Futbolistas manchados por la sombra de la violencia de género

El caso de Lucas Hernández, detenido la pasada madrugada por supuestamente haber golpeado a su novia, alarga la lista de futbolistas involucrados en casos de violencia de género y reabre el debate de la impunidad de los ídolos. En España, el caso más relevante es el de Rubén Castro, delantero del Betis que tendrá que ir a juicio después de que el juez encontrara indicios de delito en la denuncia interpuesta por su exnovia. Castro se enfrenta a cargos por siete delitos de malos tratos. Otro compañero del delantero, el argelino Kadir, fue denunciado por su pareja el pasado verano por haber sufrido malos tratos. El bético tuvo que declarar, aunque no fue detenido. El asturiano Juanele, internacional en la década de los 90, también fue acusado en 2015 de haber maltratado e insultado a su pareja. Los hechos sucedieron en la peluquería en la que trabajaba la mujer en Gijón, y fueron al parecer sus propias compañeras las que alertaron a los agentes que rápidamente se personaron en el lugar y detuvieron al futbolista. Mucho más reciente, y ya lejos de nuestras fronteras, es el caso de Agustín Rossi, flamante nuevo portero de Boca Juniors, denunciado por su expareja. «Tuve miedo a morir…», habría relatado la mujer durante su declaración. En Estados Unidos, la confesión de Josh Brown, jugador de fútbol americano, sobre el maltrato a su mujer no obtuvo una condena contundente por parte de su club. Al contrario, el apoyo al deportista dejó a un lado el delito, agravando la posición social de los aficionados cuando sus ídolos cometen un delito.
Deportes

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco