Muere en un pueblo de Segovia al no acudir la ambulancia por la nevada

«¡Que pongan los medios! ¡Que por una nevada que no llegue a morir una persona de 52 años!». Es el lamento de María del Carmen Bermejo, la alcaldesa de la pequeña localidad segoviana de Sauquillo de Cabezas, donde el fallecimiento de Jesús Avilés tiene aún muy tocados a sus menos de doscientos habitantes. Intentan asimilar la pérdida de su vecino en medio de la gran nevada que cubrió de blanco la provincia de Segovia en la noche del 6 al 7 de enero. Jesús ya estaba entonces enfermo. Desde el viernes arrastraba «una gripe», según el diagnóstico médico, que se fue complicando hasta el punto de fallecer de camino al hospital. Iba a bordo de un todoterreno de la Guardia Civil, el único vehículo que pudo llegar hasta la casa de Jesús ante las llamadas desesperadas de Ana, su mujer, al ver que su marido se le iba. Agradecida a los agentes que «se jugaron el tipo» por llevarles hasta el centro sanitario cuando la nieve seguía arreciando con fuerza y la carretera estaba totalmente cubierta por un manto blanco que la hacía prácticamente intransitable. Varios coches en las cunetas, lo único que encontraron a su paso. De hecho, tardaron casi dos horas en llegar al hospital –lo normal sería una media hora– en un viaje agónico en el que iban únicamente los dos agentes de la Guardia Civil, su mujer y él, malamente tumbado en los asientos traseros. Sin facultativo acompañando. Otra de las quejas. El mal estado de las vías aconsejó hacer un trayecto más largo, por una carretera que permitiese una mejor circulación hasta coger la autovía A-601 (Segovia-Valladolid). Pero de nada sirvió, Jesús entró ya en parada en Urgencias. Sin apoyo médico Su familia y vecinos tienen la duda de si haber llegado antes hubiera podido salvarle la vida, pero, sobre todo, el pesar por la impotencia de verse aislados y sin más ayuda que el coche patrulla de la Benemérita y la entrega de los agentes en plena noche por llegar al hospital. «¡Que venga una quitanieves delante, que mi marido se muere!», recuerda la alcaldesa que era el grito desesperado de Ana al ver que Jesús no resistía y la ambulancia no llegaba. Había salido de Cantalejo, pero el mal estado de la vía no permitió su llegada a Sauquillo de Cabezas. «No pueden llevar cadenas», señala la regidora que le ha transmitido el delegado territorial de la Junta tras su queja por lo acontecido. Sí habían ido, tras mucho insistir, el equipo médico del punto de atención continuada de Turégano, a cinco kilómetros. Pero Ana tuvo que persistir para ello al ver que su marido había pasado de una elevada fiebre de casi 40 grados a estar a 34. Nada más verle, sobre las 23.30 horas, solicitaron la ambulancia que nunca llegó. Eran en torno a las 1.30 cuando el coche patrulla estaba a su puerta y más de las 3.30 cuando Jesús entraba ya sin posibilidades de seguir viviendo en el hospital. Entre su mujer, un amigo y los agentes lograron introducirle en el vehículo, pues «ya no se sostenía en pie». Los facultativos que dos horas antes habían acudido a la llamada se habían ido. Es otra de las quejas de una jornada de infausto recuerdo que ha dejado «deshechos» a los vecinos de Sauquillo. «No te lo puedes imaginar», señala la alcaldesa, quien recuerda que ese viernes había coincidido con el fallecido en la consulta y ya el sábado otro vecino que fue a verlo reconoció que «tenía mala cara». Le habían insistido en que fuera a Urgencias al hospital, pero él no quiso por esa supuesta gripe. Ya viuda, Ana tuvo que esperar horas a que la familia de su marido pudiese llegar a acompañarla. Viven en Villalba (Madrid), como ellos hasta que hace unos dos años se mudaron al pueblo. Como otros muchos vehículos, se vieron atrapados en el caos de la AP-6. Salieron a las 4 de la madrugada de casa, al conocer la triste noticia, pero hasta las dos del mediodía no lograron llegar.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco