Wednesday , 17 October 2018

La boda del Sha de Persia y Soraya Esfandiary, el día que nació «la princesa de los ojos tristes»

Fue una boda digna de el Sha-an-Sha, rey de reyes. Tras un primer divorcio de la princesa Fawzia de Egipto, Mohammed Reza Pahlavi volvía a contraer matrimonio en búsqueda de una mujer que le diera un heredero varón. Era 12 de febrero de 1951 y la elegida una bella joven de 19 años, hija de una alemana y de un jefe de tribu iraní, llamada Soraya Esfandiary. Después de ese día, todos la conocerían como «la princesa de los ojos tristes». Pahlavi eligió a su segunda esposa a través de una fotografía. No hubo un noviazgo largo, ni quinielas de quién diseñaría el vestido de la novia. Los novios se vieron una vez y ella dijo «sí» tras recibir un impresionante diamante de 22 quilates. Fijaron el 27 de diciembre como fecha para la ceremonia, pero se vieron obligados a posponerla tras enfermar la novia de fiebres tifoideas. El enlace se celebró en el palacio de Golestán, en Teherán. Desde primera hora de la mañana, una flota de aviones sobrevolaba la capital iraní lanzando impresos de felicitación y una multitud celebraba en las calles la boda real. El Sha de Irán junto a la emperatriz SorayaSoraya Esfandiary llegó al palacio en una limusina, vestida con un exclusivo vestido de Christian Dior de lamé plateado, adornado con seis mil diamantes y un millón y medio coquíes, además de más de veinte mil plumas blancas. El diseño pesaba más de 20 kilos, y la novia tenía serios problemas para caminar. Un drama que, años más tarde, viviría otra futura primera dama, también con un pesado vestido de Dior, y también destinada a lucir un rictus serio. La futura emperatriz se tapaba del frío invierno iraní con una chaqueta, una capa y el velo, que mantuvo puestos durante una ceremonia tradicional en la que no hubo ni intercambio de anillos ni beso entre los novios. Una vez convertida en la esposa del Sha, Soraya se quedó solo con su vestido y añadió como adornos las joyas de la corona persa. «Sacrifiqué mi propia felicidad» El Sha y la emperatriz Soraya estuvieron juntos siete años, en los que todo intento de concebir un heredero fueron infructuosos. En 1958, Pahlavi anunciaba entre sollozos su divorcio. Su esposa describía la decisión como «un sacrificio de mi propia felicidad». La emperatriz recibió el título de princesa Soraya de Irán y una pensión vitalicia, y se mudó a Europa para vivir el resto de su vida. A pesar de todos los romances que mantuvo -y los que se dijo que mantuvo-, «la princesa de los ojos tristes» siempre se refirió al Sha de Persia como «mi marido». «Lo amé desesperadamente, pero al final venció la razón de Estado», afirmó en una ocasión. La princesa Soraya falleció en 2001 en su casa de París a los 69 años. Tras su muerte, se subastaron la mayoría de sus pertenencias, incluído su vestido de boda. Por su parte, Reza Pahlavi volvió a contraer matrimonio con Farah Diba, con quien tuvo tres hijos más (dos varones). Los regalos de boda Por su enlace, la pareja recibió regalos de gran valor. Uno de los más conocidos, el de Josef Stalin: un abrigo de visón valorado en 50.000 euros (unos cinco millones de riáis, la moneda utilizada en Irán por aquella época). El gesto del líder soviético causó revuelo entonces, ya que la Reina Isabel de Inglaterra no tuvo ningún obsequio de su parte cuando contrajo matrimonio con el duque de Edimburgo. En la lista de regalos también figuraba un jarrón de cristal valorado en 1.500 dólares del presidente Truman, dos candelabros de plata del Rey Jorge VI de Inglaterra, vinos de Francia, un piano de Austria, cestas de flores de Holanda y un traje regional de Pakistán.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco