salida de un saque de esquina, tan simple como poner el balón al primer palo para que llegara el remato de cabeza. El segundo, después de otro error de bulto de la defensa suiza, una verbena durante toda la noche y que dejó vendido al pobre portero Vaclik. Y el tercero, con un disparo del «Kun» desde la frontal sin apenas oposición, coser y cantar para los británicos. Irritado por el sopapo de la pasada temporada, en donde los celestes cayeron en octavos ante el Mónaco, Guardiola enchufó a su ejército y únicamente se inquietó con el mano a mano que desperdició Oberlin cuando aún no se había movido el marcador. A partir de ahí, la fiesta fue de los visitantes, que marean con la pelota y simplemente con seguirla uno ya se cansa. De un lado para el otro, y todo a un ritmo frenético, aunque también es cierto que hubo algún que otro desajuste en la zaga cuando ya estaba todo vendido. Sin mayores sobresaltos, el líder de la Premier se conformó con otro buen gol de Gundogan para cerrar la noche de Basilea, una noche sin historia y con un previsible desenlace que sirvió para que Guardiola probara cosas y esquemas por lo que pueda pasar en el futuro. El Manchester City está fuerte, puede que más que nunca, y parece decidido a perseguir esta Champions. Le sobran los motivos.
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco