Embajador estadounidense admite que petición a Ucrania fue ‘quid pro quo’



Washington, D.C. – El embajador estadounidense ante la Unión Europea, Gordon Sondland, afirmó hoy, miércoles, que no debe haber duda de que el interés del presidente Donald Trump era condicionar una reunión oficial en la Casa Blanca para que Ucrania iniciara investigaciones contra opositores políticos.

Aunque dijo que no tuvo una respuesta oficial del gobierno de Trump, Sondland afirmó estar convencido de que la Casa Blanca frenó la entrega de una asistencia militar de $391 millones a Ucrania en espera de que el gobierno de dicho país emitiera una declaración comprometiéndose a investigar la empresa de gas Burisma, de cuya junta de directores formó parte el hijo del exvicepresidente Joseph Biden, y la teoría infundada de que ese país de Europa del Este interfirió con las elecciones estadounidenses de 2016.

Biden es uno de los principales aspirantes demócratas a la Casa Blanca.

“Todos estaban al tanto, no era secreto”, indicó Sondland, con respecto a la condición de se pusieran en marcha las investigaciones antes de concederle al presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky, una reunión en la Casa Blanca con el presidente Trump.

Sondland sostuvo que de cara a resolver sus demandas y dudas sobre el gobierno de Ucrania, el propio presidente Trump dio instrucciones para que se hablara con su abogado personal, Rudolph Giuliani, quien también estaba en conversaciones con el gobierno electo de Zelensky.

Giuliani “demandó que Ucrania hiciera una declaración pública anunciando investigaciones de la elección de 2016, el servidor del Comité Central -del Partido Demócrata de EE.UU.-, y Burisma”.

Aunque Sondland sostuvo que lidiar con Giuliani para un asunto oficial diplomático no era lo que querían, consideró que los funcionarios del gobierno de Trump -en particular el entonces enviado especial a Ukrania, Kurt Volker, el secretario de Energía, Rick Perry, y él-, no tuvieron otra opción, ni consideró que “en ese momento” era indebido.

Puedes ver la vista pública en vivo: 

“Según la dirección del presidente, nos enfrentamos a una opción: podríamos abandonar los esfuerzos para programar la llamada telefónica de la Casa Blanca y la (reunión en) la Casa Blanca entre los presidentes Trump y Zelensky, lo que sin duda era un interés de política exterior, o podríamos hacerlo que el presidente Trump había ordenado y “hablar con Rudy”. Elegimos el último curso, no porque nos gustara, sino porque era el único camino constructivo abierto para nosotros”, comentó Sondland.

Según Sondland, estuvo en comunicación con el secretario de Estado, Mike Pompeo y la Casa Blanca en torno a los reclamos que se le hacían al gobierno ucraniano, que a su juicio eran investigar la teoría – infundada, según diversas autoridades-, de que Ucrania intervino con las elecciones estadounidenses de 2016 a través del Partido Demócrata de EE.UU. y a la empresa de gas Burisma.

“Sé que los miembros de este comité con frecuencia han enmarcado estos problemas complicados en forma de una simple pregunta: ¿hubo un  ‘quid pro quo’? Con respecto a la llamada solicitada de la Casa Blanca y la reunión en la Casa Blanca (que quería el gobierno de Ucrania), la respuesta es sí”, indicó Sondland.

El embajador estadounidense, un contribuyente de la campaña del presidente Trump, sostuvo que entre julio y agosto, cuando sabía que se condicionaba la reunión en la Casa Blanca con Zelensky, se enteró que también se estaba frenando la asistencia militar de $391 millones a Ucrania.

La asistencia militar a Ucrania fue liberada el 11 de septiembre, dos días después de que la Cámara de Representantes estadounidense abrió la investigación en torno a un posible proceso de destitución en contra del presidente Trump.

La reunión en la Casa Blanca entre Trump y Zelensky no se ha llevado a cabo.

El Comité de Asuntos de Inteligencia escucha esta mañana el testimonio de Sondland, quien está en el medio del escándalo de los esfuerzos del presidente Trump por condicionar a Ucrania ayuda militar y una reunión oficial a que el nuevo gobierno de ese país iniciara investigaciones contra opositores políticos.

Previo a su declaración, el embajador Sondland había sido implicado en por lo menos dos instancias en que admitió que el presidente Trump condicionaba una reunión en la Casa Blanca con el presidente de Ucrania a que se cumpliera con “las investigaciones” solicitadas.

Por un lado, Sondland habría mencionado en una reunión con funcionarios ucranianos en la Casa Blanca, el pasado 10 de julio, que el presidente Trump esperaba por las investigaciones antes de autorizar una reunión oficial con Zelensky.

Además, el funcionario de la embajada estadounidense en Kiev, David Holmes declaró a puerta cerrada que Sondland habló de ese asunto por teléfono con el presidente Trump, a viva voz en un restaurante, un día después de la llamada telefónica del 25 de julio en que el inquilino de la Casa Blanca le pidió de favor a Zelensky las investigaciones contra los Biden, Burisma y la teoría conspiratoria de la intervención de Ucrania en las elecciones estadounidenses de hace tres años.

El Comité de Asuntos de Inteligencia de la Cámara deRepresentantes de Estados Unidos tiene a su cargo la investigación formal para determinar si se pone en marcha un proceso de destitución en contra del presidente Trump, por abusar de su poder o tratar de sobornar al gobierno de Ucrania para su beneficio político.

Además de Sondland, esta tarde declarará ante el Comité de Asuntos de Inteligencia Laura Cooper, subsecretaria adjunta del Departamento de Defensa y quien declaró que Ucrania cuestionó en agosto porqué se retrasaba la asistencia militar, que alcanzaba $391 millones.

También tiene previsto testificar el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, cuyo testimonio fue solicitado por los republicanos

El martes, dos funcionarios de la Casa Blanca con responsabilidades en el tema de Seguridad Nacional describieron como impropia e inusitada las solicitudes de investigaciones que le hiciera el presidente Trump al presidente ucraniano.

El teniente coronel Alexander Vindman, director de Asuntos Europeos en el Concilio de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, y Jennifer Williams, asesora especial para Europa y Rusia en la oficina del vicepresidente de Estados Unidos, testificaron en audiencia pública del Comité de Asuntos de Inteligencia principalmente sobre la conversación del 25 de julio entre Trump y Zelensky, la que escucharon como parte de sus funciones oficiales.

“La llamada me preocupó, lo que escuché fue incorrecto e informé mis preocupaciones…Es impropio que el presidente de los Estados Unidos exija a un gobierno extranjero investigar a un ciudadano estadounidense y opositor político”, indicó Vindman – quien, a puerta cerrada, ya había adelantado su alarma por las expresiones de Trump del 25 de julio – en una audiencia pública del Comité de Asuntos de Inteligencia.

Williams, por su parte, declaró que la conversación del 25 de julio entre Trump y el presidente de Ucrania fue “inusual”, pues “involucró discusiones sobre un asunto doméstico”.

Vindman también dio detalles de una reunión del 10 de julio en la Casa Blanca con funcionarios ucranianos en la que el embajador ante la Unión Europea, Gordon Sondland, habló del requerimiento de “las investigaciones” como condición para una reunión oficial entre Trump y el presidente de Ucrania.

El entonces asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, terminó la reunión molesto con las expresiones de Sondland, según Vindman.

Sigue las incidencias:


En  la tarde, el exenviado especial a Ucrania Kurt Volker confirmó que también escuchó en la reunión del 10 de julio a Sondland hacer comentarios sobre las investigaciones solicitadas por el presidente Trump.

En su testimonio, Volker reconoció que debió haber entendido que  el interés en investigar a la empresa de gas ucraniana Burisma, en cuya junta de directores estuvo Hunter Biden, iba a verse como un esfuerzo en contra del exvicepresidente Biden.

“Los vi como (asuntos) muy diferentes”, dijo, al señalar como apropiada una investigación de Burisma como parte de una pesquisa de corrupción que mostrara  a Trump el interés del gobierno de Zelensky en hacer reformas, pero como inaceptable una petición para investigar a Biden.

Mientras, Tim Morrison, exasesor del Concilio de Seguridad para temas de Rusia y Europa y quien fue supervisor del teniente coronel Vindman de julio a octubre, también escuchó la conversación telefónica del 25 de julio y dijo que no le pareció impropia la conducta de Trump en esa ocasión. Pero, reconoció que si temió como se percibiría esa llamada telefónica en el ambiente político de Washington.


Source link

Be part of our affiliated companies and receive a 20% discount.
www.onevirtualoffice.com
www.be1radio.com
www.rmcommunik.com
www.beonegroup.ca

Need Help?
Let our experienced staff help with virtual helpdesk. click for details.

Services:
– Laptop and Desktop Repair
– Virus and Malware Removal
– Computer Tune-up
– Remote Assistance
– Data Backup
– Data Recovery
– File Transfer and Sharing
– Hardware Diagnostics
– Antivirus Installation
– Software Installation
– Hardware Upgrades
– New System Setup
– Printer Troubleshooting
-Webmaster,hosting,Logo , Graphic design
-Social media Management
– Networking
– Install Windows Operating System (10, 8, 7, Vista and XP)

Business & Residential Toll Free: 1-800-432-1475 | Direct: (438)488-3296

About rasco

Be Happy the future is friendly.
Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco