El plan de Zidane con la baja de Neymar

El pasado domingo, Unai Emery aseguraba en la rueda de prensa posterior al partido de Liga ante el Olympique de Marsella que la torcedura del tobillo derecho de Neymar no era importante, pese a ser retirado en camilla y entre lágrimas, por lo que su presencia ante el Real Madrid no corría peligro. 24 horas más tarde, el comunicado médico del PSG hablaba de una lesión seria: al esguince se le sumaba una fisura en el quinto metatarsiano. La intervención quirúrgica cogía fuerza, aunque Emery volviera desmentir esta medida afirmando que aún había una pequeña posibilidad de verle en el decisivo partido de Champions. El miércoles, el culebrón parecía llegar a su fin, con un nuevo parte médico del PSG en que ya se confirmaba la operación de Neymar, intervención que se llevará a cabo mañana en Brasil, por parte de Rodrigo Lasmar, doctor de la selección canarinha, y que le tendría unas seis semanas de baja. Pero no era la última palabra. El capítulo final de una lesión (mal)radiada al minuto, con datos inexactos y declaraciones alejadas de la realidad, se produjo ayer a primera hora, cuando el futbolista aterrizó en el aeropuerto internacional Galeao de Río de Janeiro, de donde salió en silla de ruedas. Allí, el galeno encargado de curar a Neymar hizo temblar los cimientos de Brasil al ampliar el periodo de baja a los tres meses: «Sufre una fractura, y no una fisura, por lo que estará más tiempo fuera de los terrenos de juego», desveló Rodrigo Lasmar. Portada del diario deportivo L’Equipe – L’Equipe Duelo Carvajal-Di María Con estos datos definitivos, la presencia de Neymar en el Mundial no es del todo segura, aunque sí lo es su baja contra el Real Madrid, una ausencia que condiciona el partido de vuelta de octavos ante los blancos, aunque no tanto como parece, a pesar del notable calado de su ausencia. Por el lado francés, salvo sorpresa inesperada de última hora, Unai Emery efectuará un simple cambio de piezas. Di María, sin minutos en el partido de ida en el Bernabéu pese a su gran estado de forma, hará de Neymar. Mientras, en el Real Madrid, una vez cumplida la sanción de dos partidos, será Carvajal el que ocupe el lateral derecho y deba frenar al argentino, cuya cualidades se asemejan bastante a las del brasileño: velocidad, desborde, diagonales, último pase y definición. Por eso, la hoja de ruta de Zidane no sufre alteración ninguna sin el brasileño sobre el verde. Para el técnico blanco, la elevada dificultad del partido en el parque de los Príncipes se mantiene intacta, pese a la ausencia de Neymar. El entrenador blanco conoce a la perfección las cualidades de Di María. De hecho, las disfrutó en primera persona en el año de la Décima, nombrado mejor jugador de aquella mágica final, y sabe que está en un momento dulce en este inicio de 2018, con 12 goles en estos dos primeros del año, más que ningún otro integrante de la MCN. Por eso, Zidane centra su largas jornadas de trabajo en Valdebebas en su propio equipo, mermado en posiciones donde la eliminatoria se decantará de un lado un otro. Marcelo, Kroos y Modric está en el dique seco desde hace un par de semanas y su presencia en París es dudosa. El que más opciones tiene es el lateral brasileño, cuyo partido de ida fue sublime. Secó a Mbappé y castigó a Dani Alves con constantes y dañinas subidas, una de ellas rematada con gol propio. Más complicado lo tienen germano y croata. Aún no se han entrenado con el grupo y sin ellos, Zidane pierde a sus dos motores, lo que provocaría una reestructuración importante de la zona donde los blancos fabrican su fútbol. Entre Kovacic, Asensio, Lucas Vázquez y Ceballos andarían sus sustitutos, con Isco, Benzema y Ronaldo innegociables en la parte atacante.
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco