¿Por qué perder a su hermana cambió todo para Nakuset y cómo espera romper el ciclo?

Queríamos ofrecerle a Nakuset, la directora ejecutiva del Refugio para Mujeres Nativas en Montreal, la oportunidad de compartir la historia de su hermana, Sonya, en sus propias palabras. Sonya murió por suicidio a principios de este año después de una infancia traumática dentro y fuera del cuidado de crianza. Puede leer más sobre su experiencia en nuestro informe de características aquí .


En la mañana del sábado 18 de agosto, recibí una notificación por correo electrónico. El título decía: “Sonya te ha enviado un video”. Una sensación de temor se extendió por mi cuerpo.

Intenté abrirlo, pero por alguna razón, el video tardó una eternidad en descargarse. Mi ansiedad creció.

Comencé a escribirle a Sonya, haciéndole saber que estaba teniendo dificultades para ver su video y pedirle que me escribiera.

No hay respuesta.

Tomó una hora para que se reprodujera un video de 10 minutos en su totalidad.

En ella, ella explicó por qué se estaba quitando la vida.

Y ella me pidió que compartiera su historia, para que la gente supiera cómo nos afectó la primicia de los sesenta como ella dijo, “te alejaron de mí”.

Pensé que la idea era ridícula. Sólo quería que ella viviera, que fuera mi hermana y protectora. Ella siempre tuvo mi espalda.

En pánico, envié un mensaje a sus hijos y les pedí que la revisaran.

Finalmente, Sonya respondió. Me sentí muy aliviado. Pasamos los siguientes dos días escribiendo sobre soluciones, planes, estrategias.

El lunes por la noche, ella escribió “Te quiero”.

Te escribí de nuevo “Te quiero también”. Casi escribo, “no hagas nada estúpido”. Pero no quería hacerla sentir aislada.

Cuatro horas y media más tarde, me informaron que ella se había suicidado.

Desde entonces, mi vida ha implosionado.

Nakuset, directora ejecutiva del Refugio de Mujeres Nativas en Montreal, comparte la historia de su hermana, quien murió por suicidio a principios de este año. (Melinda Dalton / CBC)

Sonya fue la persona más fuerte que jamás había conocido. Ella era una guerrera que sufrió un trauma: una vida de dolor que se hizo más difícil por las acciones del gobierno.

La última historia que hicimos para CBC News fue una historia de la reunión . La gente se fue pensando que era “una buena historia, un final feliz”.

Pero esa no es nuestra realidad. No para muchos que vivieron a través del sistema de cuidado adoptivo o cuidado de crianza. Nuestros espíritus se rompen.

Mis padres me eligieron de un catálogo de niños de las Primeras Naciones, parte de una iniciativa impuesta por el gobierno que se conoce como “La primicia de los sesenta”.

Entre la década de 1960 y 1985, miles de niños indígenas fueron expulsados ​​de sus familias, a menudo sin el consentimiento de los padres, y adoptados en el marco del programa. Los que quedaron atrás sufrieron otro tipo de dolor.

Sonya, un poco mayor, no fue adoptada y pasó su infancia dentro y fuera del cuidado de crianza.

Ella hizo su misión de encontrarme.

Finalmente nos reunimos cuando tenía 25.

Teníamos un vínculo increíble y una relación fuerte. Entonces Sonya quería encontrar a Rose. Eso llevó otros 20 años.

Sonya debería haber sido un detective privado.

Ambas hermanas, Sonya y Rosemary, recordaron la pérdida y el trauma. Les afectó mucho.

Sonya sintió que no me protegía adecuadamente del abuso físico y la negligencia. Ella hizo lo mejor que un niño de cinco años podía hacer. Durante años, ella tuvo gran culpa por esto.

Hice todo lo posible para sostenerlos a ambos. La verdad es que Sonya y Rosemary lucharían durante años.

Sonya hizo lo mejor que pudo. Su experiencia fue devastadora. Recordar el pasado la perseguía profundamente.

Ella fue mi héroe.

Ella no fue una víctima. Y ella no estaba sola.

Generaciones de indígenas han experimentado lo mismo. ¿Cuándo se detendrá?

Mi intención, por escrito, es crear más conciencia sobre cómo el sistema ha tratado a nuestra gente y generar cambios.

Me cuesta romper el ciclo. Intento ser un ejemplo vivo de esperanza para mis tres hijos.

He trabajado con la protección de los jóvenes durante más de una década, tratando de crear un cambio.

Espero que lo vea en mi vida. Tal vez esta historia puede ayudar.

No puedo hacerlo solo. Esta pérdida ha cambiado todo.


Dónde obtener ayuda:

{19900921} {190090021} {199009009} {199009009} {199009009} {199009009} {199009009} {199009009} {19009005} {199009005} {199009009} {199009009} {199009009} {199009009} {199009009} {19009005} {199009009} {199009009} {199008009} {19009005} {199008009} {19009005} {199190000} } Llamada gratuita 1-833-456-4566

Texto: 45645

{19459007]ca

En francés: Association québécoise de prévention du suicide : 1-866-APPELLE …


Source link

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco