El regreso de Meng Wanzhou y de los dos canadienses detenidos en China finiquita el “caso Huawei” | Internacional



La saga del “caso Huawei” se acaba, y con ella uno de los principales escollos en las relaciones entre Washington y Ottawa de un lado, y Pekín del otro. Al mismo tiempo que la directora financiera del gigante tecnológico chino, Meng Wanzhou, viaja a China después de que Estados Unidos retirase los cargos contra ella, los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor también han sido liberados y se encuentran en un avión de regreso a su país.

“Hace doce minutos, Michael Kovrig y Michael Spavor han salido del espacio aéreo chino, de camino a casa”, ha anunciado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, sin dar más detalles sobre la liberación de sus dos compatriotas, “una operación actualmente en curso”. Ambos aterrizarán en Canadá este mismo sábado. “Estos dos hombres han vivido una prueba espantosa durante más de un millar de días. Han demostrado determinación, gracia y resistencia en cada momento, y son una fuente de inspiración para todos nosotros”

El regreso de Meng, de un lado, y de “los dos Michaels”, como se les conocía popularmente, por otro, pone fin a casi tres años de negociaciones entre bambalinas entre China, por un lado, y Estados Unidos y Canadá por otro, en un caso que ha deteriorado las relaciones entre los dos bandos a niveles que no se habían registrado en décadas.

El caso había estallado el 1 de diciembre de 2018, cuando Meng, hija del fundador de Huawei Ren Zhengfei, quedó detenida por las autoridades canadienses a petición de las de EE. UU, mientras hacía escala en la ciudad de Vancouver de camino a México. El Departamento de Justicia en Washington la acusaba de haber intentado engañar al banco HSBC para permitir que Huawei pudiera saltarse las sanciones estadounidenses contra Teherán, y reclamaba a Ottawa su extradición.

Pekín montó en cólera ante lo que percibió como un ataque politizado contra una de sus empresas punteras en el sector tecnológico y líder en el área del 5G, un intento especialmente doloroso entre los muchos de Estados Unidos por impedir el auge de China. Apenas dos días más tarde, en represalia, los dos canadienses resultaban detenidos como sospechosos de espionaje. Kovrig, antiguo diplomático y que en el momento de su arresto trabajaba para la ONG especializada en resolución de conflictos Crisis Group, quedó encarcelado en Pekín. Spavor, un empresario especializado en intercambios culturales con Corea del Norte, fue detenido en su domicilio en Dandong, en la frontera entre ese país y China.

Spavor había sido sentenciado en agosto a once años de cárcel por espionaje y entrega de secretos de Estado a fuerzas extranjeras. Kovrig había sido juzgado en marzo pero se encontraba aún a la espera de sentencia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Canadá y Estados Unidos siempre calificaron los arrestos de los dos canadienses como “arbitrarios”. Los diplomáticos chinos siempre declararon, hasta el último momento, que los casos no guardaban relación alguna con la detención de Meng, retenida bajo arresto domiciliario en una de sus mansiones en Vancouver. El 3 de septiembre, el Ministerio de Exteriores en Pekín insistía en que “el incidente de Meng Wanzhou y los casos de Michael Spavor y Michael Kovrig son de naturaleza totalmente diferentes… Se han sensacionalizado los casos aislados de los ciudadanos canadienses y se ha acusado falsamente a China de detención arbitraria”.

El nudo gordiano se deshizo cuando el Departamento de Justicia estadounidense llegó a un acuerdo con Meng, por el que la ejecutiva quedaba en libertad a cambio de reconocer públicamente la comisión de actos indebidos de menor importancia. La liberación de la directora financiera, y de los dos canadienses, representa una rama de olivo entre Washington y Pekín. Abre, quizá, la puerta a un cierto reseteo en las relaciones entre los dos rivales, tras un deterioro generalizado en sus lazos durante los cuatro años de mandato de Donald Trump y que no había mejorado tras la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden.

El acuerdo, y su rápido desenlace, se ha dado a conocer precisamente en el día en el que Biden celebraba una cumbre en la Casa Blanca con los miembros del Quad, la asociación informal de seguridad compuesta por EE. UU., Japón, Australia e India y que Pekín percibe como una alianza para limitar su influencia en la región de Indo-Pacífico. Llegaba también una semana después de que se anunciara un pacto de defensa entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido que incluirá, entre otras cosas, la dotación de submarinos nucleares para Canberra. El pacto, conocido como Aukus, permitirá reforzar la influencia estadounidense en Asia-Pacífico y ha recibido duras críticas de China, que lo considera como un nuevo acto hostil.

El pacto entre la fiscalía estadounidense y Meng estará en vigor hasta diciembre de 2022, y hasta entonces Estados Unidos podrá reactivar, si lo considera necesario, el proceso judicial. Si para esa fecha no ha habido denuncia del acuerdo, el caso se considerará definitivamente finalizado. Pocas horas después de la retirada de cargos, los jueces canadienses ponían fin formal al proceso de extradición de la ejecutiva china.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.




Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.
Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco