Malú: «Estoy indignada como mujer, la sentencia de ‘La Manada’ nos ha dejado desprotegidas»

Hace diez años, Malú estaba pasando una mala racha. La peor de su vida artística, posiblemente. Tras varios conciertos algo irregulares las malas lenguas empezaron a referirse a ella como «la Amy Winehouse española», y finalmente su gira tuvo que ser cancelada por enfermedad. Pero cuando se recuperó resurgió cual ave fénix, más fuerte que nunca, y desde entonces no hay quien discuta su puesto en el podio del pop español. Aunque no hemos dejado de verla en televisión, lleva un par de años alejada de los escenarios y ya ha sentido la llamada. Pero antes publicará su disco número doce, un álbum que según nos cuenta, será el más autobiográfico de su carrera. Después de las giras espectaculares que ha hecho, de batir récords… ¿cómo se sube la apuesta de nuevo? No pensando mucho en eso, ¡jajaja! Tenía una necesidad absoluta de volver al escenario, es donde me sé expresar. Así que me lanzo de cabeza para estar de gira todo el año que viene. ¿Ha empezado los ensayos? Estamos con toda la preparación del diseño, y ahora arrancaremos la parte musical con muchas ganas. Va a utilizar un estricto sistema de verificación para la venta de entradas, ¿está muy quemada con la reventa? Hay una preocupación general en todo el sector de la música, y lo que voy a intentar es que poder comprar una entrada sea lo más fácil posible para nuestros fans, y al precio que tiene que ser. Es que los precios de la reventa son de locos, se te quitan las ganas de hacer conciertos. Con este sistema intentamos luchar contra estas lagunas que hay, en las que se refugia la reventa. Hay que ir buscando soluciones. ¿Alguna vez ha visto gradas vacías en un concierto suyo con entradas agotadas? No, hasta ahora había tenido suerte porque en realidad, cuando la reventa pegó el bombazo fue justo después de que terminara mi gira «Caos». De repente empezó a ser algo exagerado. Antes había reventa pero era algo más controlado, no tan masivo. Y se ha hecho intolerable porque echa a perder el esfuerzo de los artistas por ofrecer entradas lo más ajustadas posible para el público. Es injusto. De los dos temas que ha adelantado, «Invisible» y «Ciudad de papel», ¿tiene la sensación de que alguna ha sido mejor recibida? Creo que cada una está teniendo su recorrido de forma natural, y eso es muy satisfactorio. Estoy muy contenta por lo que estoy viviendo, porque estoy desgranando mis miedos y mis inquietudes de una forma distinta, haciendo canciones sin preocuparme de hacer un disco. La idea de hacer un disco vino después. Grabar un videoclip como este, con un primer plano y nada más, tiene un mensaje. Sí. Quería no sólo cantar, sino contar, hablar de ese momento de destrucción absoluto, en el que necesitas que te dejen en paz, que te dejen hundirte para luego poder resurgir a tu manera. Yo necesito mis ruinas, mis cenizas, para volver a hacerme a mí misma. Y se me hacía difícil contarlo de otra manera en un videoclip, porque es muy profundo lo que estoy contando. Ha sido arriesgado, pero a mí me gusta el resultado. ¿El disco será más intenso que lúdico, como parecen dejar intuir estas canciones? Es un disco que, haciedo balance, creo que tiene muchas sensaciones. Hacerlo ha tenido un punto de exorcismo, y es el disco que más he tardado en hacer, dos años. He podido contar cosas desde la calma, con tranquilidad, explicando cómo soy yo, qué llevo dentro de mí, cómo me siento… Es muy, muy autobiográfico. «Sufro situaciones machistas en mi trabajo constantemente» Además de ser autobiográfico, ¿tratará algún tema de actualidad? Lo mejor que tiene componer, es que puedes hacer tuyas algunas cosas que ves a tu alrededor. Pero en este disco, sobre todo he necesitado hacer terapia personal. Me cansa un poco este mundo de redes sociales donde todo el mundo es feliz, porque además es un poco peligroso. Puede haber gente que piense que eso es lo normal, y entonces pensará que su vida es una mierda. Yo necesitaba contar cosas para que esa gente sepa que no está sola. Todos tenemos miedos, pese a lo perfectos e increíbles que podamos parecer. Obviamente, tengo que preguntarle qué le ha parecido la sentencia de «La Manada». Estoy indignada como mujer. Las mujeres nos estamos echando a la calle para pedir protección, y eso es muy importante. Somos muy vulnerables ante ese tipo de ataques, y si echas un pequeño vistazo a las leyes ves que ya va siendo hora de revisarlas para que nos protejan un poco más, porque ahora, sentencias como esta nos dejan desprotegidas. Creo que una chica, aunque no terminen de violarla porque el agresor ha tenido que huir antes de penetrarla, también puede sentirse violada. No le han introducido nada dentro de su cuerpo, pero su cerebro se lo han violado. Tenemos que seguir luchando como lo hemos hecho toda la vida. ¿Alguna vez ha vivido situaciones incómodas por machismo en su trabajo? Constantemente. Ahora quizá me respeten más porque llevo muchos años de carrera, pero sigo viendo actitudes machistas en mi entorno todos los días.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco