Los síntomas de botulismo de la mujer Inuk se habrían tomado en serio si ella hubiera sido blanca, dice su viudo.

Un hombre de Inukjuak dijo que la falta de una enfermera estacionada en la comunidad del norte de Quebec para reconocer los signos de botulismo le costó la vida a su esposa, y fue solo después de que ella muriera que el personal de la clínica se llevó a su adulto. Los síntomas de la hija en serio.

Esta semana, Jobie Kasudluak y su hija Janice viajaron a Kuujjuarapik para compartir la historia de su familia con el comisionado Jacques Viens, quien encabeza una investigación sobre cómo los pueblos indígenas son tratados por los servicios gubernamentales de Quebec.

Fue la primera vez que el juez retirado y su séquito viajaron al territorio Inuit de Nunavik en Quebec desde que comenzó la investigación hace dos años.

Kasudluak testificó que su esposa, Eva Kullulak-Ookpik, de 54 años, le había estado diciendo a la enfermera durante tres días que había algo grave en ella.

Dijo que cuando la llevó a la clínica el viernes 7 de julio de 2017, ella estaba luchando por respirar, estaba mareada y vomitando, y casi no podía mantener los ojos abiertos.

“La enfermera de guardia era una enfermera joven y nueva”, dijo. “Ella no parecía saber lo que estaba haciendo”.

Dijo que había que persuadir a la enfermera para que le hiciera análisis de sangre, y una vez que terminaron, ella envió a la pareja a casa.

“Ella nos dijo que no había nada que pudieran hacer”, dijo. “Tendríamos que esperar los resultados hasta el lunes”.

Le rogó que se quedara en la clínica

Kasudluak dijo que su esposa le rogó que se quedara en la clínica durante la noche, donde tendría acceso a Oxígeno para facilitar su respiración trabajosa.

“La enfermera dijo: 'La sala de emergencias es solo para emergencias. Si alguien entra, usted estará en el camino”, dijo Kasudluak a la comisión. Señaló que había otras dos habitaciones en la clínica, con dos camas en cada una de ellas, pero aún así, “la rechazaron”.

Para entonces ya estaba bien después de la medianoche del sábado 8 de julio. regrese a casa.

Kasudluak pensó que su esposa estaba dormida cuando intentó despertarla a la mañana siguiente.

“Hola, querido, ¿estás bien?” le preguntó a ella.

Pero Eva Kullulak-Ookpik había muerto durante la noche por intoxicación por botulismo, por haber comido una delicia Inuit de beluga seca unos días antes.

{199090909090909090909090]} ella habría estado en un medevac en una hora. – Jobie Kasak, médica su esposa Eva Kullulak-Ookpik recibió

Health Canada describe el botulismo como una enfermedad rara pero grave que debe tratarse como una emergencia médica. Dice que cualquier persona con signos, síntomas o antecedentes de botulismo debe ser hospitalizado de inmediato.

Los brotes de botulismo transmitido por los alimentos a partir de alimentos tradicionales han ocurrido con la frecuencia suficiente como para que se expusieran carteles que describían los síntomas en Nunavik.

El Juez de la Corte Superior Jubilado Jacques Viens y su séquito viajaron a Kuujjuarapik en Nunavik para escuchar sobre las experiencias de los inuit con los servicios gubernamentales de Quebec. (Catou MacKinnon / CBC)

La hija muestra los mismos síntomas

La hija de Kasudluak, Janice, no sabía que su madre estaba enferma cuando ella y su hija de dos años comieron algo de la misma beluga seca.

Janice también había estado llamando a la clínica de salud de Inukjuak y describiendo sus síntomas: su vómito era amarillo, tenía problemas para respirar y su visión era borrosa, todos signos de botulismo.

Ella dijo que llamó tres veces antes de que finalmente se le aconsejara el viernes para que fuera a la clínica al día siguiente.

El sábado, se despertó con una llamada de la clínica de salud diciéndole que su madre había muerto y le pidió que entrara.

Hablando en inuktitut, Janie Kasudluak dijo a la investigación que Cuando recibió esa llamada telefónica, estaba tan enferma que las noticias de la persona que llamaba ni siquiera se registraron.

'Perdí a mi mejor amiga'

Janice Kasudluak fue trasladada en avión a Montreal y su padre fue con ella.

“Perdí a mi mejor amiga, y estaba a punto de perder a mi hija”, dijo el padre de nueve y abuelo de 21 a la comisión, entre lágrimas.

Jobie Kasudluak estaba al lado de su hija en el hospital cuando ella recuperó la conciencia, dos días después. Para entonces, la hija de dos años de Janice también estaba enferma. (El período de latencia para el botulismo puede ser más largo en los niños).

Fue trasladada al hospital más cercano, en la comunidad Nunavik de Puvirnituq (a menudo denominada …

{19459027)
Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco