Wednesday , 22 November 2017

Frank Cuesta: «El animalismo está prostituido»

Frank Cuesta se hizo famoso por descubrir a los espectadores las especies más extrañas con su estilo desenfadado. Pero ahora, en su última aventura, «Wild Frank: Cazadores» (hoy en DMax a las 21.30), se convierte casi en un reportero para adentrarse en una cacería legal en Sudáfrica. «Este especial se acerca más al mundo del reportaje y el documental. Además, ahora él está en un momento muy maduro para adoptar este papel», destaca Carolina Cubillo, directora de la productora Molinos de papel, encargada del programa. «Frank es un testigo pero no un cómplice, ya que también da su opinión», añade. «Para criticar algo hay que ver realmente cómo es. Nos invitaron para explicar por qué se caza y lo bueno y malo que tiene. Yo odio la caza, pero se van a ver sus razones y yo las voy a respetar. Disfrutan con la experiencia, pero no con la sangre o con el sufrimiento», explica Frank Cuesta. De hecho, para los organizadores de cacerías es un negocio, ya que cobran unos 50.000 euros por abatir a un león y unos 10.000 por un búfalo. «El hecho de que yo no lo comparta no quiere decir que no sea necesario en algunos lugares. Hay animales como el rinoceronte que está a salvo por la caza. Y también hay lugares en los que los gobiernos no pueden proteger a los animales», subraya. Aunque sabían lo que iban a grabar, tanto el propio presentador como su equipo reconocen que hubo imágenes muy duras y algún momento en el que casi tienen que cancelar la grabación por la tensión que había en el ambiente. «Para los cazadores la foto con el trofeo es muy importante, es una cuestión de ego, y yo les estropeé el momento», puntualiza Cuesta. «Hay mucha hipocresía, a veces se critican cosas desde el ordenador. Luego te paras a pensar y todos nos sacamos fotos con un animal bonito y vas a Tailandia por ejemplo y muchos también son prisioneros», reflexiona. Wild Frank: La fiesta de las serpientes Tras esta entrega, visitará Italia en una serie de capítulos más folclóricos y divertidos. Aunque estos episodios también nos harán reflexionar sobre el tratamiento que se da a los animales en los circos. «Igual que con las cacerías, no hay que generalizar. Hay circos que cuidan a los animales más que un zoo», plantea. Tras viajar a decenas de países, el herpetólogo afincado en Tailandia reconoce que le gustaría trabajar en España, pero es muy complicado. «Es casi imposible grabar aquí. Fuera me premian y en mi país me ponen denuncias por estresar a uan serpiente y soy el tío de las chanclas», lamenta. «El animalismo está prostituido. Yo me llevo bien con el Seprona, pero me dicen “Si os dejamos luego nos van a dar por culo”. Yo entiendo por animalismo ir a limpiar el monte, ayudar. ¿Pero es eso o la foto?», reclama.«En el fondo somos muy paletos, flipamos con “El último superviviente” y no valoramos lo nuestro», concluye Cuesta.
Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco