Lin-Manuel Miranda: firme en su compromiso con Puerto Rico


Dorado – La relación de Lin-Manuel Miranda con Puerto Rico se fortalece con el paso del tiempo. El sentido de compromiso, amor y orgullo aumenta en la medida que experimenta vivencias más cercanas con la cotidianidad de la isla.

Así lo manifestó el dramaturgo y actor mientras se saboreaba una taza de café puertorriqueño “con leche y azúcar” a la vez que se quejaba de un poco de dolor muscular tras retomar su rutina de ejercicios.

“Tengo que hacerlo, en ‘Hamilton’ no me estoy quieto un segundo”.

Miranda se hospeda en un hotel de este municipio junto al elenco de su laureada pieza músico teatral “Hamilton”, con la que subirá al escenario de la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré a partir del 11 de enero.

Hace poco más de un año, el ganador de los premios Pulitzer, Tony y Grammy, entre otros, anunció que traería su exitoso musical con el propósito de contribuir a la recuperación del país tras el paso del huracán María, y a la vez apoyar económicamentevarios proyectos culturales del patio.

En el proceso, Miranda, nacido en Nueva York de padres puertorriqueños y sobrino nieto del periodista, profesor universitario y líder independentista Gilberto Concepción de Gracia, ha conocido más de cerca sus raíces.

No es lo mismo haber venido de niño a pasar un mes de vacaciones en la casa de mis abuelos, quienes me complacían en todo, a estar viajando para acá continuamente. He vivido más de cerca muchas situaciones, desde el huracán María, con mis familiares que estuvieron meses sin energía eléctrica y con mis primos que estudian en la Universidad de Puerto Rico. Incluso este año, cuando comenzó la nueva temporada de huracanes y llegó el mes de septiembre, el más activo de la temporada, me desesperé porque la reparación del techo del Teatro de la UPR dependía de que no pasara más nada”.

Se refiere al proyecto de reconstrucción del teatro del Recinto de Río Piedras que emprendió junto a la Universidad, su padre Luis A. Miranda y la Fundación Flamboyán, con el propósito de presentar “Hamilton” en su escenario. Esta idea no llegó a materializarse luego que la producción del musical decidiera moverlo al Centro de Bellas Artes de Santurce, en medio de preocupaciones por una posible falta de seguridad para los artistas, el público y los invitados especiales que se espera visiten la isla para disfrutar del regreso de Lin-Manuel en el rol titular como Alexander Hamilton.

“Mi mejor momento de este proceso fue cuando llamamos a los artistas que van a recibir los fondos del Flamboyán Arts Fund. Eso nos dio razón de existir, pues es un proyecto de invertir en las artes de Puerto Rico por tres o cuatro años”, explica.

A la pregunta de si su óptica en torno a la isla ha cambiado, manifiesta con una mezcla particular de reflexión y espontaneidad:

-“Es el proceso de cualquier puertorriqueño que crece en la diáspora. Para nosotros, la isla es ese sitio ideal, pero sabemos que las cosas son más complejas. Hemos vivido de cerca los retos que enfrenta el país. Lo que es estar cinco meses sin luz en Maricao y Vega Alta, donde viven mis tíos y primos”.

Definitivamente te apasiona la historia. ¿Existe algún aspecto, momento o personaje de la historia de Puerto Rico que te ha provocado estudiarlo a profundidad?

-“Pues, yo tengo mi tío abuelo Gilberto Concepción de Gracia, que ha sido parte de nuestra historia familiar”.

Hay historiadores que afirman que el musical “Hamilton” omite elementos cruciales de la vida del personaje, así como de su contexto social.

-“Estoy de acuerdo con ellos cien por ciento. Faltan un montón de elementos. Pero ahí entra el mejor consejo que me dio otro escritor, John Wideman. Me dijo: ‘escribe las partes que tú crees que pueden integrar un musical. No pelees con la presión de incluirlo todo (la biografía de Ron Chernow, de la que Miranda partió tiene 700 páginas). Así tomé las partes que quise convertir en musical de esta vida que me interesó. Y los detalles verdaderos siempre son más interesantes. Es lo que aprendí escribiendo ‘Hamilton’. ‘In the Heights’ era ficción, pero con ‘Hamilton’ estás trabajando con realidades y con la historia. Ahora bien, si yo leo un libro sobre Aaron Burr, dice que Hamilton disparó primero. Eso es parte del tema de ‘Hamilton’. Nosotros no contamos nuestra historia. Tenemos un tiempo en el mundo y los que nos sobreviven son los que escriben nuestra historia, y a Hamilton le sobrevivieron todos sus enemigos, que luego pasaron a ser presidentes de los Estados Unidos: Jefferson, Adams, Madison, John Quincy Adams… su legado fue enterrado. Así que no escriban su proyecto de historia basado en mi musical. La historia es escrita por los que sobreviven”.

“Hamilton” es sobre una figura histórica de la política cuya vida te apasionó y se afirma que muchas figuras de la política estadounidense van a viajar a Puerto Rico a verte actuar; figuras que te admiran. ¿Te visualizas entrando a la política en algún momento de tu vida?

“¡Primero me como tus zapatos antes de meterme a la política! Lo mío es el teclado y el piano. El único mensaje político de ‘Hamilton’ es que todo lo que ha pasado sigue pasando. Cuando escribí las batallas entre Jefferson y Hamilton, no tenía que aprender tanto del pasado, sino ver que eso que provocaba peleas cuando se estaban forjando los Estados Unidos es lo mismo que nos sigue ocupando hoy: cuándo somos 50 estados, cuándo somos una nación, cuándo nos metemos en las peleas de otros países, cuándo nos quedamos en casa”.

Acto seguido, Miranda revela cómo se visualiza en el futuro. “Me encantaría dirigir una película un día. Quiero seguir actuando y escribiendo, esa es mi mejor manera de estar en el mundo”.

Hay una pregunta que se hace toda persona que ha comprado boletos para ver “Hamilton” en Puerto Rico: ¿Vas a hacer todas las funciones?

-“¡Todas! Si me ves cojeando es porque estoy en el gimnasio. Mientras me quede un pulmón y un ojo, voy a hacer todas las funciones. Es mi compromiso y es algo casi egoísta, no quiero a más nadie disfrutándose eso”.

¿Tienes algún secreto, dieta o ejercicio particular para poder acometer este reto?

-“Mi secreto es dormir. Yo he estado un año haciendo siete y ocho funciones a la semana y yo sé que existen todos esos remedios: las gotas de miel, las gotas de limón. Mi abuelo se ponía alcoholado, mi abuela me ponía Vaporub hasta en los pies. Pero no hay nada como dormir, es lo único que me ayuda a mantener la voz en condición. Y no es fácil porque tengo un niño de 11 meses”.

¿Y la dieta? ¿Se puede comer comida puertorriqueña y hacer “Hamilton”?

-“Bueno, sí. Tengo que comer menos sorullitos con mayo ketchup ¡Soy adicto! Los otros días me comí unas alcapurrias y eso fue almuerzo y cena a la vez”.

¿Es la primera vez que despides el año en Puerto Rico?

-“No. Hemos pasado muchas despedidas aquí. De hecho, pasamos el Y2K (la llegada del nuevo milenio en el 2000). Los jóvenes no se acuerdan, pero cuando iba a llegar el año 2000 se suponía que el mundo se iba a acabar, así que en mi familia dijimos: ‘Si el mundo se va a acabar vamos pa’ Puerto Rico. Y llegaron las doce y no pasó nada y luego nos pusimos a esperar a que pasara una hora para el año nuevo en Nueva York, y no pasó nada”, cuenta entre risas el actor. “Pero para mis niños es la primera vez en Puerto Rico y han gozado tanto ya. Anoche mi hijo mayor estaba compartiendo con un amiguito al que le decía: ‘esa rana que oyes cantando vive solo aquí en Puerto Rico’. Y yo sentí como, ‘Ahh… hemos llegado’”.

Tus padres inculcaron en ti un gran amor por Puerto Rico. ¿Cómo vas a pasar esa semilla a tus hijos?

-“Pues con la misma receta que tuvieron conmigo. Mis padres compraron una casa en la isla. Cuando mis hijos tengan suficiente edad quiero enviarlos a que pasen un mes al año en la isla. Y ya practicamos el español en la casa y la comida puertorriqueña y hasta los cuentos puertorriqueños. Mi papá les hace los cuentos de Juan Bobo a los nenes para dormirlos”.

¿Qué proyectos artísticos tienes en agenda de los cuales puedas hablar?

-“Estamos en el medio del casting para la película de ‘In the Heights’. Va a ser una especie de leyenda latina. Anthony Ramos va a ser el ‘Usnavi’. Él es más perfecto que yo para ese papel. Y vamos a filmar en mi vecindario de Washington Heights. Estamos buscando las mejores esquinas del barrio”.

El 6 de enero sabremos si recibes el Golden Globe por “Mary Poppins Returns”, y el 22 de enero, si eres nominado al Óscar. Ya has recibido un sinnúmero de premios a lo largo de tu carrera, ¿Qué significado tendrían estos dos galardones?

-“Los premios son un voto de confianza, y me siento honrado por ellos. Pero el término EGOT (utilizado para designar a los artistas que han ganado los premios Emmy, Grammy, Oscar y Tony) fue inventado por alguien que no se ganó ninguno de estos premios. Si los busco, no los consigo. Rita Moreno es EGOT, pero no porque buscaba los premios sino porque estaba haciendo un trabajo increíble. Yo pienso en seguir haciendo lo que me inspira. Mis proyectos nacen de corazonadas, de una inspiración que no me deja quieto y que tengo que dejar que me rodee”.

Acerca de reconocimientos, en el 2018 Lin-Manuel Miranda, develó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y fue honrado por el Kennedy Center por sus aportaciones en las artes.

En el pasado, te has expresado a nivel internacional sobre asuntos que impactan a Puerto Rico. ¿Es algo que seguirás haciendo?

-“Sí. Lo quiero hacer. Y sé qué es difícil porque no vivo aquí, y yo sé que no vivo aquí (enfatiza) Y yo no quiero hablar por la isla; eso no me me corresponde, pero tengo esta gran bocina por causa de ‘Hamilton’ y cuando hay algo que la isla está diciendo yo puedo amplificarlo. Sigo trabajando por la recuperación de la isla tras el huracán. Sigo con el Proyecto Amanece junto a la Federación Hispana y el esfuerzo con el café de la isla y las becas para los artistas de la isla. ¡Díganme lo que necesitan y yo pongo la bocina!”

Como padre y como puertorriqueño, ¿qué opinión te merece el alza que experimenta la isla en casos de violencia contra la mujer por parte de sus parejas, muchos de los que han terminado en muerte?

-“No sé mucho de eso, pero es una epidemia que se ha visto en los Estados Unidos. El año pasado, que fue el más violento en cuanto a masacres por tiroteos, si buscas el perfil de los ejecutadores tienen trasfondo de violencia doméstica. Es un elemento en común. Hay que trabajar en la salud mental, en desarrollar perfiles y récords de quienes cometen estos actos de violencia. Es el síntoma de algo más grande”.


Source link

Be part of our affiliated companies and receive a 20% discount.
www.onevirtualoffice.com
www.be1radio.com
www.rmcommunik.com
www.beonegroup.ca

Need Help?
Let our experienced staff help with virtual helpdesk. click for details.

Services:
– Laptop and Desktop Repair
– Virus and Malware Removal
– Computer Tune-up
– Remote Assistance
– Data Backup
– Data Recovery
– File Transfer and Sharing
– Hardware Diagnostics
– Antivirus Installation
– Software Installation
– Hardware Upgrades
– New System Setup
– Printer Troubleshooting
-Webmaster,hosting,Logo , Graphic design
-Social media Management
– Networking
– Install Windows Operating System (10, 8, 7, Vista and XP)

Business & Residential Toll Free: 1-800-432-1475 | Direct: (438)488-3296

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco