Friday , 19 October 2018

Rajoy y Rivera exhiben su unidad «por la legalidad y la estabilidad en España»

El presidente Rajoy quería redondear la semana de los pactos de Estado con una exhibición de uno de los acuerdos más importantes del año, el que ha unido a las fuerzas constitucionalistas para frenar el golpe separatista en Cataluña. El jefe del Ejecutivo se reunió ayer con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una hora y media en La Moncloa, para transmitir el mensaje de que por encima de las diferencias políticas que han existido en la campaña y tras las elecciones, la unidad «por la legalidad y la estabilidad en España» se mantiene robusta, según señalaron fuentes próximas a Rajoy. El Gobierno quiere cerrar 2017, un año difícil para la vida en común, como ha reconocido Rajoy, con una batería de mensajes de optimismo y de confianza hacia el futuro de España. En solo cuatro días se han sellado el primer pacto social de la legislatura, sobre el salario mínimo, el pacto de Estado contra la violencia de género, con las comunidades autónomas, se ha reforzado el pacto antiyihadista con 11 nuevas medidas, y ayer se mostró que el pacto en defensa de la Constitución y la ley goza de muy buena salud. La reunión de Rajoy y Rivera, de la que se informó solo después de producirse, llega tras unos días en los que PP, PSOE e incluso los empresarios, han presionado a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, para que tome la iniciativa en Cataluña e inicie una ronda de conversaciones como ganadora en las elecciones del 21-D. Diálogo con Sánchez «La reunión en sí misma ha sido el mensaje. La unidad por la legalidad en Cataluña y por la estabilidad en toda España sigue firme, por encima de cualquier rifirrafe», comentaron en La Moncloa. Con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, Rajoy mantiene un diálogo fluido y constante, mucho más de lo que sale a la luz, aseguran en su entorno. Y no existe ninguna fisura en la defensa de la Constitución y la ley, y de las medidas excepcionales adoptadas en Cataluña. En La Moncloa, Rajoy y Rivera analizaron la situación en Cataluña, una vez celebradas las elecciones. Ambos coincidieron en «la necesidad de que el futuro Gobierno autonómico respete la Constitución y cumpla las leyes democráticas con el objetivo de recuperar la normalidad democrática y la convivencia». En la reunión se compartió que en el caso de formarse un nuevo Ejecutivo catalán, este será independentista. «El señor Rajoy parece que sí sabe sumar», comentó después José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, sacudiéndose de la presión que ejercen PP y PSOE para que Arrimadas intente gobernar. El Gobierno sigue teniendo el apoyo de Cs y del PSOE en la aplicación del artículo 155 hasta que deje de estar vigente, cuando se forme el nuevo Ejecutivo catalán. Pero también en el futuro, si fuera necesario. Desde La Moncloa hacen suyas las palabras del socialista José Luis Ábalos la víspera en Ferraz: «Nunca se dijo que el 155 fuera una única bala». Rajoy y Rivera destacaron que esa medida excepcional ha servido «como garantía de acceso a los servicios públicos de todos los catalanes» y que así seguirá siendo al menos hasta que haya un nuevo Govern. El presidente aprovechó la reunión con Rivera para retomar las negociaciones sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Rajoy sigue considerando a Ciudadanos «socio preferente» en este punto, pero necesita más votos para alcanzar la mayoría. Por eso dará prioridad en la ronda de contactos al resto de partidos que ya le apoyaron en las cuentas de 2017: PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias, además de UPN y Foro Asturias. Rivera, que sale fortalecido del 21-D, ha encarecido su apoyo al Gobierno y condiciona su voto a los Presupuestos a que se incluyan 500 millones de euros para equiparar el salario de la Policía Nacional y la Guardia Civil a las policías autonómicas. Ciudadanos también exigirá incrementar el ritmo de reformas pendientes en su pacto de investidura y en este primer periodo de sesiones presionará al PP, al que acusa de «arrastrar los pies» en materia de regeneración. El otro gran tema de la reunión fue la necesidad de reformar con urgencia el sistema de financiación autonómica para solucionar cuanto antes los problemas que las comunidades tienen en el mantenimiento de los servicios públicos, ahora que la situación económica ha mejorado. En este asunto, el socio prioritario para el Gobierno es el PSOE, pues sin él no aprobaría ninguna reforma de la financiación autonómica, pero también porque gobierna buena parte de las comunidades. «Pedimos que se afronte con urgencia la renovación de esa ley después de que se haya pactado el cuponazo con el PNV», señaló Villegas. El Gobierno ha amagado con vincular la reforma de la financiación a los Presupuestos de 2018 para así buscar una aproximación con el PSOE a la negociación de las cuentas. Pero los cálculos más realistas para aprobar los Presupuestos vuelven a pasar por el PNV, que no retomará las conversaciones con el Gobierno hasta que no se constituya el nuevo Govern. Es decir, que todo sigue pendiente de la situación política en Cataluña.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco