Sunday , 19 November 2017

Los «totales» de Rajoy

El miércoles fue el Día de los Abuelos aunque la jornada también pareció consagrarse al Día Mundial de lo Previsible. Cuando el tribunal de la Gürtel decidió citar como testigo a Mariano Rajoy (hay que recordar que con dos votos a favor y uno en contra) indirectamente abrió la puerta a un buen puñado de certezas: 1.- La indecente laxitud con que se permitió que personajes como Luis Bárcenas o Francisco Correa hicieran y deshicieran con el dinero público, en comunión con cargos populares regionales y municipales, terminaría pasando factura a sus más altos responsables, aunque no tuvieran mácula personal al respecto, como Rajoy. 2.-La citación al primer presidente español en activo era un suculento trofeo que algunos jueces no podían hurtarle al populismo reinante en algunos platós televisivos, convertidos en tribunales populares a los que el propio Rajoy dio graciosamente carta de naturaleza. 3.-No hay un tribunal que se hubiera atrevido a aplicar la Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece que si el procedimiento está en fase de juicio oral al presidente le asistía la posibilidad de declarar por escrito, extremo que no hubiera restado un ápice a la obligación de veracidad que debe animar a un testigo si no quiere cometer un delito. 4.-El único propósito de la acusación popular, nunca como ahora confundida con intereses espúrios, era humillar a Rajoy. Tanto daba lo que dijera si su imagen declarando proporcionaba unos sabrosos «totales» televisivos para ilustrar hasta la posteridad cualquier pieza noticiosa sobre la corrupción del PP, que ha existido sin duda. 5.-Un jefe de campaña, cargo que ostentaba Rajoy, no acostumbra a sumar y restar gastos electorales en municipios como Majadahonda o Pozuelo de Alarcón, muy respetables ambos, pero insignificantes en la maquinaria de un partido. 6.-La comparecencia iba a desperezar de la hamaca mental al nutrido ejército de políticos y espontáneos, a 140 caracteres la idea y media neurona por meme, para jalear una comparecencia que, en contenido, iba a ser inversamente proporcional a la expectación levantada. 7.-El abogado de la Asociación que ha pedido la comparecencia, Mariano Benítez de Lugo, aprovecharía un altavoz que su hijo, candidato de Podemos al Senado con expediente turbio, le niega a la oposición venezolana, para mezclar churras con merinas: a Rajoy con Bárcenas. Técnicas sucias seguidas también por el letrado de José Luis Peñas, autotitulado descubridor de la Gürtel (en clara competencia con Esperanza Aguirre), al que casualmente el fiscal pide seis años y cinco meses de prisión y no por hablar sino por apropiarse de fondos procedentes de las arcas públicas de Majadahonda. Un delator con pedigrí, sí señor. 8.-El candidato a presidente del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez Castejón, en un alarde de audacia política pareja a su probado éxito en las urnas, pediría la dimisión de Rajoy. Lo dicho: nada nuevo bajo el sol furioso de julio en España. Mayte Alcaraz
Última Hora

About rasco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2017 - Beone Magazine powered by rasco