La mujer de «El Chicle»: «Lo dejé ir a ver al Madrid» la noche que desapareció Diana

La coartada que durante meses había mantenido al principal sospechoso de la desaparición de la joven Diana Quer a salvo de cualquier intervención policial se desmoronó este sábado cuando su mujer —también detenida por el caso en calidad de coautora— se quebró ante los agentes y confesó su mentira. En la Comandancia de la Guardia Civil de La Coruña, Rosario Rodríguez se enfrentó a un tenso interrogatorio que resultó ser revelador para la investigación y que podría abrir la puerta a la resolución de uno de los casos más mediáticos de los últimos tiempos. Sentada frente a los investigadores del caso Diana, este vecina de Rianxo dio marcha atrás para —según fuentes próximas confirmaron a ABC— recular en su declaración y reconocer que la noche de la desaparición de la madrileña su marido sí salió de casa. «Lo dejé ir a ver el partido del Madrid», indicó desmontando el testimonio de Enrique Abuín, alias «El Chicle». Este dato clave hace referencia al encuentro que el conjunto blanco disputó con motivo de la primera jornada de Liga en San Sebastián el 22 de agosto del año pasado, es decir, el mismo día en que se vio por última vez a Diana Quer a la altura del puente de San Antón, en A Pobra do Caramiñal. El partido dio comienzo a las 20:15 horas, si bien el rastro de la joven madrileña se perdió a las 2:44 de la madrugada, cuando abandonaba la verbena del pueblo tras participar en la Fiesta del Carme dos Pincheiros. La mujer de «El Chicle» y otros familiares avalaron la versión de que el acusado no salió de casa esa noche La actitud colaboradora de la esposa de Abuín, arrestada en calidad de coautora, descalabra la versión del principal sospechoso por la desaparición de la madrileña que —tal y como adelantó este medio en su día— fue identificado por los agentes a cargo de las pesquisas ya en el mes de noviembre de 2016. La colaboración de la mujer de «El Chicle» le valió la puesta en libertad a última hora del sábado, aunque las fuentes consultadas no pudieron determinar si lo hizo con cargos. Tras la declaración de Rosario Rodríguez, los agentes de UCO y Policía Judicial no ocultaban su satisfacción. Están convencidos de que este testimonio derrumba la coartada de Abuín para esquivar los indicios y pruebas que los agentes han venido enhebrando durante un año y medio de intensa y detallada investigación. Su trabajo empieza a dar resultados. Abuín, hombre clave A estas alturas de la investigación se sabe que «El Chicle» ha encabezado la nómina de sospechosos desde el primer día, por sus antecedentes por agresión sexual y porque había testigos que lo situaban a él y a su coche la noche de los hechos en A Pobra. La figura de Abuín centra la atención de los agentes desde diciembre del pasado año, pero cuando lo interrogaron él negó haber estado en A Pobra, y su mujer confirmó sus palabras. Y no solo ella: varios familiares corroboraron esta versión. Según todos ellos, «El Chicle» no había salido aquella noche de su pueblo. La UCO y la Policía Judicial de la Comandancia de La Coruña sabían que mentía, aunque no podían probarlo y eso llegó incluso a generar discrepancias. Había quienes pensaban que había que detenerlo sin esperar más y quienes dentro del equipo defendían la obtención de más indicios para armar la acusación. La Guardia Civil dispone de una grabación de voz de Abuín durante el intento de asalto a la joven en Boiro Fue a comienzos de verano cuando de manera discreta se empezó a estrecar el cerco y Enrique Abuín pasó a figurar como investigado en la causa. A partir de su imputación, en un momento dado de las pesquisas, también se analizó su coche, aunque sin resultados. «Ese coche lo utilizo yo por las noches para robar gasóil», explicó el detenido durante los interrogatorios en Lonzas. «Como somos pobres, tengo que salir a robar gasóil», insistió. El lunes pasado, la noche de Navidad, no salió a robar combustible ni nada que le sacara de la pobreza, sino a «cazar». En su camino intentó raptar a una joven a punta de navaja e introducirla en el maletero de su coche. Los gritos de la víctima y la rápida intervención de dos vecinos lo impidieron. Al día siguiente, tras presentar esta joven la correspondiente denuncia, la Guardia Civil tuvo claro que el coche al que subieron a Diana Quer era el mismo del intento de secuestro de Boiro, e incluso se hicieron con una grabación de la voz de «El Chicle» durante el asalto frustrado. No ha trascendido cómo se produjo esta grabación, pero algunas informaciones apuntan a que Abuín creyó reconocer a su víctima e incluso la llamó por su nombre. La joven trató de convencerlo de que se estaba equivocando de persona y, ante el titubeo del arrestado, se zafó y pidió ayuda. Filtración inesperada Tras 72 horas de frenético trabajo desde la denuncia de la chica de Boiro, los agentes del Instituto Armado se vieron obligados a adelantar las detenciones a la mañana del viernes acuciados por las filtraciones publicadas por un periódico gallego que pusieron en serio riesgo el operativo, enmarcado en una investigación siempre caracterizada por el hermetismo y la absoluta discreción. Tanto es así que alguna informaciones revelan que Abuín estaba preparado para escaparse en el momento en que los agentes irrumpieron para arrestarlo. Las filtraciones de un periódico gallego pusieron en riesgo el operativo para desenmascarar a Abuín A diferencia de su mujer, la actitud del principal sospechoso por la desparición de Diana Quer dejó al descubierto a un hombre malencarado que no se dejó doblegar y que no arrojó datos de calado sobre su presunta participación en los hechos. En este punto, la principal hipótesis de trabajo apunta a que Abuín pudo trasladar a Diana en el maletero y llevarla a un antiguo punto de intercambio de droga, siempre dentro del límite de la comarca de O Barbanza. Esta suposición se basa en el conocimiento que el acusado tiene de la zona y de los caminos forestales que atraviesan sus montes, a tenor de su expediente delictivo como traficante. Dos días después de la sonada detención de la pareja parece probable que la situación procesal de Rosario cambie, dada la colaboración prestada en las diligencias.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco