La bailarina Diana Soto desea abrir diálogos sobre las danzas de Oriente Medio



Desde que comenzó a estudiar y practicar danzas árabes hace siete años, la bailarina puertorriqueña Diana Soto se ha dedicado a compartir su conocimiento con el fin de abrir diálogos sobre las culturas de Oriente Medio.

El baile ha sido el vehículo que ha utilizado para ayudar a romper con los clichés y prejuicios que se tienen sobre el mundo árabe, específicamente sobre el belly dance, que es una de las danzas que practica y enseña. Precisa que son muchas las personas que llegan anualmente hasta su academia de baile Belly Dance para [email protected], en Cupey, atraídos por el vestuario de las belly dancers, porque les gusta como baila la colombiana Shakira o hasta por la telenovela “El Clon”. Aunque todas esas razones son válidas, Diana ayuda a contextualizar esas referencias porque -como bien recuerda- el belly dance “no salió de Hollywood ni de Party City”, sino que proviene de una cultura milenaria.

Con la intención de seguir compartiendo información y tender puentes entre bailarines y bailarinas nacionales e internacionales que practican danzas árabes, Diana Soto creó hace año y medio el festival Raks Caribe, que regresa este fin de semana en su segunda edición.

La primera vez que se realizó este evento fue en diciembre de 2017, a solo dos meses del embate del huracán María. En aquel momento, Diana dudó si celebrarlo, pero decidió hacerlo porque “necesitábamos una victoria y sentía que no podíamos seguir acumulando pérdidas”.

Más allá de un festival, el evento se convirtió en esa ocasión en un abrazo a Puerto Rico por parte de los y las bailarines internacionales que viajaron desde Estados Unidos con suministros y ayuda económica para la isla, en un claro gesto de solidaridad.

“Recuerdo que se hizo hasta una campaña de recaudación de fondos y se lograron recaudar $5,000 que ayudaron para darle becas a bailarines y para llevar ayuda a la comunidad Villas del Sol en Vega Baja”, rememora.

Después de esa primera experiencia no había duda de que había que repetir el evento. Esta vez, la respuesta ha sido aún mayor, ya que el festival reunirá en esta segunda edición sobre 60 bailarines y bailarinas provenientes de Líbano, Canadá, México, República Dominicana, Francia, Estados Unidos y Puerto Rico.

Las actividades para los participantes comenzarán hoy, viernes, con una conferencia magistral que dictará el bailarín libanés Simon Sarkis, conocido como “Lebanese Simon”. Diana, quien cuenta con una maestría de Investigación en Análisis Cultural de la Universidad de Ámsterdam, precisa que para ella es fundamental que más allá de los talleres que se ofrecerán, haya un componente educativo que visibilice otras historias y otras voces. “Estoy bien consciente de que yo no soy árabe y hago el mayor esfuerzo posible por actuar responsablemente. He viajado allá (Oriente Medio) y he traído esas vivencias para acá, pero siempre he querido que en el festival haya esa voz árabe porque me parece que eso es muy importante”, dice la artista.

La conferencia magistral de Sarkis girará en torno a la experiencia de ser árabe y artista profesional en el mundo occidental. “Este tipo de historias a mí me parece importante que las escuchemos porque a veces no se nos ocurre el impacto que puede tener el desconocimiento en otras personas. Pienso que la mayoría de la gente que comete actos de racismo no necesariamente lo hace porque son racistas, es porque no tenemos esa conciencia, esa educación. Pero la ignorancia tampoco debe ser excusa, entonces es cómo buscar crear las formas que posibiliten encuentros y diálogos. Esa es una de las metas del festival”, agrega, quien el año pasado ofreció por primera vez en el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico el curso “Humanidades en acción: Danzas del Medio Oriente”.

El espectáculo

Otro componente fundamental del festival es el espectáculo central, el cual está abierto al público general y que se llevará a cabo mañana, sábado, a las 7:00 p.m., en la escuela Libre de Música de Hato Rey. El público disfrutará de 11 presentaciones, entre ellas ocho grupales y tres solos.

“El show pretende hacer la danza accesible al público puertorriqueño en general. Hay una curaduría de mi parte para manifestar toda la diversidad que tienen estas danzas porque muchas veces lo que recibimos es solamente la punta del iceberg, sea por lo que nos llega de los medios o por lo que vemos en un restaurante. La experiencia del restaurante es bien chévere y no la quiero desacreditar porque es muy auténtica, pero no se limita a eso. Hay todo otro ‘range’ de posibilidades. Desde danzas folclóricas por país que pueden variar mucho hasta todo el mundo de las fusiones y cómo la gente usa este lenguaje de movimiento para hacer arte, para contar historias, reflexionar sobre procesos, para entender sentimientos y eso es algo que realmente uno solo lo puede ver con esa suspensión de la realidad que provee el teatro”, explica Diana.

Las escuelas de baile de Puerto Rico que participarán del festival son Mirácula, dirigida por Arish Lam, Al Nujum Dancers, Latin Belly Dance Company, Elsa y Nailah Dance Company y Belly Dance Para [email protected]

Habrá, a su vez, una presentación especial con varios bailarines y bailarinas puertorriqueños que han preparado una coreografía a distancia con la canadiense Florence Leclerc. También habrá un junte entre bailarines de Puerto Rico, República Dominicana y Estados Unidos que serán dirigidos por la coreógrafa puertorriqueña radicada en Francia, Mia Sha’uri. Diana, a su vez, adelanta que el festival servirá para el debut del grupo TRIAD, compuesto por ella, Mia Sha’uri y la mexicana Luna Poumian.

“Es bien emocionante poder facilitar este tipo de intercambio”, expresa la creadora de Raks Caribe, quien también presentará un solo titulado “La luz antes del alba”, donde fusionará la danza árabe con danza contemporánea y elementos teatrales. Los otros solo a presentarse serán de los maestros invitados, Lebanese Simon y Florence Leclerc.

Un festival variado y plural

Esta segunda edición del festival, cuyo nombre raks significa danza en árabe, está inspirado en los dos meses que Diana Soto pasó en Beirut, donde estuvo entrenando el año pasado. Precisa que ese viaje le hizo ver “la pluralidad de lo árabe”, que es lo que desea lograr con Raks Caribe.

“Una de las cosas que pasan cuando nos enfrentamos a algo que es diferente es que lo reducimos a una sola cosa para poder entenderlo y esto es un fenómeno psicológico humano. Y pues, quizás como esta es el área que he decidido moverme, pues mi misión particular es ayudar a que la gente vea toda la riqueza que en verdad existe (en Oriente Medio)”, dice para luego abundar sobre todo lo que representa el belly dance.

Señala que esta danza muchos la asocian únicamente con algo sensual y alegre, y es cierto, pero también es una danza que puede manifestar pérdida, que es uno de los temas que trabajará en una de las piezas a presentar en el festival.

“Hay un registro emocional bien amplio y eso es parte de lo que yo sentía cuando viví en Beirut esos dos meses”, indica la bailarina y coreógrafa, a quien también le interesa que el público vea y comprenda la modernidad del mundo árabe para así romper con esa “versión de Aladino” que se tiene sobre lo árabe.

Por estas razones Raks Caribe contará con una amplia representación de danzas árabes, entre ellas baladi (que pertenece al folclor) y raks sharki (danza árabe más clásica). También habrá solos de tambores y una gama de fusiones.

Para Diana, que comenzó a practicar danzas árabes luego de haberse formado en danza contemporánea y flamenco, este otro movimiento le ha dado “libertad y un gusto por la alegría por la belleza de la vida”. Además, le ha enseñado a fluir porque una de las características de la danza y la música árabe es precisamente la improvisación. “El momento cúspide de la danza y la música árabe es el tarab, que es ese momento donde conectas con algo más grande que tú y te transportas”, afirma con una amplia sonrisa.

Ese gusto y pasión por esta danza es la que desea seguir compartiendo con el público de Puerto Rico, donde lo árabe está tan presente. “Aquí lo árabe viene por el lado de España porque los árabes estuvieron 700 años en Iberia y ahí lo tenemos a través de la música, la danza, las palabras. Todos hemos oído eso de almohada, alcoba… Así que ahí hay una herencia compartida. También por África porque gran parte del mundo árabe se encuentra en África”, dice para luego señalar la gran comunidad árabe que existe en el país desde la década del 50.

“Mi invitación es a entender la cultura de Puerto Rico en un espectro mucho más amplio que le dé voz también a todos estos grupos que también están aquí y que quizás están aislados. En este caso estoy hablando de la cultura árabe y árabe boricua, pero están también los chinos y de otros países. Puerto Rico es parte del mundo globalizado y aquí hay mucha diversidad y creo que eso es rico, interesante y hay unas conversaciones ahí que debemos tener”, propone la también gestora cultural, quien a través del movimiento sigue creando diálogos solidarios con los que ayuda a romper prejuicios y abrazar la diversidad.


Source link

Be part of our affiliated companies and receive a 20% discount.
www.onevirtualoffice.com
www.be1radio.com
www.rmcommunik.com
www.beonegroup.ca

Need Help?
Let our experienced staff help with virtual helpdesk. click for details.

Services:
– Laptop and Desktop Repair
– Virus and Malware Removal
– Computer Tune-up
– Remote Assistance
– Data Backup
– Data Recovery
– File Transfer and Sharing
– Hardware Diagnostics
– Antivirus Installation
– Software Installation
– Hardware Upgrades
– New System Setup
– Printer Troubleshooting
-Webmaster,hosting,Logo , Graphic design
-Social media Management
– Networking
– Install Windows Operating System (10, 8, 7, Vista and XP)

Business & Residential Toll Free: 1-800-432-1475 | Direct: (438)488-3296

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco