Saturday , 26 May 2018

«First Dates» rompe otro tabú y presenta al primer aspirante transexual

First dates «First Dates» estrena la semana en la que superará su programa número 550. Pocos formatos son capaces de llegar a estas cifras sin despeinarse, pero el caso del programa de citas presentado Carlos Sobera es diferente. La búsqueda del amor es un combustible que no se acaba nunca, y siempre habrá solteros que quieran dejar atrás su soltería, por lo que no sería descabellado que acabasemos viendo al restaurante del amor celebrar los mil o dos mil programas. Los primeros en comparecer la noche de este lunes fueron Cristina y Santi, dos alicantinos cuarentones que buscaban superar sus divorcios comenzando una nueva relación. Desde el principio se vio la complicidad entre los dos comensales, que incluso fueron capaces de hablar y discrepar de política sin enfadarse. Mientras que Cristina era simpatizante de Ciudadanos, Santi simpatizaba con el PP, especialmente en lo que se refería a la política alicantina. La política se agotó pronto y la conversación prosiguió agradable, hasta que finalmente el deselance fue el que cualquier hubiese pronosticado: los comensales decidieron volver a verse para afianzar su relación. De entre los habituales personajes extraños que suelen pasar por «First Dates», y aunque en el programa de este lunes los concursantes fueron bastante discretos, hasta el propio Sobera se sorprendió con la historia de Antonio, un sevillano de 36 años con tres hijos y que vive con ellos y su exmujer algo que, asegura, no le gusta demasiado a las chicas con las que queda. A Aniela, una italiana de 40 años, tampoco parecía hacerle mucha gracia el tema. La cena fue agradable y sin duda los dos se cayeron bien, pero al final, con la recurrente excusa de que «no hubo chispa» rehusaron tener una segunda cita con la otra persona. En el programa de este martes el programa rompió un nuevo tabú llevando por primera vez a una persona transexual al programa. Jack, un barcelonés de 21 años, que a pesar de haber nacido mujer hace año y medio empezó a hormonarse para hacerse hombre. Su voz, su cara y su musculatura eran las de un hombre, y nadie hubiera pensado lo contrario. El joven se sinceró totalmente con Sobera y le contó los miedos que tenía a la hora de ser aceptado por la otra persona. Por eso, quiso dejarle una nota a su comensal para que este supiese a qué se enfrentaba antes de sentarse a cenar. Sobera animó al joven y le animó a confiar en la tolerancia de su pareja. Tuvo suerte Jack, pues la aspirante que le tocó aceptó con mucha naturalidad su condición. Alba, de 22 años, rompió otro tabú al reconocer sin problema que era virgen y al reivindicarse como feminista desde el primer momento. La cita fue agradable y los concursantes se cayeron bien. Jack le abrió su corazón y le contó su historia a Alba que no tuvo ningún reparo en aceptar la transexualidad de Jack, sino que quiso juzgarlo «por como es como persona». A pesar de que es posible que durante la cena haya nacido una bonita amistad, ninguno de los dos quiso tener una segunda cita. La razón fue otra vez la misma: faltó la chispa.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco