Tuesday , 19 June 2018

La mujer del hombre que falleció porque no llegó la ambulancia por la nevada: «¡O viene alguien ya o se muere!»

«Todo el mundo les quiere mucho», explica María del Carmen Bermejo, la alcaldesa del pueblo Sauquillo de Cabezas, de Segovia a El Norte de Castilla. La pareja se había hecho un hueco en el corazón de los vecinos. Tanto, que Jesús Avilés, de 52 años, iba a enfundarse las galas de rey mago en la cabalgata. No se sintió con fuerzas. Tenía 39,5 de fiebre, revela la viuda. El sábado a su marido le empezó a doler el estómago. Consultaron de nuevo con los facultativos de Turégano y le trasladaron que el estado griposo se podía haber complicado con una gastroenteritis. Ya por la tarde, «Jesús estaba morado, le tomé la temperatura y tenía 34». «A las nueve de la noche estaba peor, le dolía más el estómago». En otra comunicación con los sanitarios, le aconsejaron que le arropara con mantas eléctricas porque «podían ser espasmos del intestino por el frío». «Lejos de coger temperatura, estaba de cintura para arriba morado», continúa el relato de lo sucedido. A las 23 horas del sábado, volvió a coger el teléfono para llamar al Punto de Atención Continuada de Turégano. «Tenían que venir sí o sí». Una vez allí, el equipo médico recomendó que se avisara a una ambulancia para trasladarle al Hospital General de la capital segoviana. Mientras tanto, administraron al paciente morfina para aliviarle el dolor. Las horas pasaron y la ambulancia no llegaba a Sauquillo de Cabezas. En vista de la demora y del estado del paciente, llamaron varias veces al servicio de Emergencias. La fuerte nevada que arreciaba sobre la provincia segoviana también estaba haciendo estragos en el municipio. Habían pasado casi dos horas desde que se llamó a la ambulancia por primera vez. «¡O viene alguien ya o se muere!», urgió la esposa al servicio del 112 a las 1:30 de la madrugada ya del domingo. Un todoterreno de la Guardia Civil se puso en marcha. «Se lo tengo que agradecer porque fueron los únicos que se jugaron el tipo», felicita Ana Isabel al Instituto Armado. El trayecto al Hospital General solo hizo que agravar el calvario. El mal estado de las carreteras desaconsejaba ir por el camino más corto. Así, tuvieron que ir hasta Navalmanzano y desde allí tomar la autovía A-601 que une Segovia con Valladolid. «No encontramos ninguna quitanieves», se queja la viuda. Mientras tanto, la monumental nevada no cesaba. Llegaron al complejo asistencial a las 3:30 horas, pero una vez allí no pudo hacerse nada por salvarle la vida. «Me han dicho que entró en parada», explica Ana Isabel. Llegaron al complejo asistencial a las 3:30 horas, pero una vez allí no pudo hacerse nada por salvarle la vida. «Me han dicho que entró en parada», explica Ana Isabel. Lo que más indigna a la alcaldesa es que «en pleno siglo XXI una ambulancia no esté preparada para esto». María del Carmen Bermejo se queja de que estos vehículos no tengan la dotación adecuada para circular con nieve, cadenas… e incluso que no esté preparada una máquina quitanieves para abrir el camino. Sigue leyendo en El Norte de Castilla.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco