La gaditana de 22 años que acabó Ingeniería con un 9,6: «Cuando estudias para aprender y no para aprobar te acuerdas de todo»

Con 8 años, Carlota Armillas no sabía lo que significaba la palabra «ingeniería» pero sí tenía claro que quería convertirse en una inventora. Conforme fue creciendo, ya en Bachillerato, se informó sobre las distintas carreras con las que podría encender su creatividad y descubrió la Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo de Producto, es decir, la rama que incluye procesos creativos y productivos desarrollados con tecnología. Al empezar la carrera descubrió algunas asignaturas de Ingeniería Mecánica (cálculo de estructuras, diseño de motores, etc) y le apasionó tanto que decidió hacer el doble grado en la Universidad de Cádiz. Se graduó con el mejor expediente: 9,6 de media. Sus impresionantes notas, más si se tiene en cuenta la complejidad del doble grado, tienen que ver, cuenta Carlota, con su amor por el aprendizaje. «Las notas tiene que ver con mi amor por saber, si estudias para aprender y no para aprobar los contenidos se quedan. No tenía intención de acumular buenas notas». Su expediente no solo le dio orgullo sino también reconocimiento. Carlota Armillas acaba de ganar el premio WONNOW, destinado a alumnas de carreras STEM (es decir, el acrónimo en inglés que agrupa a las Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) de universidades españolas. Este tipo de carreras, con alta empleabilidad tienen su costado negativo. Siempre se las ha identificado con carreras «para chicos». De hecho, en España, de acuerdo con los datos de la Sociedad de Mujeres Ingenieras, más del 20% de los graduados en ingenierías son mujeres pero solo 11% ejercen. A nivel, mundial, según un informe de la UNESCO, sólo el 35% de los estudiantes matriculados en las carreras vinculadas con STEM son mujeres, que representan un 28% de los investigadores en todo el mundo. «De pequeña recuerdo que mis padres me sugirieron que me pidiera un mecano para Reyes y yo misma me opuse porque lo veía como una cosa de chicos. Creo que el prejuicio y los convencionalismos hacen que muchas niñas a las que les gustan las ciencias y la tecnología acaben por no estudiar carreras relacionadas con esto. O incluso el hecho de no ver tantos referentes femeninos», cuenta Carlota que se alegra de que finalmente haya podido vencer los convencionalismos. Los premios WONNOW, entregados por CaixaBank y Microsoft, buscan reconocer el talento pero también el impulso a la presencia de mujeres en el ámbito de la tecnología y las ciencias desde el inicio de su carrera profesional. Aparte de Carlota, que recibió una dotación económica de 10.000 euros, se ha reconocido a otras 10 estudiantes, que tendrán acceso a una beca remunerada en CaixaBank y participarán en un programa de Microsoft. «Transmitir a las jóvenes la pasión por las carreras STEM y despertar su curiosidad por el mundo de la ciencia y la tecnología facilitará el acceso de más mujeres a la industria TIC, algo fundamental para garantizar la competitividad a largo plazo de España. En Microsoft creemos que el mejor talento debe ser diverso y que debe forjarse desde edades tempranas. Los premios WONNOW son un buen ejemplo de nuestro trabajo con empresas, asociaciones, entidades no lucrativas, redes de mujeres profesionales y, por supuesto, con instituciones educativas, para inspirar a niñas y jóvenes y demostrar que la tecnología y la ciencia no es un ámbito solo masculino», señaló Pilar López, presidenta de Microsoft España.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco