Friday , 24 November 2017

El «Mapfre» ha terminado el refit final antes de la salida

Periodo de puesta a punto y comprobaciones que toda la flota está obligada a pasar en Lisboa. “Consiste en la puesta a punto de cada gremio –hidráulica, electrónica, velas…- que deben ser revisados por el equipo del astillero de Volvo Ocean Race –Boatyard-. El objetivo es que todos los barcos estén al cien por cien de cara a la vuelta al mundo y comprobar que todos los barcos tienen las mismas armas”. Acciones principales Montar la cuna del barco Sacar el barco del agua y ponerlo en su cuna para revisar llevar a cabo la puesta a punto. Comprobar el estado de los fondos, la quilla, pintura del casco, etc. Sacar, desmontar, montar y pinchar de nuevo el mástil. Hay que revisar cada elemento del mismo, hacer cambios de jarcias que pueden estar cansadas… A efectos de medición, revisar que las crucetas están en el ángulo que le toca como el resto de la competencia, ver si el peso del palo es correcto, donde está su centro de gravedad… Desmontamos todo para que personal del astillero y medidores puedan medir y realizar las comprobaciones pertinentes y, junto con ellos, hacemos la medición. Si hay alguna diferencia con respecto a los demás barcos ésta se corrige, valga la redundancia, con pesos correctores. ¿Si tienes un palo ligero? Tienes que poner correctores de plomo pequeños en las crucetas hasta que el centro de gravedad y el peso están en un estándar de la flota. No es el caso del MAPFRE, que hemos visto que el mástil está en peso, pero eso también significa que es pesado. Los demás sí que han tenido que poner peso para igualarse a nosotros; eso te da confianza en que nadie tiene ventajas. Hay que controlar los pesos y fijar las crucetas en el mismo ángulo para toda la flota, y hasta este periodo no se había hecho una comparativa de toda la flota. Eso se sella para que nadie lo pueda tocar, que siempre suele haber algo de polémica con eso… Pintar la cubierta con antideslizante para empezar la vuelta al mundo con una seguridad en cuanto a agarre. ¡Nosotros lo necesitábamos porque teníamos una especie de pista de patinaje en vez de una cubierta! Eso lleva mucho tiempo porque hay que proteger todo, montar una carpa alrededor del barco, tener cuidado de no pintar a los “vecinos”… es un proceso muy laborioso. Hay que desmontar todo en cubierta y montarlo de nuevo. Pasar ultrasonidos al casco, mástil, botavara, quilla, orzas de deriva y timones para garantizar que no hay ningún defecto que a simple vista no se podría apreciar. Hay trabajos que se tienen que hacer una vez el barco está de nuevo en el agua para comprobar a bordo que todo funcione. Cambiar el aceite del sistema hidráulico que mueve la quilla pivotante para que ninguna válvula se bloquee, por ejemplo, por una simple viruta. Cualquier viruta que el filtro no haya sido capaz de filtrar y esté en el sistema puede hacer que una electroválvula no cierre y la quilla no se aguante en la posición que la tripulación quiere en cada momento. Es como tener un coágulo en las venas. Y el movimiento de la quilla es muy importante. Armar el barco con botavara, orzas de deriva… Montar la mayor. Revisar todos los elementos de seguridad a bordo y prepararlos para su posterior sellado por parte de la organización. Kit de repuestos y herramientas. Estibar todo el material que se lleva a bordo durante la etapa y pesarlo. Y un largo etcétera. “La perfección no existe, así que no soy perfeccionista. Yo busco el equilibrio entre todas las áreas”, apostilla “Talpi”. El día 5 el “Mapfre” hará las primeros test de navegación tras el refit final. Mientras, la tripulación tendrá sus últimos días de descanso antes de partir, el domingo día 8, hacia el puerto de salida de la Volvo Ocean Race: Alicante.
Deportes

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco