Las principales preocupaciones de Ximo Puig

Ximo Puig parafrasea a James Carville, el asesor de Bill Clinton que en 1992 acuñó el célebre mensaje de «es la economía, estúpido» en la campaña electoral en los Estados Unidos. El presidente de la Generalitat jugará la baza económica en los próximos comicios. Y lo hará por convicción. El principal reto del Molt Honorable pasa por terminar la legislatura con una tasa de paro del catorce por ciento. Esto es información, no opinión. Cuando Ximo Puig accedió al cargo, el veinticuatro por ciento de los valencianos que querían trabajar estaban desempleados. A día de hoy, con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2017, la tasa se encuentra en el 16,76 por ciento. Si cumple su objetivo, en cuatro años habrá bajado diez puntos. El presidente de la Generalitat tiene entre ceja y ceja amarrar inversiones productivas como la que tiene previsto ejecutar Tempe, el proveedor de calzado del todopoderoso grupo Inditex, en Elche. Más de trescientos millones de euros que generarían un millar de empleos directos que el jefe del Consell no quiere dejar que se escapen a Chequia (el destino alternativo si las trabas burocráticas alejan el proyecto de la Comunidad Valenciana). El propio Puig preside una comisión de seguimiento para supervisar el estado de los trámites de la que sería la principal inversión productiva de la legislatura. Imagen del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tomada en su despacho en el Palau – MIKEL PONCE A Ximo Puig, al que las encuestas a día de hoy le sitúan por delante de Mónica Oltra, no parecen quitarle el sueño ni la demoscopia ni la influencia ante las próximas elecciones de la puesta en marcha de la nueva televisión valenciana, donde Compromís ya ha ganado posiciones respecto al PSPV. Otra de sus obsesiones pasa por no desaprovechar la coyuntura política generada en Cataluña por los dirigentes independentistas para presentar la Comunidad Valenciana a los inversores internacionales como destino seguro, con un marco político estable. Su ronda con embajadores y sus viajes a Alemania o Canadá han ido en esa línea, que continuará en abril con una nueva misión en Japón, encuadrada en la celebración de los 150 años de las relaciones diplomáticas y comerciales de España con el país nipón, que incluirá también a China. Todo sea por la economía.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco