La Fiscalía, a Oriol Junqueras: «La justicia no es una moneda de cambio»

la Fiscalía contratacó ayer los argumentos de Oriol Junqueras para salir de prisión y desmontó el trasfondo que subyace en su argumentación. Según el líder de ERC, su protagonismo político –ser diputado electo del Parlamento catalán y uno de los dos candidatos independentistas a presidir la Generalitat, el único no fugado– hace necesario suavizar su situación frente a la justicia y revocar su encarcelamiento preventivo, acordado para que no reitere en los delitos que le imputan. El Ministerio Público combatió en el Tribunal Supremo esa tesis: «La justicia no es una moneda de cambio», manifestó en la Sala de Recursos el fiscal del caso Javier Zaragoza, quien pidió que siga en prisión preventiva, y dejó claro que la posibilidad de que sea «president» «no puede suponer un salvoconducto para eludir la prisión o las responsabilidades penales». Con esa vehemencia se topó el líder de ERC, la segunda fuerza política independentista, que se agarra a un improbable giro judicial para vencer la pugna con Junts per Cataluña e imponerse a Carles Puigdemont, el otro candidato independentista a la investidura, quien continúa huido en Bruselas. Ayer, frente a los macizos muros del Tribunal Supremo, el diputado Gabriel Rufián admitió sin tapujos esa estrategia, que ERC camufla en público. «Si no vuelve Puigdemont, el plan B es Junqueras», expresó a los medios. Minutos después, en el mismo lugar, la también diputada de ERC Ester Capella insistió en que la primera opción es Puigdemont, evitando mojarse sobre la alternativa si el expresidente de la Generalitat no puede ser investido. En el interior del alto tribunal, Junqueras –vestido con vaqueros, zapatillas y una parka oscura, algo más delgado, pero sin un cambio significativo, según fuentes que le vieron en la Sala– se presentó como «un hombre de paz» que apuesta por el diálogo político y apeló a su condición de creyente. Así se expresó el líder de ERC en los breves minutos en los que tomó la palabra, autorizado por los tres magistrados de la Sala de lo Penal del Supremo que resolverán su recurso contra la prisión preventiva, una medida que permite encarcelar a un imputado que no ha sido juzgado para evitar que reincida o entorpezca la causa. Los miembros de la Sala de Recursos (Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alberto Jorge Barreiro) empezaron ya ayer a deliberar. Con esa carta de presentación, Junqueras trató de desligarse de cualquier posiblidad de violencia, a la que le vinculó el juez del caso, Pablo Llarena, cuando decidió mantenerle en prisión. El magistrado apreció riesgo de reiteración delictiva, el principal motivo por el que el líder de ERC continúa en prisión, y consideró que las consecuencias de que Junqueras insista en la rebelión podrían ser «graves e irreparables», igual que en el caso de Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, también en la cárcel. Representación política El juez imputa a Junqueras y a otros 27 líderes independentistas los delitos de rebelión, o sedición, y malversación, por alentar una insurrección empujando hacia la independencia por las vías ilegales, gastando dinero público en ese propósito ilícito, y enfrentando a la sociedad contra el Estado. El intercambio de argumentos lo abrió el abogado del propio Junqueras, el letrado Andreu Van den Eyden, quien buscó desvirtuar el riesgo de reiteración. La defensa también alegó que la prisión daña el derecho de representación política en dos direcciones: tanto para su cliente como para los catalanes que le han elegido diputado. Precisamente esa votación demuestra que el derecho no ha sido lesionado, rebatieron la Fiscalía y la acusación popular de Vox, quien apoyó que continúe en prisión. El abogado de Junqueras defendió que el exvicepresidente de la Generalitat ha apostado por las vías bilaterales, una referencia que pretende alejar Junqueras de una posible reedición del proceso independentista ilegal, o de una vía unilateral, que desobedecidó las resoluciones del Tribunal Constitución que encontró a su paso. Según la tesis de Junqueras, su proyecto se fundamenta en la negociación, la bilateralidad, y el acuerdo. Enfrente como una roca se ubicó la Fiscalía. El representante del Ministerio Público sacó a relucir el programa político de ERC al 21-D, para destacar que no incluye ninguna renuncia expresa a actuar fuera de la Constitución, el camino que eligió el secesionismo en el caliente otoño del pasado 2017. Junqueras, a quien el juez otorga un rol esencial en el plan secesionista, tampoco ha mostrado en ninguna cita judicial esa actitud. «En ninguna de sus múltiples declaraciones ha manifestado compromiso alguno con la legalidad constitucional, ni a hacer política y defender sus ideas por las vías constitucionales», rebatió, con estas palabras literales, el fiscal. Esta ausencia de renuncia al uso de las vías ilegales y de compromiso con la legalidad constitucional –que tampoco apareció ayer– confirma que el riesgo de reiteración es «evidente», expresó la Fiscalía en una nota de prensa. El Ministerio Público recordó que la actuación de los independentistas incluyó«comportamientos violentos», especialmente en el acoso a la Guardia Civil del 20 de septiembre y en el referéndum ilegal del 1 de octubre. En el plan secesionista ilegal, Junqueras no fue uno más, según la Fiscalía, sino que actuó como «promotor e impulsor», también de las movilizaciones que buscaron boicotear las actuaciones de la justicia y la Polícía. Esta acusación se sustenta en el documento Enfocats, la llamada hoja de ruta independentista, que fue hallada en el domicilio del número dos de Junqueras, Joan María Jové, y de la que ayer se desvinculó el encarcelado, y en la agenda que recoge todos los pasos del proceso secesionista.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco