Friday , 19 October 2018

Flavio Briatore y Elisabetta Gregoraci ponen fin a sus once años de amor

Ha sido una de las parejas más perseguidas por los paparazis durante once años, nueve de ellos de matrimonio. Ahora llega a su fin la historia de amor del empresario Flavio Briatore (67 años), quien fue un «dios» en la Fórmula 1, y la espectacular modelo Elisabetta Gregoraci (37). Desde hace meses corrían rumores de separación, que ellos desmentían. Pero la clamorosa noticia al final ha sido adelantada en el semanario «Oggi»: el 23 de diciembre, firmaron un acuerdo de separación en el estudio milanés de Annamaria Bernardini de Pace, la abogada matrimonialista más famosa de Italia, que se ha limitado a manifestar lacónicamente: «El secreto profesional me obliga al silencio». Dicen que ha sido una separación consensuada, para no turbar la serenidad del hijo de la pareja, Nathan Falco (7). Por ello, Elisabetta seguirá viviendo en el Principado de Mónaco, aunque en una nueva casa muy cerca de la que compartía con el exmarido. La «bombástica» modelo -así la califican los medios italianos- y presentadora televisiva podrá contar con una sustanciosa pensión y no perderá sus participaciones en los locales nocturnos -los famosos Billionaire- abiertos por Briatore en varias ciudades del mundo. Además, se queda con un lujoso ático en Roma. Firmada la separación, Briatore y Gregoraci abandonaron juntos, a bordo del mismo coche, el despacho de la abogada. Aunque celebrarán como solteros la llegada del nuevo año en localidades diversas. Ella se ha ido a Miami, mientras Flavio Briatore, siempre exhibiendo riqueza, se montó en su avión privado, junto a su hijo Nathan, para dirigirse al resort de lujo, el Lion in the Sun, que abrió en el 2013 en Malindi (Kenia). En Twitter, publicó un vídeo en el que muestra su llegada a Malindi e imágenes del interior del avión, donde una azafata, también «bombástica», le sirve champán. Lo cierto es que a Briatore le ha gusta rodearse de las mujeres más bellas del mundo. En sus brazos tuvo, entre otras, a las modelos Heidi Klum, quien le dio un hijo, y Naomi Campbell. El final de un sueño «Que rest-il de nos amours?» (¿qué queda de nuestro amor?), cantaba Charles Trenet -lo hizo también en compañía de Francois Hardy-. «Bonheur fané, cheveux au vent, baisers bolés» (felicidad marchita, cabellos al viento, besos robados). Y quedan, por supuesto, muchas fotografías, ya que Briatore y Gregoraci formaron una pareja muy seguida. La pareja tenía 30 años de diferencia – REUTERS Treinta años había de diferencia. Ella, bellísima y conocida show girl, en 2006 declaró ante un juez en el marco del escándalo sobre «jóvenes gentiles» que se encontraban con políticos en sedes institucionales. Aquel mismo año, Flavio Briatore, director del equipo Renault de Fórmula 1, ganaba el campeonato del mundo con Fernando Alonso, tras haber hecho campeón a Michael Schumacher con Benetton. En esos tiempos de gloria del empresario comenzó su historia de amor con la calabresa Elisabetta, con primeras fotografías de ambos abrazados en el lujoso yate de Briatore, alto como una casa de tres pisos. Aquella espectacular embarcación fue confiscada años después por evasión fiscal. En esas fotos para el recuerdo no pueden faltar las de su boda de fábula, celebrada el 14 de junio 2008 en una iglesia de Roma, con la asistencia de políticos, deportistas, financieros y artistas. José María Aznar y Silvio Berlusconi también estuvieron presentes. Fue la boda del año. La novia vistió un fantástico vestido de Roberto Cavalli y pronunció estas palabras ante quien estaba considerado el soltero más deseado de Europa: «Quiero decirte gracias; siempre soñé un matrimonio de princesa y tú me lo has regalado». El sueño llega a su fin.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco