Juan Roig y el orgullo valenciano

Juan Roig soñaba de joven con ser jugador de baloncesto. Altura no le faltaba, pero sus aptitudes le alejaron de las canchas y le llevaron al mundo de la empresa. Hoy dirige una de las principales empresas del mundo, pero no ha olvidado su pasión por el baloncesto y ha podido resarcirse de aquella aspiración frustrada de juventud. El Valencia Basket, que este año celebra su trigésimo aniversario, volvió a convertirse el pasado fin de semana en el orgullo de los valencianos, aficionados o no al deporte de la canasta. El presidente de Mercadona sostiene con su patrimonio personal un club de élite que, bajo el lema de «la cultura del esfuerzo», compite al más alto nivel, arrastra a una afición ejemplar, genera cantera, fomenta los valores más sanos del deporte y ofrece la mejor imagen del pueblo valenciano. En tiempos como los actuales, marcados todavía por las heridas provocadas por la peor recesión económica de las últimas décadas, el papel del mecenazgo desempeñado por empresarios como Juan Roig ha llegado a lugares donde la Administración, endeudada hasta límites insospechados, no podía llegar. Y lo ha hecho en ámbitos que enriquecen verdaderamente a la sociedad como el deporte, la cultura o el fomento del emprendedurismo El Valencia Basket perdió este domingo una final, pero los valencianos ganaron una dosis de autoestima.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco