Fallece Nildín Comas Matos | El Nuevo Día


La comunicadora y consejera profesional Nildín Comas Matos falleció hoy a los 71 años, según anunció la página de Facebook del Canal 13.

Son muchos los amigos de la también exprofesora del Recinto de Bayamón de la Universidad de Puerto Rico que lamentan su partida y recuerdan su jovialidad y las anécdotas que compartían y la hacían una persona única y especial.

Por este motivo reproducimos de manera íntegra la última entrevista que concedió a El Nuevo Día el 27 de marzo de 2016.

Consejera de la felicidad

Al celebrar 40 años de dar servicios de orientación y consejería, Nildín Comas afirma que la felicidad es una posiblidad, no una quimera

Por Mildred Rivera Marrero

Probablemente, quienes la han visto en la televisión por las pasadas dos décadas, o han recibido los servicios de consejería a lo largo de los 40 años que lleva ejerciendo su profesión, no imaginan el principio de todo: una insatisfacción con ella misma.

Cuenta que la descubrió el día que la presentaron como directora del Programa de Orientación y Consejería del entonces Colegio Universitario Tecnológico de Bayamón. No tuvo química con algunas de las personas que la presentaron y cuando salió de allí hizo una introspección buscando la razón de aquel sentimiento y visitó a un amigo sicólogo.

“Algo pasó allí que descubrí que yo no era feliz y que tenía un problemón con mi autoestima”.

He estado cuarenta años diciéndole a la gente que para ser feliz no hay que reírse a carcajadas o darse cuatro juanetazos, sino que la felicidad se construye”, asegura la consejera.

De hecho, su incursión en la televisión fue resultado de otra insatisfacción. Le gustaba su trabajo en la institución de educación universitaria, pero quería algo más, quería llegar a más personas, ayudar en temas más profundos y trascendentales. Un día de esos que no fue tan bueno, recordó un programa que había visto en la televisión en Costa Rica en el que una muchacha ofrecía consejos. “Ella tenía algo que yo no tenía porque era bella. Pero yo tenía el don de la palabra”, así que se animó y esa noche escribió una propuesta para hacer un programa de televisión y al día siguiente lo envío al Canal 6 junto con un cassette que había grabado sobre la autoestima. Se lo envió al entonces presidente, Jorge Inserni, y este la llamó esa misma noche para citarla. Unas 24 horas más tarde estaba contratada para comenzar el programa “Escenario para la vida”, que duró cinco años en el aire y a través del cual llegó a todo Puerto Rico.

Ya antes había colaborado en un programa de radio que dirigía la periodista Nasha Rivera en la emisora 11Q.

Al analizar su estancia en el canal del gobierno, comenzó el programa “Vivencias”, en el Canal 13, el cual se transmitió hasta el año pasado.

Vocación de servicio

Ahora que mira hacia atrás, Nildín conecta puntos lejanos de su historia personal que, juntos, revelan una línea continua de vocación para el servicio. Mucho antes de estar en radio y televisión, de tener una ocina propia o de escribir una sola línea de los

libros publicados, siendo muy joven, Nildín sintió un llamado en la iglesia del pueblo de Cabo Rojo. A los 18 años, mientras estudiaba en la Universidad Católica en Ponce y se hospedaba en la Residencia de la Hermanas de Fátima, le dijo a la madre superiora que quería ser monja, aspiración que no evolucionó cuando le descubrieron cáncer de tiroides, el primero de muchos diagnósticos médicos que ha tenido a lo largo de su vida.

Entonces, enfocó su vocación en su profesión y los contratiempos que ha enfrentado han esculpido una existencia de lucha y de esperanza que se reflejan en todo lo que hace, incluyendo los libros, los talleres que ofrece en su cocina desde el año pasado y su página en Facebook “Mi escuelita para ser feliz” .

A sus 68 años, continúa luchando para que esos obstáculos no definan su vida, pero, en esta etapa, reconoce que hay que hacer unas negociaciones con el universo. No para abandonar los sueños y lo que le gusta hacer, sino para tener la paciencia de realizarlo, a un paso más lento.

“Los mayores, lo primero que tienen que trabajar es con aceptar el proceso de crecimiento y desarrollo. A mí me pasa. Los adultos mayores tenemos que aceptar nuestras circunstancias, tenemos que aprender que, en mi caso, lo que yo hacía en la computadora en un día, ahora me toma tres días”, explica Nildín, quien tiene un diagnóstico de artritis reumatoide.

Pero está muy lejos de enganchar los guantes. Comenzó a escribir un nuevo libro, continúa organizando talleres y ejerciendo la profesión en su casa, colabora con un programa radial una vez al mes y semanalmente elige cuatro o cinco números de teléfono de su libreta para llamar a algunas personas.

Cuando se le preguntó por qué continúa tan activa, dice: “Porque yo tengo un compromiso con la gente. ¿Cómo, si yo descubrí cómo ser feliz, no lo voy a compartir con otros? Yo estoy convencida de que la autoestima es el primer paso para ser feliz y para ser productivo”.

“He estado cuarenta años diciéndole a la gente que para ser feliz no hay que reírse a carcajadas o darse cuatro juanetazos, sino que la felicidad se construye”.


Source link

Be part of our affiliated companies and receive a 20% discount.
www.onevirtualoffice.com
www.be1radio.com
www.rmcommunik.com
www.beonegroup.ca

Need Help?
Let our experienced staff help with virtual helpdesk. click for details.

Services:
– Laptop and Desktop Repair
– Virus and Malware Removal
– Computer Tune-up
– Remote Assistance
– Data Backup
– Data Recovery
– File Transfer and Sharing
– Hardware Diagnostics
– Antivirus Installation
– Software Installation
– Hardware Upgrades
– New System Setup
– Printer Troubleshooting
-Webmaster,hosting,Logo , Graphic design
-Social media Management
– Networking
– Install Windows Operating System (10, 8, 7, Vista and XP)

Business & Residential Toll Free: 1-800-432-1475 | Direct: (438)488-3296

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco