Thursday , 24 May 2018

Todas las polémicas de Enrique de Dinamarca, el príncipe que no logró ser rey

Enrique de Dinamarca ha sido uno de los miembros de la Familia Real danesa más queridos. También uno de los más criticados. Un baile de opiniones que se debe a todas las polémicas que ha ido dejando a lo largo de su vida. Malos comportamientos, desplantes a su esposa, celos a su hijo… Todos ellos, motivados por una misma causa: no tener el título de rey consorte. En agosto de 2017 volvía a la carga con su lucha. A sus 83 años, concedía una entrevista a un periódico danés en la que afirmaba que no quería ser enterrado junto a su esposa en la Catedral de Roskilde. «Si quiere que me sepulten con ella, debe hacerme rey consorte, eso es todo». El príncipe Enrique, conde de Monpezat, añadía: «Mi esposa decidió que quería ser reina, y estoy muy contento con eso; pero como persona, debe saber que si un hombre y una mujer están casados, entonces son iguales». Unas escandalosas declaraciones que culminaba declarando que la Reina Margarita «me tiene por un tonto». Poco después de publicarse esa entrevista, trascendía que el príncipe sufría demencia. Pero su reclamo se remonta a hace décadas, y en varias ocasiones ha mostrado públicamte su desacuerdo con su falta de título. En 2009, con motivo del referéndum para la equiparación de sexos del Gobierno danés, Enrique de Dinamarca apostilló: «Hay un hombre que se ha casado con una reina y espero que los varones alcancen condiciones de igualdad con las mujeres». Junto a su esposa el día de su coronaciónMás grave fue su comportamiento en 2002, cuando la Reina Margarita nombró a su heredero, Federico de Dinamarca, como su sustituto en la recepción de Año Nuevo. El príncipe Enrique montó en cólera y decidió retirarse a su palacio de Caix (Francia). Además, se negó a acompañar a la monarca a la boda de Guillermo y Máxima de los Países Bajos, en la que su esposa ejercía como madrina. «Durante años he sido el número dos en Dinamarca y es un papel del que estoy satisfecho. Pero no quiero, después de tantos años, verme degradado al tercer rango como un acompañante cualquiera. Lo haría todo por Dinamarca, pero ¿por qué subestimarme y decepcionarme constantemente? Yo soy el primer hombre y no mi hijo», declaró entonces en una entrevista a espaldas de la Casa Real. Una grave crisis que obligó a la Reina Margarita a volar a Francia, organizar un posado en la residencia gala y negociar con su marido para que estuviera presente en la boda real. La Reina de Dinamarca junto a su esposoMargarita de Dinamarca consiguió llevar a su marido a la boda de los Reyes de los Países Bajos, pero no consiguió tenerlo junto a ella en los actos de celebración del 75 aniversario de su boda. Entonces se informó de que el príncipe se encontraba enfermo con una gripe, motivo por el que no salía de sus aposentos. Sin embargo, los medios daneses publicaron varias imágenes suyas tomando un café en una terraza de Venecia.
Última Hora

About rasco

Be Happy the future is friendly.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Allrights Reserved 2007-2018 - Beone Magazine - powered by rasco