Estudio global revela que un tercio de encuestados cree que su visión deterioró desde el inicio de COVID-19

En el marco del Día Mundial de la Visión que se celebró el pasado 14 de octubre, Johnson & Johnson Vision reveló los resultados de su encuesta global sobre salud ocular.

La encuesta revela que más de un tercio de encuestados cree que su visión se ha deteriorado desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, a pesar de reconocer esto, 70% de los encuestados dijo que no planea programar un examen ocular en el próximo año. Se espera que la mitad de la población mundial sea miope para el año 2050, con cerca de mil millones de personas que tendrían alta miopía.

A menudo diagnosticados entre los 8 y los 12 años de edad, los niños pequeños que resultan con miopía son más vulnerables a desarrollar alta miopía. Aunque tres de cada cuatro (75%) padres creen que hacerse un examen de ojos es más importante para sus hijos que para ellos mismos –la mayoría (63%) de los padres indican que están preocupados de que sus hijos sean diagnosticados con miopía–, solo un cuarto (27%) planea programar un examen anual de ojos para sus hijos.

La Encuesta Global de Salud Ocular de J&J Vision fue conducida en línea entre julio y agosto de 2021 por The Harris Poll, expertos en sondeos de investigación del público y analítica. Participaron más de 16 mil adultos mayores de 18 años en Brasil, Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia, Alemania, Corea y Rusia.

El reto de la miopía

La miopía a veces es llamada “visión corta” pero es mucho más que eso. Es un padecimiento crónico y progresivo que representa la mayor amenaza a la salud visual del siglo 21. Se espera que la mitad de la población mundial sea miope a 2050, con cerca de mil millones de personas que tendrían alta miopía. A menudo diagnosticados entre los 8 y los 12 años de edad, los niños pequeños que resultan con miopía son más vulnerables a desarrollar alta miopía y pueden tener mayor riesgo de padecimientos que amenazan la visión en etapas más avanzadas de la vida.

Aunque tres de cada cuatro (75%) padres creen que hacerse un examen de ojos es más importante para sus hijos que para ellos mismos –la mayoría (63%) de los padres indican que están preocupados de que sus hijos sean diagnosticados con miopía–, solo un cuarto (27%) planea programar un examen anual de ojos para sus hijos.

Curiosamente, uno de cada cuatro participantes indicó que está más preocupado sobre cómo se ven sus ojos que por la salud misma de estos. Además, cerca de 30% de los participantes indicó que cambiaría el color de sus ojos por un día si pudiera.


Source link

About Rossana Marquez

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco