Los cónclaves regionales quiebran la imagen de unidad en el PP

El oasis de unidad en torno al liderazgo de Mariano Rajoy en el Partido Popular se resquebraja en las estructuras regionales, que en el caso de Baleares, Cantabria o La Rioja afrontan divididas sus congresos en medio de una auténtica lucha «a brazo partido» entre dos candidatos con opciones reales de ganar. Génova ha tratado esta semana de lanzar un mensaje de unidad para apaciguar los ánimos y limitar heridas. Pero su llamada al orden frente a las escaramuzas internas no ha tenido demasiado éxito. Habrá pugna hasta el final, aunque la dirección intenta quitarle hierro. «No hay que someter a un dramatismo exagerado el hecho de que haya más de un candidato», aseguró el lunes el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, tras informar al presidente de la situación del partido en la reunión del comité de dirección. Rajoy había pedido a los suyos organizar una renovación tranquila de las cúpulas regionales del partido, a imagen y semejanza del cónclave nacional, y desmarcándose de las fracturas en el PSOE y en Podemos. Pero las aguas también bajan revueltas en el PP, que además estrena su nuevo modelo de primarias, que ha tensionado sus cuadros. La batalla por el control del poder ha disparado en lugares como Asturias un duro cruce de acusaciones entre los sectores rivales, denuncias de irregularidades en las elecciones primarias celebradas en Canarias y hasta un amago de impugnar todo el proceso congresual en Castilla-La Mancha. Cospedal tendrá rival Finalmente, la secretaria general nacional y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, competirá por el liderazgo del PP regional con un rival sin opciones, Tomás Medina, presidente del PP local de Puebla del Príncipe, un pequeño municipio de 752 habitantes en Ciudad Real. El «aparato» autorizó ayer, contra todo pronóstico, la concurrencia de Medina, a quien en primera instancia el comité organizador del congreso invalidó la mayoría (91) de los 143 avales presentados, por no estar al corriente de pago con la cuota de afiliados. Al final, se decidió hacer una «interpretación más favorable a la participación». Cospedal, que presentó más de 4.100 avales, ganará sin problemas. El primer ensayo de las primarias en el PP, celebrado el jueves en Canarias, arrojó una victoria sin paliativos del candidato oficial apoyado por Génova, Asier Antona. Venció frente a Cristina Tavío, vicepresidenta del Parlamento autonómico, que denunció irregularidades en el censo. Lo cierto es que en la sede nacional esperan que sus principales «barones» arrasen en la primera vuelta, en la que vota la militancia, según el nuevo modelo aprobado en los estatutos. Como en Canarias, confían en la victoria «sin problemas» de Isabel Bonig en Valencia (frente a José Luis Bayo), de Cristina Cifuentes (ante Luis Asúa) y, por supuesto, de Cospedal. También de Mercedes Fernández en Asturias, frente a Carmen Rodríguez Maniega. «Lo que ahora se ve como un incendio, mañana será solo un conato», asegura un vicesecretario nacional. Arranca la campaña Sin embargo, no está tan claro el horizonte en Baleares, Cantabria o La Rioja, donde los candidatos proclamados llegan con fuerzas. Génova no ha podido evitar el choque de trenes en Cantabria tras rechazar Ignacio Diego echarse a un lado, como pretendía la dirección nacional. Su hasta ahora «mano derecha», María José Sáez de Buruaga le disputa el liderazgo con el apoyo del flamante ministro de Fomento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que le arropará hoy en el acto de inicio de la campaña. Pero Diego, actual presidente regional, se muestra confiando en que será reelegido en el cargo. Las espadas también están en alto en La Rioja, donde el presidente autonómico, José Ignacio Ceniceros aspira a suceder a Pedro Sanz al frente del partido. Sin embargo, el todavía barón y vicepresidente del Senado apoya a Cuca Gamarra, alcaldesa de Logroño, que goza así, a priori, con mayor poder dentro del partido. Medirán sus fuerzas en el congreso asambleario del 1 de abril. En Baleares están en pie de guerra el exconsejero de Agricultura y actual diputado autonómico, Biel Company, y el expresidente balear y senador, José Ramón Bauzá. El primero aglutina a la corriente denominada regionalista, mientras que el segundo formaría parte del sector llamado «españolista». En la presentación de los avales, ayer, Company exhibió mayor apoyo orgánico, arropado de los principales cargos del PP balear. Entregó unos 2.000 avales, el doble que Bauzá, aunque este podría ganar adeptos en las bases. Tanto Company como Bauzá han apelado a la «unidad» y prometen integrar a la lista perdedora tras el congreso, el 26 de marzo. La realidad es que la frialdad entre ambos reina: ni se saludan en los actos públicos. La portavoz del PP en el Parlamento navarro, Ana Beltrán, fue proclamada ayer la única candidata a presidenta regional tras el desembarco de Pablo Zalba en el Gobierno al frente del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En Castilla y León están pendientes de si Juan Vicente Herrera sigue.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco