Friday , 17 August 2018

Los errores que empañan la actuación policial en los atentados de agosto

La eficacia policial que exhibieron todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado durante los años previos a los desgraciados atentados que sacudieron Cataluña el pasado mes de agosto quedó empañada con algunos errores en las horas, días y meses posteriores a ese suceso que ahora se quiere investigar con una comisión del Congreso. Uno de los hechos que más ha enturbiado la actuación de los Mossos d’Esquadra fue su intento de destruir la alerta emitida en mayo del pasado año por Estados Unidos sobre un posible atentado en La Rambla, pocos meses antes del ataque yihadista en Barcelona. La Policía Nacional decomisó esta documentación el 26 de octubre, antes de que fuera incinerada. Según publicó El Periódico tras los atentados, entre la documentación que los Mossos d’Esquadra llevaban a una incineradora figuraba el original en inglés de la alerta y un informe interno elaborado por la policía catalana sobre esta nota. Otro elemento que puso en entredicho la actuación de las autoridades tras los atentados fue la «operación jaula» que se activó para evitar la salida de los terroristas. Después del atropello que causó catorce de muertos, el autor del atentado pudo salir a pie del lugar de la tragedia y acabó cruzando media ciudad sin ser interceptado por la policía. Se saltó también el control policial a los vehículos en la Diagonal. Así, la «jaula» que debía evitar la huida de los terroristas acabó siendo una red con una malla demasiado ancha y débil, un «coladero» que no contaba con cadenas de pinchos, muros de hormigón en zig-zag o una dotación suficiente de agentes que tampoco estuvieron adecuadamente provistos de las armas con la potencia necesaria. El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, con el conseller de Interior de la Generalitat, y los mandos policiales de todas las administraciones – EFE Pocos antes de los atentados, los Mossos también pasaron por alto los avisos del Juzgado de Instrucción número 2 de Amposta sobre la explosión que precedió los atentados en la localidad de Les Cases d’Alcanar (Tarragona). En ese momento, una juez apuntó que las bombonas de gas que se acumulaban en esa vivienda podían estar «preparadas para un atentado». La magistrada en cuestión se inclinó hacia la posibilidad de un atentado yihadista cuando vio que allí habían acumulado decenas de bombonas de butano, pero los agentes de los Mossos d´Esquadra presentes la desmintieron. «Señoría, no exagere», le contestaron, según confirmaron a ABC fuentes conocedoras de la escena. Las autoridades catalanas también desdeñaron en un primer momento la capacidad de la célula terrorista catalana para seguir atacando, sin embargo, la madrugada posterior al atentado en Barcelona, se produjo un ataque con hachas y cuchillos en la localidad de Cambrils (Tarragona) que se saldó con un muerto más. Finalmente, los responsables de la actuación policial para capturar a los autores del atentado no aprovecharon la capacidad de la ciudadanía para agilizar la detención de los terroristas. En este sentido, a pesar de que Policía Nacional y Guardia Civil instaron desde el principio a los Mossos a difundir la foto del yihadista huido, estos se negaron a hacerlo porque aunque no dudaban de que era un terrorista no estaban seguros de que fuera el autor del atropello. Cuando difundieron el retrato, en menos de dos horas dieron con él gracias a una vecina que lo identificó.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco