Londres se resistió a que la familia de Echeverría viera su cuerpo este jueves

Después de cuatro días de agonía para la familia de Ignacio Echeverría, por no saber su suerte tras el ataque terrorista del pasado sábado en el Puente de Londres, la Policía británica le confirmó este miércoles su muerte en el atentado. Tres agentes británicos se presentaron en la casa de su hermana Isabel, donde se habían reunido todos, y para mayor dolor les comunicaron además que «hasta el viernes como pronto no podemos estar con su cuerpo», según escribió su hermana Ana en Facebook. Y agregaba: «Querríamos que el Gobierno británico nos permita estar con él». Sin embargo, tras las presiones del Gobierno español ante el Número 10 de Downing Street y desde el Ministerio de Exteriores, las autoridades británicas permitirán a la familia Echeverría Miralles de Imperial ver este jueves, a las 09:00 de la mañana hora local, el cuerpo de su hijo y hermano, según informa Luis Ayllón. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, apremió a su homólogo británico, Boris Johnson, a que «hoy mismo (por el miércoles)» dejasen a los familiares ver el cuerpo y no el viernes como pretendía el Gobierno británico. Precisamente este jueves el Reino Unido celebra elecciones generales. Desde Moscú, Dastis afirmó que «solo nos queda seguir insistiendo con las autoridades británicas para que hagan posible que la familia pueda encontrar la paz velando el cadáver de su hijo y hermano. No creemos que ningún protocolo pueda justificar un trato que ya realmente roza la inhumanidad». La tardanza de las autoridades británicas en la identificación de las víctimas de la última barbarie yihadista en Londres ha causado numerosas críticas y la «perplejidad» del Gobierno y las fuerzas de seguridad españolas. Mas si se tiene en cuenta que Ignacio Echeverría, de 39 años y residente en Londres desde que comenzó a trabajar en el banco británico HSBC, tuvo una actitud heroica durante el atentado que ha sido destacada por ciudadanos y autoridades. Echeverría golpeó con su monopatín a uno de los terroristas cuando vio que acuchillaba a una mujer, pero éste «se revolvió contra él y le apuñaló», según el relato de sus allegados. La última vez que le vieron los amigos con los que había ido a patinar a un parque cercano estaba tendido en el suelo. «Ignacio intentó parar a unos terroristas y perdió su vida intentando salvar a otros», escribió su hermana Isabel en Facebook. La ministra del Interior, Amber Rudd, se disculpó ante Zoido por la tardanzaLa ministra del Interior británica, Amber Rudd, pidió «disculpas y comprensión» al Gobierno español por la tardanza en la identificación, según declaró su homólogo, Juan Ignacio Zoido, a la cadena Cope. Rudd argumentó que su país ha sufrido «dos atentados graves en poco tiempo» y que «querían estar seguros» antes de confirmar su suerte. Zoido añadió que este jueves darán a la familia «todo tipo de explicaciones» de qué sucedió. Aunque puntualizó que «habrá que esperar a la autopsia para saber cuál ha sido la causa de la muerte». Ante las presiones españolas, la Policía Metropolitana de Londres se excusó poco antes de confirmar la muerte de Echeverría afirmando que el proceso de identificación de las víctimas es «complejo». Asimismo, aseguró que buscaban hacerlo lo más rápido posible y con la mayor certeza. Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional estaba a la espera de que se comunicase oficialmente la muerte para decidir si cursaba algún tipo de requerimiento al Reino Unido en el marco de la investigación de los hechos. Desde el lunes, las autoridades británicas tenían sus huellas dactilares, ADN y datos dentales. Ocho personas murieron y 48 resultaron heridas en el atentado ocurrido en la noche del sábado en el Puente de Londres y la aledaña zona de bares y restaurantes del mercado de Borough. La Policía británica tardó ocho minutos en abatir a los tres asesinos con «alrededor de 50 disparos». Uno de ellos alcanzó accidentalmente a una persona del público, que resultó herida, según declaró el jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard, Mark Rowley. Rajoy habló dos veces con la familia En una primera reacción, el Ejecutivo español mostró la «profunda tristeza y consternación» por la confirmación de la muerte de Echeverría, de quien destacó su «actitud ejemplar» y lo consideró un «modelo de solidaridad». El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversó este miércoles en dos ocasiones con su familia: antes y después de confirmarse la muerte. Rajoy propuso asimismo conceder la Cruz de Plata de la Orden del Mérito Civil a título póstumo a Ignacio Echeverría. Felipe VI y la Reina Letizia expresaron a través de Twitter su «pésame más sentido» a la familia de Ignacio Echeverría, a quien elogiaron como «ejemplo de dignidad y heroísmo frente al terror criminal y cobarde». Dastis y el secretario de Estado para la Unión Europea, Jorge Toledo, se ofrecieron a viajar a Londres para acompañar a la familia. Finalmente ha sido la directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos, quien este miércoles se trasladó a la capital del Reino Unido para apoyar a los familiares del «héroe español del monopatín», como le ha llamado la BBC. El monopatín y el surf, sus pasiones Las grandes pasiones de Ignacio eran el «skateboard» y el surf. Nació el 25 de mayo de 1978 en Ferrol, pasó parte de su infancia en As Pontes, donde su padre trabajaba en la central térmica de Endesa. Estudió Derecho en la Complutense e hizo un máster en la Sorbona. Antes de trasladarse a Londres residía en Las Rozas. En el banco británico HSBC era analista en la lucha contra el lavado de dinero. La familia Echeverría no ha dejado de agradecer el respaldo recibido por parte de la Embajada, el Consulado y las autoridades españolas. El ministro Zoido destacó este miércoles el comportamiento «ejemplar» durante este trance de los familiares de Ignacio Echeverría.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco